Edición Impresa

Henn: "Demostramos que somos más que una alianza"

El vicegobernador JHenn dijo que "la gente sabe que estamos y ponemos la cara". Destacó los beneficios que traerá la reforma procesal penal

Sábado 21 de Diciembre de 2013

El vicegobernador Jorge Henn cumplió con el rito estacional e hizo su balance anual en un diálogo con LaCapital. Su saldo es positivo, según dice, con alta performance en materia de coexistencia política. Su autocrítica pasa por una necesaria evolución interna de la coalición gobernante en Rosario y las demoras en obras y algunas iniciativas. "La gente sabe que estamos y ponemos la cara", asegura.

— A 30 años de democracia y a tres de que asumieran el gobierno, ¿cómo es el saldo?

—Positivo. Y si la democracia tiene un valor, ese es el diálogo y el consenso. Construcciones que no son fáciles porque requieren de una construcción constante. Y sin embargo a esta provincia la gobierna una coalición de partidos y no ha habido no ya un solo hecho de desinteligencia sino que tampoco ha habido un solo hecho de corrupción. Además la Legislatura está en manos de un partido diferente al del Ejecutivo lo que fue otro desafío y sin embargo ha primado la seriedad y madurez.

—Eso de que el Frente Progresista es un dechado de serenidad, ¿también lo aplica a la realidad de esa alianza en Rosario?

—- En la provincia ya demostró ser mucho más que una alianza electoral: es la experiencia de gestión de una coalición más importante del país. Pero también hay que decirlo: es una herramienta que necesita evolucionar en su funcionamiento e institucionalidad. En Rosario es una realidad compleja que necesita ser resuelta, yo diría, con una dosis de sentido común y otra de mirada estratégica. El juego individual de dirigentes sólo alimenta a opciones que nada tienen que ver con el pensamiento progresista.

¿Tras el atentado al gobernador y el paro policial, estas cuestiones tienen el mismo saldo?

—El atentado está siendo investigado por la Justicia y hay avances que todos hemos leído en los diarios. Así que esperemos el epílogo de ello. No se puede pensar la problemática de la inseguridad sin incluir la reforma policial que estamos llevando a cabo. El objetivo es que (la policía) deje de ser parte del problema, para ser un instrumento del Estado para intervenir eficazmente contra el delito. El camino es largo y no escaso de inconvenientes. La última crisis fue, por su forma y desarrollo un síntoma de que hay sectores que se resisten a una transformación.

—¿Cambió la relación con el gobierno nacional?

—Necesitamos un diálogo profundo y comprometido con la Nación, porque estamos en el mismo barco. Estamos viendo buenos síntomas en contraposición al centralismo exacerbado que caracterizó al Ejecutivo en los últimos años.

—¿Qué destaca de 2013?

—La reforma procesal penal sin lugar a dudas se va a constituir en la novedad institucional más importante de los últimos tiempos en nuestra provincia. Va a aportar menos papeleo y secretos y más eficiencia y transparencia. Hasta ahora todo era expediente escrito y eso generaba lentitud.

—¿Autocrítica, nada?

—Siempre uno quiere hacer más. Los tiempos no son los que siempre queremos para las obras pero la contrapartida es que el ciudadano siente y ve que estamos cerca, y siempre poniendo la cara.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS