Edición Impresa

Gualeguaychú: Una pareja reclama a la Justicia que le devuelva al niño que crió

Lo tuvieron desde que nació pensando que el hombre era el padre biológico. No lo era y se lo quitaron a los dos años y medio.  

Miércoles 20 de Noviembre de 2013

Una pareja de Gualeguaychú que crió a un niño desde su nacimiento en la idea de que era hijo biológico del hombre reclama hoy que le restituyan al pequeño, al que se lo sacaron cuando se descubrió que en realidad no era el padre.

Alfredo R. y Carina F. criaron desde el primer día a Franco, un niño que hoy tiene 2 años y medio. El pequeño llegó a sus vidas producto de una relación extramatrimonial del hombre con Brenda, una mujer que conoció en la localidad bonaerense de Garín. Carina —que se enteró tiempo después de la infidelidad y del embarazo— se separó por un tiempo de Alfredo. Sin embargo, el hombre la convenció de que retomaran la relación. Se dieron una nueva oportunidad; incluso, Alfredo dijo que él debía hacerse cargo del bebé porque la madre no lo podía mantener, ya que tenía otro hijo y su realidad económica no era la mejor.

"Estamos casados desde hace 15 años. En el medio, él tuvo una relación. Después me comunicó que ella estaba embarazada de tres o cuatro meses", confió Carina.

Por recomendación de su familia, la mujer dio una vuelta de página y viajó hasta Garín para conocer a la joven de 18 años que gestaba un hijo de su marido. "La ayudamos durante el embarazo, la llevamos al médico. Ella se iba a quedar con su bebé, como correspondía, y mi esposo se iba a hacer cargo de la criatura. Pero siempre lo iba a tener ella", rememoró Carina.

Ocurre que Brenda regresó con su ex marido, padre de su primer hijo, quien no se quiso hacer cargo de un bebé que no era suyo. Fue a partir de ese momento que Alfredo decidió asumir la crianza de Franco. "El día que nació el bebé, Brenda lo anotó como hijo biológico y mi esposo como papá", contó Carina acerca del trámite que debieron realizar en el hospital de San Fernando.

Allanamiento.En todo momento, la relación entre ambas familias transcurrió por carriles normales. De hecho, la comunicación entre ambas mujeres fue la mejor, según relataron. Se había establecido que Brenda podría visitar al niño cuando quisiera. Pero las cosas se complicaron cuando el 15 de octubre de 2012 se ordenó un allanamiento en el domicilio de la familia, en Gualeguaychú. "Nos llegó una orden que hablaba de robo de bebé o robo de identidad. Enseguida me comuniqué con Brenda para saber qué era lo que pasaba, porque la denuncia supuestamente estaba hecha por la mamá de ella", relató Carina. Sin embargo, la mamá biológica de Franco negó haber hecho, ella o su madre, alguna denuncia en ese sentido.

En realidad, el detonante de esta situación se produjo cuando Brenda concurría a una sala de Garín para realizarse controles prenatales. Después que tuvo a Franco, una asistente social le preguntó por la criatura y ella contestó que había fallecido. "Mintió porque ese día estaba con su otra pareja y no quiso que se enterara", explicó la mujer de Alfredo.

La mentira de la madre biológica de Franco derivó en una investigación de la trabajadora del Estado, quien preguntó en el hospital de San Fernando sobre lo que había ocurrido y se le informó que el nacimiento había sido normal y que el niño estaba con una familia en Gualeguaychú. Carina repasó lo acontecido durante el allanamiento a su casa. "Se llevaron la documentación de Franco, su documento y le sacaron sangre a mi esposo y a Franco", revivió. Pasó el tiempo, la pareja recurrió al patrocinio de un abogado, mientras la causa seguía en un Juzgado de San Isidro.

La peor noticia. Con toda la incertidumbre de no saber qué pasaría con el niño, sus padres recibieron el 30 de julio de este año una noticia que iba a ser determinante para el menor. El resultado del ADN era negativo. Franco no era hijo de Alfredo. Ese día llegó una orden judicial que disponía que Franco fuera sacado del hogar donde vivía con las personas que lo habían criado desde que llegó al mundo.

"Se lo llevaron, sin ninguna explicación. Entraron, no me dejaron tocarlo por miedo a que haciera algo. Hasta el día de hoy no sabemos dónde ni con quién está. Nos dijeron que la única que tiene derecho a reclamarlo es su mamá biológica", contó Carina. El juez de Menores de Gualeguaychú que tiene a su cargo la causa, Héctor Vassallo, le niega a Brenda información sobre el niño y no la atiende en su despacho, según contaron los protagonistas de la historia.

El papá biológico. "El papá biológico de Franco es el exmarido de Brenda, con quien ella tiene otro hijo", señaló Carina, a la vez que insistió: "Queremos saber algo sobre él. Pero como nosotros no tenemos derechos, queremos que le den la restitución inmediata a Brenda. Es lo que está pidiendo ella, y es lo que estamos pidiendo nosotros para ella". De ese modo, el matrimonio no perdería el vínculo con el niño, una postura que también comparte su madre biológica.

La familia está a la espera de alguna noticia del ámbito judicial, pero lo que reina por el momento son las dudas. Sienten que ya agotaron todos los caminos, aunque saben que haciendo público el caso tendrán un elemento más a su favor. Y porque también conocen que otras familias atraviesan o pasaron por el mismo calvario, con el agravante de que en el medio de la disputa se encuentra un niño.

Una marcha y muchos interrogantes en el caso

El matrimonio conformado por Carina y Alfredo convocaron a una marcha en Gualecuaychú para entregar un petitorio en el Juzgado de Menores de esa localidad, a cargo de Héctor Vassallo. A la manifestación se sumaron familiares, amigos, y la madre biológica del niño, quien viajó desde Buenos Aires junto a su madre y hermanos para participar del reclamo. La columna partió desde la esquina de España y 25 de Mayo, en esa ciudad del sur entrerriano, para luego recorrer varias cuadras hasta la sede del Juzgado. Reclaman que aparezcan datos que les permitan saber a dónde fue llevado Franco.

Según pudo saberse, tanto la mamá biológica como los padres del corazón lograron reunirse, por separado, con el juez, pero ninguno obtuvo información del paradero del niño. No saben con certeza qué sucederá con los tiempos de la Justicia. Decidieron recurrir a los medios como una forma de acelerar los tiempos, mientras su abogado actúa en consecuencia para obtener resultados en el marco de la causa.

Carina considera que esta situación “le está haciendo daño al niño”, y dijo angustiada: “Sólo entenderá que lo abandonamos, cuando recibía puro amor”.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS