Edición Impresa

Histórico acuerdo de libre comercio entre Ucrania y la UE

Petro Poroshenko llegó a Bruselas para firmar un pacto de cooperación comercial y político con la UE, a lo que Rusia reaccionó con una amenaza inmediata de “graves consecuencias”.

Sábado 28 de Junio de 2014

La Unión Europea firmó un histórico acuerdo de libre comercio con Ucrania y advirtió que podría imponer más sanciones a Moscú a menos que los rebeldes prorrusos colaboren con la superación de la crisis en el este del país. Tras meses de violencia, el presidente ucraniano Petro Poroshenko llegó a Bruselas para firmar un pacto de cooperación comercial y político con la UE, a lo que Rusia reaccionó con una amenaza inmediata de “graves consecuencias”.

   A la vez, otras dos ex repúblicas soviéticas, Georgia y Moldavia, firmaron acuerdos similares que podrían dar pie a una profunda integración económica con los 500 millones de ciudadanos de la Unión Europea, algo alarmante para Moscú, que ve perder influencia sobre estas naciones. Los líderes de la UE reunidos en Bruselas exigieron que los rebeldes prorrusos ucranianos confirmen el alto del fuego, devuelvan los puestos de control fronterizos a Kiev, liberen rehenes e inicien conversaciones serias para la implementación del plan de paz de Poroshenko. “Esperamos avances en las próximas horas”, dijo la canciller alemana Angela Merkel. “Si no vemos ningún paso favorable, entonces estamos preparados para tomar medidas drásticas”, agregó. Los líderes de la UE dijeron que estaban dispuestos a reunirse nuevamente en cualquier momento para evaluar sanciones importantes sobre Rusia. Las medidas podrían apuntar a nuevas personas y empresas cercanas al Kremlin, ya desde la próxima semana. Más de 60 nombres ya están en la lista negra europea. Pero la UE sigue dudando sobre la implementación de las mismas por los temores entre algunos países miembros de antagonizar con su principal proveedor de energía.”Estamos hablando de posibles sanciones contra Rusia, pero no tenemos que introducir sanciones porque sí. Tenemos necesidad de un diálogo. Espero que este diálogo se realice y tengamos un alto el fuego real”, dijo Poroshenko en Bruselas.

   Poroshenko ha propuesto un plan de paz de 15 puntos para desactivar la crisis en el este de Ucrania, donde cientos de personas han muerto en enfrentamientos entre fuerzas de seguridad y rebeldes prorrusos. Ayer venció una tregua de una semana. Poroshenko cerró anoche una negociación para prolongar el cese del fuego por tres días. La tregua es un elemento esencial del plan de paz. Los rebeldes ya habían expresado su disposición a prolongarla. Previamente, liberaron a cuatro observadores de la Organización para la Seguridad y Cooperación en Europa (OSCE) secuestrados hace un mes. Otro grupo de observadores de la OSCE sería liberado próximamente según los rebeldes.

   Ucrania, Georgia y Moldavia han dejado claro que su objetivo final es entrar en la UE, pero Bruselas no ha hecho ninguna promesa sobre su incorporación. El ex presidente ucraniano prorruso Viktor Yanukovich dio la espalda a la firma de un acuerdo con la Unión Europea en noviembre de 2013 para favorecer a Moscú, lo que desencadenó meses de protestas que finalmente lo llevaron a huir del país. A partir de ese momento estalló el conflicto armado, tanto en el este de Ucrania como en la península de Crimea, que Rusia se anexó por la fuerza.

El precio más alto. “En los últimos meses, Ucrania pagó el precio más alto posible para hacer realidad sus sueños europeos”, dijo Poroshenko en Bruselas ante los líderes de la UE. Pero de inmediato llegó la reacción rusa. El viceministro de Exteriores, Grigory Karasin, dijo que la firma tendría “graves consecuencias” para Ucrania. Sergei Glazyev, un alto asesor del presidente Vladimir Putin, describió a Ucrania como “un régimen fascista” y acusó a la UE de crear un “Frankenstein nazi”. Pero el portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov, afirmó que los comentarios de Glazyev “no reflejan el punto de vista oficial”.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario