Edición Impresa

Hallan asesinado a golpes en un campo a un gendarme retirado

Ricardo Mieres, de 56 años, fue hallado con un cuchillo en la espalda en Maria Susana, en el centro oeste provincial. Descartan un robo, investigan posible ajuste de cuentas.  

Lunes 27 de Octubre de 2014

Un suboficial retirado de Gendarmería fue hallado muerto en un campo de la localidad de María Susana, en el centro oeste provincial. La víctima, de 56 años, presentaba heridas cortantes y fuertes golpes. En principio los investigadores descartaron que el homicidio haya estado vinculado con un atraco y, de entre varias hipótesis cercanas a una venganza o ajuste de cuentas, no descartaban que el hecho pudiera tener vinculaciones con el narcotráfico.
  Fuentes allegadas a la investigación identificaron a la víctima como Ricardo Mieres, de 56 años. Su cuerpo fue hallado el sábado cerca de las 20 en un establecimiento conocido como Granja Cingolani, en la zona rural de María Susana, en el departamento San Martín.

Cuchillo. Vecinos de la zona hallaron el cadáver y alertaron a la policía, que encontró a la víctima tirada con un cuchillo clavado en la espalda. Su cuerpo presentaba, además, heridas punzocortantes en tórax y espalda, así como hematomas visibles de violentos golpes en su cabeza.
  En virtud de los primeros indicios recabados en el lugar, un portavoz de la pesquisa sostuvo que el deceso de Mieres pudo haber sido causado por un golpe en la cabeza y que los cuchillazos pudieron haber sido asestados con posterioridad. Pero esto podrá confirmarse a partir de la autopsia que se prevé realizar hoy por orden del fiscal de distrito judicial Nº 11 con asiento en San Jorge, Carlos Alberto Zoppegni, a cargo de la investigación.

Retirado. La investigación del homicidio se inició a partir del relato de vecinos que descubrieron el cuerpo y aportaron información sobre la víctima. En principio, los testigos dijeron que Mieres era retirado de una fuerza de seguridad nacional, lo cual fue confirmado ayer a la mañana.
  En ese sentido, para los investigadores resultó llamativo que el lugar donde al parecer se encontraba viviendo era bastante precario para un hombre con una jubilación como miembro de Gendarmería. Otro dato que la pesquisa considera clave tiene que ver con los viajes, al parecer frecuentes, que el hombre asesinado habría realizado en los últimos tiempos a la triple frontera entre Argentina, Paraguay y Brasil.
  En ese sentido, y si bien no se hallaron en principio estupefacientes ni otros elementos que puedan vincularse con el narcotráfico, no se descartaba que la víctima haya estado involucrada en esa actividad.
  Lo que sí se descartó, según una fuente allegada al caso, es que el gendarme haya sido asesinado en ocasión de robo. Al respecto, un vocero policial sostuvo que Mieres al parecer estaba lavando su auto —no pudo precisar de qué vehículo se trataba— afuera de la propiedad y que el cadáver fue hallado a unos doce metros del vehículo y en dirección hacia la casa.
  Esto permite inferir, para el portavoz consultado, que la víctima vio llegar a su agresor y que intentó correr a guarecerse del ataque. Según esta teoría, el homicidio se vincularía con un ajuste de cuentas.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario