Edición Impresa

Gritos de reconciliación: Newell's confirmó con levantada con una goleada a Rafaela

Después de doce partidos, el Rojinegro cortó su sequía de triunfos al derrotar por 4 a 1 a la Crema, con una puesta en escena que despierta oportunas señales de alivio y forja extensiones de créditos.

Lunes 24 de Febrero de 2014

Volvió Newell's. Regresó al triunfo después de 12 partidos con fútbol y goles. Pisando firme. Con su mística y sus formas. Las de siempre, las de no hace tanto. Demostrando que su libreto sigue intacto y que cuando sus intérpretes cuentan con la intensidad y la claridad para llevarlo a cabo, puede expresar sensibles diferencias con sus oponentes. Esta vez, la goleada 4 a 1 sobre Rafaela sirve para pisotear las sensaciones de fin de ciclo y transformarlas en un baño de renovaciones, esperanzas y serenidad. Justo a tiempo. Con la rotunda contundencia de un marcador inapelable y con un Coloso colmado como un fiel testigo de una nueva promesa. Con una puesta en escena que despierta oportunas señales de alivio y forja extensiones de créditos.

Con la avasallante victoria de ayer, el equipo rojinegro pudo levantar un gesto de confirmación sobre lo esbozado ante Belgrano. Newell's ratificó sus intenciones de recuperación con un encuentro que no deja espacios para las dobles lecturas. Fue un triunfo de resurrección, de recomposición, de reconciliación. Absolutamente componedor. Que exhibe que las chances de reacción estaban en su fuero interno. Y en esta ocasión, ante el contexto de necesidades, surgió un acto convincente para despejar interrogantes.

Quedó claro que el conjunto leproso recobró su línea. Tuvo posesión y volumen. Por momentos, hubo conexiones de alto vuelo e inspiración. Se plantó con carácter y agresividad, siempre en busca de los tres puntos. Se volvió a parecer a sí mismo, por juego y actitud. Además, encontró los goles como elementos de cierre y concreción.

El partido comenzó a pedido de Newell's. Porque el gol, ese anhelo que tanto se hizo esperar en este año, le tendió la mano de arranque. A los 3', La Fiera bajó de pecho en el área un centro de Cáceres, y Casco anotó el primero con furioso zurdazo a la carrera. Cinco minutos después, Heinze sacó un largo disparo frontal que Muñoz corrigió de cabeza y lo acomodó en el palo izquierdo de Conde para decretar el segundo. Dos ataques, dos goles. Curiosamente, el destino empezaba a guiñarle un ojo a los locales.

A los 17', un error de Bernardi derivó en un claro penal de Heinze a Albertengo, que Vera transformó en el descuento. En la cancha se seguía viendo un solo equipo, ya que Newell's hacía todo: lo bueno y lo malo. El 2-1 parcial dibujaba ese panorama ambivalente.

En el complemento, los dirigidos por Berti fueron por más. A los 2' Figueroa entró sólo por el segundo palo y la pifió. Pero tuvo una rápida revancha y, a los 11', aprovechó una notable cesión de Muñoz y estampó el tercero con un exquisito golazo de tres dedos.

Así, con los goles, con algunos retoques desde el banco, Newell's manejó el tramo final con cierta tranquilidad. Rafaela nunca fue una complicación. Y para perfilar la goleada, el Patón Guzmán les ganó a todos en un córner, apuró la salida hacia Tonso, que armó la contra y le sirvió el cuarto a Maxi (92'), que definió firme y cruzado.

Así, Newell's recuperó su memoria con goles y le puso punto final a una racha negra que estaba condicionando su paso.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario