Edición Impresa

Gremios fluviales piden ley de marina mercante

Representantes de los trabajadores portuarios y de la industria naval argentina se encontraron ayer en una muy concurrida conferencia para discutir sobre el futuro del sector y pasarle varias...

Jueves 26 de Septiembre de 2013

Representantes de los trabajadores portuarios y de la industria naval argentina se encontraron ayer en una muy concurrida conferencia para discutir sobre el futuro del sector y pasarle varias facturas al gobierno nacional, entre las cuales se destacaron el pedido para contar con una ley de promoción y regulación de una marina mercante nacional, la creación de un ministerio de Transporte, y la defensa del sector contra actores que, consideran, no respetan las condiciones de igualdad para competir, como es el caso de Paraguay.

"Los nombres de los ex secretarios de Tranporte Schiavi y Jaime son el mejor ejemplo del fracaso de las políticas para el sector llevadas adelante por este gobierno", dijo durante el panel inaugural Juan Carlos Schmid, secretario general del Sindicato de Dragado y Balizamiento (CGT moyanista) y parte del elenco gremial-político de la oposición presente en el salón del Hotel Plaza Real, donde confluyeron dirigentes y funcionarios del socialismo como Miguel Lifschitz y Julio Genesini (ministro de Trabajo provincial), el ex secretario de Vías Nevagables del kirchnerismo Ricardo Luján, y el candidato a diputado por el "massismo" santafesino Raúl Carignano.

En ese ambiente, los reclamos al oficialismo se mezclaron con los pedidos para mejorar la competitividad del sector de puertos y transporte fluvial, nunca recuperado —señalaron— del desguace legal introducido a mediados de los 90, cuando se decretó el "cese de bandera" que permitió a embarcaciones armadas en el país tomar pabellones de conveniencia.

A eso se suma la presión creciente que aporta un escenario global complicado, donde los emergentes aflojan sus tasas de crecimiento y el ritmo del comercio internacional todavía no encontró su mejor forma.

Cayo Ayala, de la Federación Marítima Portuaria y de la Industria Naval (Fempinra), se quejó porque el Mercosur funciona para los grandes capitales, por eso mantiene "la bandera de conveniencia". Y consideró inconcebible que Argentina no posea "ni ferrocarriles ni una flota de barcos propia".

Schmid, dijo que a pesar de los años de crecimiento, no hubo mejoras en la infraestructura. "El modelo es como la luciérnaga, brilla pero no alumbra", señaló. Y advirtió que, de discutir ingreso, los trabajadores deberán pasar a la defensa de los puestos de trabajo.

El secretario adjunto del Centro de Patrones y Oficiales Fluviales, de Pesca y de Cabotaje Marítimo, Julio González Insfran, dijo que la hidrovía "no sólo no genera trabajo, sino que es una permanente fuente de conflictos".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS