Edición Impresa

Hallan muertos a tres adolescentes israelíes secuestrados por palestinos

La fuerza aérea israelí había lanzado anoche más de 20 ataques en la Franja de Gaza. El premier Netanyahu: "lo pagarán caro". Habían desaparecido el 12 de junio. Israel culpó desde el inicio a Hamas, que nunca negó explícitamente la autoría.  

Martes 01 de Julio de 2014

Tres adolescentes israelíes secuestrados el 12 de junio por palestinos fueron hallados muertos en Cisjordania, no lejos de donde habían desaparecido. El gobierno de Israel ratificó su acusación al grupo islamista Hamas de ser el autor del crimen y advirtió que "lo pagarán caro". Hamas nunca negó de manera explícita las acusaciones, limitándose a criticar las operaciones israelíes de búsqueda. Asimismo, según medios israelíes, hay indicios que señalan hacia Hamas, como la ausencia de un comunicado de reivindicación de los secuestradores. Los tres cuerpos fueron hallados en una zanja poco profunda, tapados con tierra. Habían sido asesinados a tiros poco después de ser raptados, dato que indica que los secuestradores nunca pensaron en negociar su liberación.

Poco después de difundirse la noticia del hallazgo de los cuerpos a las 21.30 de Israel, el viceministro de Defensa, Dany Danon, declaró que "los israelíes tienen la voluntad y la determinación necesarios para soportar una larga operación para erradicar a Hamas". El premier Benjamin Netanyahu fue mucho más allá: "Hamas es el responsable, y Hamas lo pagará caro", dijo el primer ministro. Añadió que los adolescentes "fueron secuestrados y asesinados a sangre fría por bestias salvajes". Las tres víctimas son: Eyal Yifrah, de 19 años; Gilad Shaar, de 16, y Naftali Fraenkel, de 16.

El ejército israelí informó en su cuenta en Twitter que estaba en la búsqueda de dos presuntos autores, a los que identificó como Marwan Kawasme y Omar Abu Aysha, "terroristas de Hamas que secuestraron a Eyal, Gilad, Naftali". Soldados israelíes allanaron las casas de los dos sospechosos en Hebrón, ciudad cercana al lugar del crimen, y luego las volaron con explosivos. Poco después cayeron cohetes palestinos en el sur israelí. La fuerza aérea israelí había lanzado anoche más de 20 ataques aéreos sobre blancos de Hamas en Gaza.

Hacían "dedo". Los cadáveres de los tres adolescentes fueron descubiertos a poca distancia de la ciudad de Hebrón, en una aldea palestina, Halhul. Este último lugar está a 10 minutos de la carretera donde fueron vistos por última vez. Aquel 12 de junio los tres cometieron la imprudencia de hacer "dedo" en la zona palestina, muy hostil hacia los colonos judíos como ellos. Los cadáveres estaban cubiertos de tierra en una zanja y presentaban heridas de bala. Fueron asesinados poco despúes de ser secuestrados. Esto denota que los secuestradores nunca pensaron en pedir un rescate a cambio de liberar a los jóvenes. Muy posiblemente, los secuestradores esperaban que pasara el tiempo para negociar con Israel el retorno de los cadáveres, cosa que han hecho en el pasado grupos terroristas palestinos y libaneses.

Francia condenó el "cobarde asesinato" y Gran Bretaña lo calificó de "imperdonable acto terrorista". El presidente de Estados Unidos Barack Obama condenó duramente el asesinato de los tres adolescentes. El hecho es un "acto terrorista sin sentido contra jóvenes inocentes". La canciller alemana, Angela Merkel, reaccionó con "consternación. Se trata de un hecho aberrante, para el que no puede haber ningún tipo de disculpa", dijo Merkel.

Poco antes de difundirse la noticia, el primer ministro israelí Benjamin Netanyahu había convocado una reunión urgente del gabinete de seguridad. Numerosos miembros de las fuerzas israelíes estaban desplegados en la zona de Halhul. La escalada con Hamas ya venía creciendo desde el día del secuestro. Horas antes del hallazgo, Israel había conminado a Hamas que detenga los disparos de cohetes desde Gaza. Al menos 14 cohetes y obuses fueron disparados ayer por la mañana contra el sur de Israel desde la Franja de Gaza. En las últimas dos semanas, sin contar los disparos de este ayer, los palestinos dispararon unos 25 cohetes u obuses contra el sur de Israel.

Así que la tensión ya era enorme; ahora, una represalia israelí contra Hamas parecía un hecho. Durante la noche no se descontaban operaciones aéreas. En Cisjordania, desde el 12 de junio, en el transcurso de las operaciones de búsqueda de los adolescentes secuestrados, los soldados israelíes mataron a cinco palestinos y detuvieron a unos 400. Ayer, el portavoz de Hamas Sami Abu Suhri señaló: "El poder de ocupación (por Israel) será responsable de toda escalada". Netanyahu debe comprender que "si declara la guerra, habrá abierto las puertas del infierno". Difícilmente esta advertencia detenga una represalia de gran alcance, dado el estado de ánimo que el triple crimen causa en la sociedad israelí. "No hay piedad para los asesinos de niños", señaló el ministro de Economía Naftali Bennett. "Es hora de hechos, no de palabras", agregó.

Duros reclamos. Diputados israelíes oficialistas exigieron una dura represalia contra Hamas. "Este fin trágico tiene que ser también el fin de Hamas", dijo Danny Danon, del partido de gobierno Likud, quien pidió un "ataque mortal" contra la organización islamista palestina. También el presidente del Parlamento, Juli Edelstein, dijo: "Israel debe llevar adelante una guerra sin compromisos contra el terror en general y especialmente contra Hamas".

El presidente palestino, Mahmud Abbas, convocó a la dirigencia palestina a una reunión de emergencia para hoy. El movimiento Al Fatah de Abbas, formó a principios de junio un gobierno de unidad nacional con Hamas, tras lo cual Israel suspendió las negociaciones de paz e instó a Abbas a romper con Hamas.

La última gran operación militar de Israel en Gaza tuvo lugar en noviembre de 2012. Durante ocho días, la fuerza aérea israelí lanzó cientos de ataques; a la vez, cientos de proyectiles cayeron en Israel provenientes del territorio palestino. Murieron en total 177 palestinos y seis israelíes.

Dolor del Papa

“El Papa Francisco se suma al dolor indescriptible de las familias que se vieron afectadas por esta violencia asesina”, declaró ancohe el portavoz del Vaticano Federico Lombardi. El asesinato de inocentes es “un crimen despreciable e indiscutible y un terrible obstáculo para el camino hacia la paz, que debemos perseguir incansablemente y rezar”.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS