Edición Impresa

Hizo méritos y no llegó a coparse

Los resultados previos se le dieron a favor, pero el conjunto rojinegro no logró sacar provecho y no pudo romper el cero frente a Lanús.

Lunes 08 de Diciembre de 2014

Los planetas se habían alineados para que Newell’s ayer tuviera la última chance de pelear por un lugar en la Copa Sudamericana. Los resultados previos se le dieron a favor, pero el conjunto rojinegro no logró sacar provecho y no pudo romper el cero frente a Lanús. Y el empate lo dejó con las manos vacías más allá de haber hecho méritos para vencer. Fue más, pero no logró reflejarlo en la cancha y se le esfumó de las manos la clasificación para cerrar un año con algún objetivo alcanzado en este cierre de 2014.

En un arranque sin demasiadas luces y de escaso juego, Newell’s se fue imponiendo con el correr de los minutos y encontrando el camino para entrarle al Granate. Para eso tuvo que ser paciente y esperar hasta los 27 minutos cuando apareció la mejor jugada del rojinegro y del partido. Previo a un choque de cabezas de Fydriszewski y Martínez, que quedaron cortados, Maxi le metió un pase perfecto entre los defensores para dejar solo a Figueroa, pero el remate en el mano a mano lo tapó Ibáñez haciendo “la de Dios”.

La Lepra se fue dando cuenta que podía frente a un timorato Lanús, que por momentos se acercaba a la zona de riesgo de Ustari, pero sin ser punzante. Newell’s iba, pero chocaba con un Ibáñez que respondía y que se iba convirtiendo en figura. El arquero (37’) le tapó el gol a Maxi, que después definió tras el rebote aunque la acción fue anulada por posición prohibida de Bernardi.

Ibáñez, quien reemplazó a Marchesín, estaba en su gran tarde. Y hubo más intervenciones en el primer capítulo, porque a los 41’ le ahogó el grito a Figueroa tras un cabezazo. Un minuto después la Fiera gambeteó dentro del área para desparramar a su marcador y esta vez la bocha rebotó en el palo. Newell’s había hecho más que el rival y le faltó ligar un poquito.

Las intenciones leprosas persistieron en el complemento. Debía ganar y era el único resultado que le servía. Siguió buscando y Maxi toda la tarde Ibáñez dijo no. Lanús, por su lado, mostraba cierta pasividad teniendo en cuenta que no jugaba por nada más que sumar y generó algunas situaciones. Como la de Melano con un tiro afuera o la de Acosta cuyo toque desvió justito Ustari.

Bernardi también se animó y tuvo un par de disparos que de convertir hubiese sido histórico en lo personal. Sin dudas. Por eso lo buscó con intensidad.

Newell’s levantó su juego en el final, superó a Lanús en lo futbolístico, pero no lo pudo plasmar en el resultado. No ganó y por eso se quedó sin Copa Sudamericana, lo que hubiese sido la frutilla del postre en la despedida del legendario capitán.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario