Edición Impresa

Histórico reencuentro entre familias coreanas divididas por la guerra

Cientos de ancianos coreanos compartieron ayer durante unas horas en el monte norcoreano Kumgang sus primeros momentos de intimidad desde hace más de sesenta años, en un encuentro de familias separadas por la guerra salpicado con discursos de adoctrinamiento político. Después de unos reencuentros conmovedores y para algunos traumáticos ante las cámaras de televisión, los ancianos fueron autorizados a retirarse durante tres horas a sus habitaciones. Pese a la emoción que les embargaba y a la desgarradora perspectiva de la separación hoy, los ancianos debían esforzarse por recuperar seis décadas de ausencia, añoranza y angustia.

Sábado 22 de Febrero de 2014

Cientos de ancianos coreanos compartieron ayer durante unas horas en el monte norcoreano Kumgang sus primeros momentos de intimidad desde hace más de sesenta años, en un encuentro de familias separadas por la guerra salpicado con discursos de adoctrinamiento político. Después de unos reencuentros conmovedores y para algunos traumáticos ante las cámaras de televisión, los ancianos fueron autorizados a retirarse durante tres horas a sus habitaciones. Pese a la emoción que les embargaba y a la desgarradora perspectiva de la separación hoy, los ancianos debían esforzarse por recuperar seis décadas de ausencia, añoranza y angustia.

 

Lágrimas por doquier. Febriles, con la salud delicada y enfermos, los participantes se tocaban, abrazaban, pasaban sin cesar de la risa a las lágrimas, buscaban con la yema de los dedos o con la punta de los labios un consuelo ilusorio. Un surcoreano de 93 años descubrió por primera vez el rostro de su hijo, de 64, después de que la Guerra de Corea (1950-1953) lo separase de su esposa embarazada.

Después de los encuentros privados, algunos participantes surcoreanos se quejaron de que sus familiares del norte se sentían obligados a impartir lecciones políticas basadas en la propaganda del régimen. "Era un poco irritante a causa de sus comentarios políticos incesantes", señaló Choi Dong-Myung tras encontrarse con sus hermanos.

Algunos ancianos del sur indicaron también que sus parientes norcoreanos afirmaban que la reunificación sólo sería posible tras la marcha de los soldados estadounidenses de Corea del Sur.

Esta es la primera reunión de familias coreanas separadas por la guerra de Corea (1950-53) desde 2010, y ha sido posible tras duras negociaciones entre las autoridades de Seúl y Pyongyang. Los participantes, seleccionados por sorteo informático, llevaron a sus familiares del norte regalos, medicamentos, fotos de familia y fideos instantáneos. Los ancianos también comentaron las fotos de familia, tomadas antes de la partición de la península y después. Muchos de ellos se encontraron por primera vez con sus familiares del otro lado de la frontera.

Las reuniones familiares son un tema sensible y emocional para los dos países. Al dividirse el país en la Guerra de Corea (1950-53) numerosas familias quedaron separadas por la frontera y el contacto entre ambos países por carta, correos electrónicos o llamadas telefónicas suele ser imposible.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario