Edición Impresa

Hallan un revólver y tres facas en manos de alumnos de una escuela

Las armas les fueron encontradas a los chicos adentro del establecimiento, luego de una denuncia formulada por un adolescente. Un chico informó la situación a las autoridades de la institución educativa, que llamaron a la policía. Repercusión y opiniones.  

Miércoles 04 de Septiembre de 2013

Una escuela de Santa Fe fue escenario de un episodio que conmovió a la comunidad educativa y a la población de la capital provincial. Un chico fue hallado dentro del colegio con un revólver calibre 32, y otros tres adolescentes, entre ellos una chica, tenían sendas chuzas de fabricación casera. El Ministerio de Educación de la provincia ya interviene en el caso, que hasta mereció algunas apreciaciones del arzobispo de Santa Fe y presidente de la Conferencia Episcopal Argentina, José María Arancedo (ver nota aparte).

El hecho se produjo el lunes, a las 17.30, cuando un alumno de la escuela de enseñanza media Nº 264 "Constituyentes", de Juan Domingo Perón al 3100 de la ciudad de Santa Fe, denunció que algunos de sus compañeros de curso estaban armados con un revólver y con facas. La noticia produjo estupor entre las autoridades del establecimiento, que inmediatamente convocaron a la policía.

Los agentes llegaron al lugar y, acompañados por los directivos del establecimiento, ingresaron al aula y requisaron mochilas y pertenencias de los estudiantes. Allí encontraron que uno de ellos, de 17 años, portaba un revólver calibre 32 aunque sin proyectiles, mientras que a dos varones y a una chica, los tres de 15 años, les incautaron facas de fabricación casera, pero de gran peligrosidad ya que tenían filo y extremos muy puntiagudos.

Los policías le comunicaron a la dirección de la escuela que debían actuar conforme a la ley y trasladar a los chicos hasta la sede de la comisaría 4ª, ubicada en el barrio Roma.

Una vez en la seccional, los cuatro adolescentes fueron identificados. Desde la Jefatura de esa unidad se dio inmediato aviso a la Subsecretaría de Niñez, Adolescencia y Familia, y posteriormente notificaron a los padres de los chicos para que los fueran a retirar a la seccional.

La jueza de Menores de Santa Fe, Ana María Elvira, ordenó que se le tome declaración al menor de 17 años, que era quien tenía el revólver, y que posteriormente fueran citados los padres y le hicieran entrega del adolescente.

La denuncia. Los docentes del establecimiento educacional quedaron estupefactos luego de ver las consecuencias del procedimiento policial. Ethel Nancy Llobel, directora de la escuela Constituyentes, recordó que el lunes recibió una comunicación del vicedirector de la institución, Carlos Solver, quien le hizo saber que existía una grave denuncia de un alumno que recurrió a las autoridades del establecimiento. El chico le dijo que un compañero, con el que mantenía alguna diferencia, le había exhibió un revólver de verdad en el patio de la institución.

"Solver se comunicó por teléfono conmigo; yo vine hasta la escuela para conocer en detalle este grave suceso, y frente a los dichos del chico convocamos a los padres de los cuatro menores, mientras a ellos los dejamos en el interior del aula de segundo año de la escuela secundaria", recordó Llobel. "Después, y siempre respetando el protocolo que tenemos del Ministerio de Educación provincial, comunicamos la novedad a la supervisora de la escuela y a la Secretaría de Seguridad Comunitaria que depende el Ministerio de Seguridad, y vinieron funcionarios de esa área para asesorarnos", contó la directora.

Los padres. Los padres de los chicos involucrados fueron informados por las autoridades escolares de que se daría parte a la policía. "Minutos después, arribó una partida policial a la escuela y subimos al aula junto con los padres. Allí vimos cuando los vigilantes secuestraban el revólver y las tres chuzas de fabricación casera. Después, los padres, sus hijos y los policías fueron hasta la comisaría 4ª de Santa Fe, que es la que está en barrio Roma", narró Llobel.

La escuela pidió apoyo y asesoramiento al equipo socioeducativo del Ministerio de Educación provincial, y cuenta con la colaboración de la supervisora del establecimiento, la profesora Noemí Gaido. Ahora, se evaluará la situación particular de cada alumno y cómo se resolverá lo ocurrido con los cuatro adolescentes involucrados.

Los papás del chico que formuló la denuncia aseguran que su hijo, por miedo, no quiere asistir más a esa escuela.

"Tiene miedo"

Los padres del alumno que denunció el caso señalaron que su hijo presentaba un golpe en la cabeza y aseguraron que, por miedo, ahora no quiere ir más a la escuela. “Nuestros niños necesitan seguridad. Este es un caso preocupante y peligroso”, razonó la madre. Y el papá, en tanto, recordó que el joven fue “agredido el viernes por estas mismas personas, que ese día ya habían llevado el arma de fuego”.

"Viven un hoy sin mañana"

El arzobispo de Santa Fe y presidente de la Confederación Episcopal Argentina, José María Arancedo, se mostró “preocupado porque un arma esté en manos de chicos, y que los hechos de violencia se conviertan en una expresión casi de diálogo”.

El prelado piensa que estas situaciones “van quebrando las relaciones fundantes de una sociedad, como son la fraternidad y la cultura del encuentro, que sostienen la calidad de vida de una comunidad”. Y a modo de propuesta, sugirió “una suerte de política cultural de Estado, más allá de la coyuntura, una cultura de proyectos. A veces, los chicos viven un hoy sin mañana. El proyecto es pensar que mi vida está abierta hacia algo y que tiene un sentido también para el otro, que el chico vaya descubriendo su vida en el amor, la facultad, el deseo de trabajar. Ese futuro, que es proyecto, es el que ordena su presente. Cuando no hay proyecto, el presente no está ordenado”.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS