Edición Impresa

Harán edificios de hasta seis pisos a metros del autódromo municipal

Los concejales le dan luz verde a un proyecto de urbanización de 25 hectáreas a orillas del arroyo Ludueña. El plan, que será refrendado mañana por el Concejo, también contempla viviendas sociales en el mismo predio.  

Miércoles 29 de Mayo de 2013

El Concejo le dará mañana luz verde a un proyecto que prevé la construcción de una decena de edificios de hasta seis pisos a metros del autódromo. Pero hay más, el plan prevé viviendas individuales, colectivas y de interés social. Se trata del proyecto Wilde y Newbery, un complejo que abarca 25 hectáreas sobre la margen del Ludueña, aprobado en el 2009, pero que debió esperar a concretarse porque la nueva línea de inundación de la ciudad afecta parte de su traza.

Reformulado y ampliando espacios en las áreas cercanas al curso del agua, la iniciativa de los desarrolladores privados logró ayer despacho en la comisión de Gobierno, donde días atrás sus responsables habían pedido agilizar el trámite. Las modificaciones dispuestas por la Municipalidad tuvieron un argumento insoslayable, los nuevos comportamientos en la capacidad absorbente del suelo en el sector a intervenir.

El emprendimiento tiene sectores de rambla y plazas, un sector comercial en los bordes, edificio de uso especial o institucional, loteos para vivienda individual, área para inmuebles colectivos con planta baja y cinco o seis pisos y un espacio de grandes lotes.

Lo que viene. La nueva disposición del proyecto Wilde y Newbery incluye reubicación y mayor altura en las construcciones (planta baja y cinco pisos) y la obligación de generar más espacio público. A modo de ejemplo, en el sector inundable ahora tendrá una "gran plaza con un sistema de retardadores para ayudar a mitigar una lluvia fuerte", explicó Foresi.

Según explico la concejala por el socialismo, Viviana Foresi, las obras realizadas en el canal Ibarlucea y arroyo Ludueña modificaron ciertos parámetros en la zona señalada. La medida obligó a un prolongado paréntesis en el proyecto que, de aprobarse en la próxima sesión, sentará las bases de una conjunción singular: dar cabida a las viviendas de interés social en el mismo sector en el que se proyectan distintos desarrollos urbanos.

Pero para la concejala socialista lo novedoso radica en que es "la primera vez que el municipio pide a un urbanizador, como compensación económica, construir viviendas sociales en la misma localización".

Antes el intercambio tenía términos con menos implicancia social, ya que se cedían terrenos por fuera de sus propios proyectos y hasta en lugares con poca expectativa económica.

 

Convivencia. De acuerdo a las modificaciones de la ordenanza que ayer logró visto bueno en la comisión de Gobierno del Concejo, la urbanización deberá dar los primeros pasos en la construcción de los espacios públicos y las viviendas de interés social para relocalizar familias de asentamientos cercanos. (ver aparte)

En este punto, el municipio podrá optar por dos alternativas, 30 unidades completas según el proyecto elaborado por la Secretaría de Planeamiento de la Municipalidad o aceptar una mayor cantidad construidas en forma parcial de acuerdo al legajo técnico de la misma dependencia municipal.

Ambas propuestas representan el mismo valor económico.

Si los vientos acompañan y mañana los ediles aprueban las modificaciones que ahora se deberán tomar en cuenta, los urbanizadores deberán presentar el proyecto definitivo.

Los plazos. A partir de allí, se establece un plazo máximo de diez años para la ejecución de las obras de carácter público especificadas, excepto las viviendas sociales para las cuales se fija un plazo máximo de tres años.

Para el resto de la urbanización, el plazo tope para culminar las obras es de 15 años, si al final de los mismos "no se hubiera cumplimentado con todo el proceso de urbanización, la Municipalidad se reserva el derecho de revisar el presente texto normativo", sostiene la ordenanza que llegó al recinto del Palacio Vasallo como mensaje del Ejecutivo.

Abrirán y crearán nuevas calles

El proyecto Wilde y Newbery se enmarca en un Programa de Urbanización Mixta (básica e integral) definido en etapas, a fin de posibilitar su ejecución y posterior aprobación de las mismas de manera independiente.

En ese marco, habrá nuevas calles y avenidas así como apertura de la arteria Schweitzer, límite sur del emprendimiento que se completa con Newbery, Wilde, arroyo Ludueña, al norte, este y oeste respectivamente.

“El proyecto en sí lo aprobamos en el 2009, que linda con la margen oeste del arroyo Ludueña y tiene una gran importancia porque va a desarrollar un sector de la ciudad que aún está precario, además se recupera la franja del arroyo y socialmente es importante porque también resuelve la ocupación que en la actualidad está sobre la calle Schweitzer”, explicó el concejal por el socialismo, Manuel Sciutto.

A mediados de 2009 y dentro del modelo de gestión público-privado, el Concejo aprobó el proyecto de este parque habitacional ubicado frente al Bosque de los Constituyentes. La normativa exigía la construcción de una avenida a lo largo del parque y paralela al curso del Ludueña. Se trata de 25 hectáreas con cuatro programas bien diferenciados: grandes lotes para mayor poder adquisitivo, loteo para sectores medios, dúplex de viviendas colectivas y una franja para unidades de tipo social que deberá construir el privado y donarlas al Servicio Público de la Vivienda.

Ruidos

No fueron pocos los que ayer se preguntaron si a esta urbanización no le molestará en el futuro la cercana presencia del circuito.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS