Edición Impresa

Higuaín, el goleador que apareció justo a tiempo para darle la victoria a Argentina

Sabella hizo bien en no sacarlo. El 9 siempre merece un plus de confianza y además Sergio Agüero, el que más se adapta a la función en el plantel, no estaba como para sustituirlo. 

Domingo 06 de Julio de 2014

Gonzalo Higuaín llegó tan con lo justo al Mundial, que siendo el 9 indiscutible, no jugó en el debut ante Bosnia. Entró en ese partido y en los tres que lo siguieron, donde fue titular. Errático, lejos del arco rival y hasta con un físico que expresaba dudas, tocó su piso frente a Suiza, donde el único aliciente fue que aguantó los 120’. Pero Sabella hizo la lógica: lo bancó y Pipita devolvió con creces.

Si bien Higuaín estaba dentro del grupo cuestionado por su bajo nivel, Sabella hizo bien en no reemplazarlo. El 9 siempre merece un plus de confianza y además Sergio Agüero, el que más se adapta a la función en el plantel, no estaba como para sustituirlo. Por eso el Pipita siguió en escena y la copó a los 8 minutos, cuando recibió el rebote en el 3 belga, tras el intento de Angel Di María de habilitar a Pablo Zabaleta, y como venía la alojó lejos de Thibaut Courtois.

Después tuvo otras dos chances claras al inicio del complemento, sobre todo la que dio en el travesaño, y que por el sitio donde arrancó y los rivales que se le abrieron, hubiera sido uno de los goles más lindos del Mundial. Pero apuntó arriba por la altura de Courtois y el arquero se agachó. Hubiera sido un moño perfecto.

Igual, la esperada reaparición del Pipita fue, junto a la clasificación a semifinales claro, la mejor noticia argentina para afrontar lo que vendrá. Cuando un equipo tiene a un 9 afilado, no hay con qué darle.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS