Edición Impresa

Henn: "Votamos la mejor reforma tributaria que el proceso político ha permitido"

Se oscurece en cada analogía que le trazan con Julio Cobos, pero desde el jueves ha debido soportarlo con estoicismo muchas veces buscando disimular la incomodidad.

Domingo 16 de Septiembre de 2012

Se oscurece en cada analogía que le trazan con Julio Cobos, pero desde el jueves ha debido soportarlo con estoicismo muchas veces buscando disimular la incomodidad. Del mismo modo, el vicegobernador Jorge Henn —cuyo voto no negativo de desempate hizo ley a la reforma tributaria— se esforzaría por disimular que dos senadores del Frente Progresista se plantaron a último momento y que el proceso de convencimiento final se convirtió en un conato de pugilato. En un reportaje con La Capital, Henn dijo que “no hubo arreglos previos”.

   —La anécdota de que usted siendo un vice radical actuó en espejo con otro vice radical lo acompañará por los tiempos, ¿cuál es su versión de ese momento?

   —Entiendo el dramatismo de la escena porque algunos lo remiten al voto no positivo (de Cobos). Pero este no es el caso, y lo he repetido mucho, sabemos el lugar que ocupamos y que nos fue dado por la sociedad. Buscamos trabajar para un buen gobierno, otras lógicas nos son ajenas.

   —Cronistas parlamentarios consideraron al empate y desempate de “milagroso”, ¿hasta dónde fue casualidad?

   —Mi voto definitorio tuvo gran sentido de responsabilidad y compromiso. En realidad no es una casualidad que yo termine desempatando una votación en favor del gobierno, es un síntoma de la madurez que tiene el Frente Progresista. La unanimidad que se logró dentro del Frente, es una clara señal de fortalecimiento, de apuesta por el futuro, y mi voto es un paso más en este proceso.

   —¿Acaso esa unanimidad oficialista no estuvo a punto de estallar por los aires porque hubo problemas con dos senadores?

   —No lo llamaría problemas, sino debate y diálogo. Como decía, estamos transitando un camino de coalición único en el país, con un gobierno estable y un Frente que se proyecta claramente al futuro y trascenderá, espero, los límites de la provincia. Hubo diálogo y el producto fue unanimidad a la hora de votar por parte del Frente Progresista.

   —¿Los senadores radicales Orfilio Marcón y Rodrigo Borla amenazaron hasta el último momento con no votar?

   —A ver, una coalición no es un regimiento. Se dio un debate, ni nuestra Legislatura, ni nuestros bloques son una escribanía del Ejecutivo.

   —¿Lo que usted llama debate en este caso no incluyó gritos, enojos y, según sea la versión, amenazas de golpes?

   —Lo que yo llamo debate, fue un debate y después votamos todos juntos el mejor proyecto que el proceso político permitió.

   —¿Que votaran por la afirmativa sólo los senadores del Frente Progresista fue exigencia del PJ o concesión de ustedes?

   —Pero esta reforma salió aprobada con un apoyo importante de la oposición. Fíjese que por reformar el sistema tributario se pronunciaron todos los senadores y sólo tres diputados sostuvieron que no era necesaria. Después, al momento de ver los detalles de esa reforma, hubo distintas alternativas. Algunos optaron por unas y otros por otras. Un proceso que pone a la provincia de Santa Fe en un lugar destacado dentro del concierto nacional. Es una provincia de diálogo, donde el Ejecutivo escucha a la oposición y busca consenso de Estado.

   —En Diputados se admitió un acuerdo previo entre cinco de los nueve bloques peronistas y el oficialismo, ¿el empate también fue arreglado previamente en el Senado?

   —No, en absoluto. Sí era una posibilidad en los momentos previos después del tratamiento en Diputados, cuando algunos senadores del PJ plantearon insistir con la sanción originaria del Senado.

   —Usted me dijo pocas preguntas atrás que su desempate no fue casual, ¿ahora me dice que tampoco fue causal?

   —No en las causas en que me lo pone. No hubo toma y daca. Hubo responsabilidad de todos los actores. El Senado ya había demostrado su madurez al haber aprobado en julio una reforma. El jueves el PJ mantuvo esa reforma. Nosotros aceptamos las reformas de Diputados que tuvieron amplio consenso. Piense que las votaron 33 diputados de los cuales 14 son del oficialismo y 13 opositores. Es, además, un proyecto emblemático para estudiar el funcionamiento de la división de poderes. El Ejecutivo envía un mensaje, el Senado lo modifica, Diputados lo vuelve a modificar y el Senado acepta las modificaciones de Diputados. Es realmente muy interesante.

   —Que un senador peronista se haya ausentado y otros dos de ese partido decidieran abstenerse de votar, lo que permitió el empate para que usted pudiera emitir su voto “no negativo”, ¿no fue arreglado previamente?

   —No.

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario