Edición Impresa

Henn dijo que "es posible que haya una recesión, que traería ajuste y desempleo"

Entrevista a Jorge Henn, vicegobernador de la provincia. Nació en Santa Fe en 1968 y fue dos veces concejal capitalino, donde fue secretario de bloque y luego presidente del Concejo.

Domingo 23 de Febrero de 2014

Como en cada viaje anterior, también en esta ocasión en que partió a India, el gobernador Antonio Bonfatti dejó su despacho abierto y a su segundo, Jorge Henn, ocupándolo con plenitud de poderes. Un gesto que uno y otro siempre han buscado enfatizar a modo de señal de buena sintonía gubernamental. "No dejó la puerta sin llave; dejó la lapicera arriba del escritorio", bromean en la Casa Gris con la misma tónica de resaltar una confianza entre gobernador y vice, que no ha abundado en la historia provincial.

Un clásico de estas subrogancias de Henn en la Casa Gris, que le permiten alejarse momentáneamente del trajinar de su despacho en el Senado, es recibir a la prensa y conversar extensa y distendidamente. La Capital estuvo con el vicegobernador.

—¿Qué cambia con el nuevo índice de costo de vida?

—Están revisando los datos falsos del Indec (Instituto Nacional de Estadística y censos), una herramienta fundamental para la planificación económica y social. Tendrán que demostrarles a todos los argentinos que la realidad que viven tiene algún punto de conexión con los nuevos datos publicados.

—¿Significa algo más que un sinceramiento estadístico con incidencia en las cifras macroeconómicas?

—Hay que esperar la evolución del nuevo índice para saber, como recién le dije, si tiene correlato con la realidad. Pero como hemos visto que no han publicado el índice de pobreza del país tenemos dudas. Con cifras reales los supuestos principales aciertos del relato (del gobierno nacional) resultarían falaces. No habría "década ganada" si ahora hay más pobres que antes.

—El gobierno dice que medios y oposición mienten por igual; ¿hay más pobres?

—Bien, entonces no miremos hacia atrás. Veamos ahora. La inflación se come cada día el salario de quienes viven de un sueldo, y la discusión paritaria está contaminada por la falta de datos y la incertidumbre que generan con medidas contradictorias. En esas condiciones, ¿realmente usted cree que hay menos pobres o que se está corriendo riesgo de más pobreza y desocupación?

—¿Cómo afrontan la inflación a Santa Fe?

—En Santa Fe estamos discutiendo cómo hacer para sostener la capacidad adquisitiva de los salarios estatales sin hipotecar las obligaciones que como gobierno tenemos con el conjunto de la sociedad.

—¿Y?

—Somos optimistas. Los dirigentes de (los sindicatos estatales) ATE y UPCN, como todos leímos y escuchamos, salieron de su paritaria diciendo que la oferta recibida es muy atendible. Y los gremialistas docentes de Amsafé y Sadop han dicho que es la mejor oferta salarial del país la formulada por el gobierno santafesino.

—Volviendo al índice del Indec, ¿lo que cambió es poco y nada?

—Lo que cambió es que por fin el gobierno asume que hay una crisis, que no es solo cambiaria ni inflacionaria. El problema más importante es una posible recesión, porque traería ajuste y desempleo.

—No es optimista esa hipótesis, ¿instalarla dada su investidura de vicegobernador (hoy a cargo del Ejecutivo de la segunda provincia del país) no puede considerarse desestabilizadora?

—El único lujo que no puede darse un gobernante es no ser realista. La realidad, tarde o temprano, lo atropellará. Queremos que (la presidenta) Cristina (Kirchner) llegue con la mejor situación económica posible al 2015, no solo porque esto es bueno para el país, también porque podemos hacer que el debate político se aparte de la urgencia del corto plazo y discutamos los temas de largo alcance que el kirchnerismo no puso en su agenda de gestión. La victimización es un ejercicio desgastante porque exige anatemizar al otro, y además paraliza.

—¿Y por casa como andamos?

—Estamos gobernando y nuestra preocupación diaria es esta. Haciéndonos cargo de la realidad. En todo caso, lo que me interesa es que haya continuidad en el proyecto.

—En el Frente Progresista hay un fuerte debate acerca de quién debe encabezar esa continuidad, ¿usted también exige que sea su partido, la UCR?

—Creo que si consolidamos el frente, el tema de los candidatos pasa a ser relativo. Aunque estoy convencido de que la alternancia está en la base del funcionamiento del Frente Progresista Cívico y Social.

—Hoy usted reemplaza al gobernador Bonfatti (quien está de viaje en India) al frente del Ejecutivo y en cada viaje se encargó en enfatizar que quedaba a cargo con plenitud de poderes. Estas discusiones entre radicales y socialistas, ¿no han incidido en su relación con el gobernador?

—Hay un equipo gobernando con una única convicción, y esa virtud permite que las sustituciones temporales, normales en una gestión, no acarreen ningún tipo de suspicacia ni inconveniente de gestión. Esta es la calidad institucional que nos interesa profundizar. Un buen gobierno es aquel que puede sostener políticas más allá de la agenda de lo urgente.

—La seguridad es el talón de Aquiles de la gestión del FPCyS

—Reconocemos el problema y trabajamos a diario en este tema. No hay ni habrá impunidad, la Justicia está actuando, los cabeza de bandas y sus cómplices, sean quienes sean, o están presos o van a estarlo tarde o temprano. De eso, puedo darle garantías.

—¿No cree que las acusaciones recíprocas entre ustedes y la Nación fue un pésimo mensaje a la sociedad en cuestión seguridad?

—Mire, quienes gobernamos tenemos que mirar hacia adelante. Le puedo asegurar que ahora hay diálogo y trabajo conjunto con el gobierno nacional; estamos recuperando tiempo y comienzan a verse los resultados.

—¿Comienzan a verse resultados?

—La reciente reforma de la Justicia, los pasos que estamos dando en la implementación de la policía comunitaria y los programas específicos de apoyo integral a barrios del gran Rosario constituyen una batería de medidas que darán resultado, no inmediatos.

—¿Cómo ve el escenario político nacional con vistas al año que viene?

—El año que viene será muy importante para el país y para todos los argentinos. Habrá elecciones presidenciales y, por tanto, todos tendremos la oportunidad de definir cómo y hacia dónde ir como sociedad. Este nivel de polarización del que tanto se habla puede tener una resolución en las urnas, donde naturalmente se tiene que dar en una democracia, pero sobre todo, por el debate previo que se dará para dirimir candidatos y proyectos. Ya nadie se podrá hacer el distraído, habrá oferta de propuestas para todos los gustos. Nosotros vamos a impulsar con fuerza y convicción una verdadera alternativa progresista y republicana, sin sectarismos, inclusiva y, sobre todo, con una experiencia concreta de gobierno como es la provincia de Santa Fe. Es verdad que falta aún terminar de "coser" las piezas de esta estructura en un frente nacional, pero veo que todos, precandidatos incluidos, están aportando una cuota importante de sentido común para no poner en riesgo esta construcción. En 30 años de esta joven democracia, el peronismo gobernó casi 23 y esperemos que vuelvan a tener una oportunidad de hacer una oposición responsable.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario