Edición Impresa

Grecia y sus acreedores privados llegan a un principio de acuerdo

Después de semanas de duras negociaciones ambas partes declararon que sólo faltan detalles. Pero Atenas aún tiene que negociar su ajuste con la "troika" formada por la UE, el BCE y el FMI.

Domingo 29 de Enero de 2012

Atenas. - Grecia y sus acreedores privados declararon ayer que estaban dando los toques finales a un canje de deuda y que esperaban tener un acuerdo listo esta semana, en un paso esencial para sellar un nuevo rescate y evitar una cesación de pagos descontrolada de Atenas.

Tras semanas de complejas y sucesivas rondas de negociaciones no concluyentes, las conversaciones parecen estar en su fase final, aunque parecía improbable que se pudiera llegar a un acuerdo preliminar a tiempo para la cumbre de la Unión Europea de mañana.

Tenedores de bonos griegos afirmaron que ambas partes estaban finalizando un acuerdo bajo los términos de una propuesta del presidente de los ministros de Finanzas de la zona euro, Jean-Claude Juncker. Los tenedores de bonos sugieren que los acreedores habrían aceptado la demanda de Juncker por un cupón, o tasa de interés, de menos de un 4 por ciento sobre bonos nuevos y de más largo vencimiento, que Atenas canjeará por deuda existente.

Cupón clave.El cupón había sido el principal obstáculo en las negociaciones, en que los ministros de la zona euro rechazaban la exigencia de los acreedores privados de un cupón de al menos un 4 por ciento, superior al nivel del 3,5 por ciento esperado por Grecia y sus socios europeos. "La próxima semana estaremos en posición de completar el canje de deuda", afirmó el ministro de Finanzas griego, Evangelos Venizelos, citando un significativo avance logrado en las conversaciones de ayer. "Realmente estamos a un paso del acuerdo final", añadió.V enizelos confirmó que ambas partes trabajan sobre "el marco exacto" entregado por los ministros de Finanzas de la zona euro.

Charles Dallara, jefe del Instituto Internacional de Finanzas (IIF) que negocia en nombre de bancos y aseguradoras, saldrá hoy de Atenas, pero seguirá en contacto con autoridades griegas, sostuvo el IIF.

El trío. Aún así, para Atenas el avance sobre el canje de deuda privado está en riesgo de ser opacado por negociaciones cada vez más problemáticas con sus prestamistas estatales extranjeros, cuyos inspectores están en la ciudad para exigir impopulares reformas con las que ningún político quiere verse vinculado.

Aplastada por 350.000 millones de euros de deuda y quedándose rápidamente sin dinero, Grecia lucha por aplacar a la "troika" de sus prestamistas oficiales -la Comisión Europea, el Fondo Monetario Internacional y el Banco Central Europeo- y para lograr un acuerdo simultáneo con sus acreedores privados.

No al control remoto. Alemania quiere que Atenas entregue el control sobre su presupuesto a entidades europeas como parte de discusiones para un segundo paquete de rescate, dijo una fuente europea (ver aparte). Dado que muchos griegos culpan a los alemanes por la medicina de austeridad que su país se ha visto forzado a tragar, funcionarios en Atenas han desestimado la idea. "El gobierno remarca que esta responsabilidad corresponde exclusivamente al gobierno griego", afirmó el portavoz gubernamental Pantelis Kapsis. "El gobierno ha dado una serie de pasos para mejorar la efectividad de la administración pública y una monitorización más cercana de los esfuerzos para lograr las metas fiscales", añadió.

La Comisión Europea, brazo ejecutivo del bloque de 27 países, dijo que quería que el gobierno griego mantuviera su autonomía. Una fuente gubernamental en Berlín agregó que la propuesta de Alemania apuntaba no sólo a Grecia, sino también a otros miembros en problemas de la zona euro que reciben ayuda y que son incapaces de cumplir con sus obligaciones.

El canje de deuda, en el que los acreedores privados aceptarán un recorte del 50 por ciento en el valor nominal de sus tenencias de deuda griega a cambio de dinero y nuevos bonos, también es un prerrequisito para que el país asegure un plan de rescate de 130.000 millones de euros esbozado el año pasado. Grecia y sus acreedores han acordado en general que los nuevos bonos del canje tendrán un vencimiento de 30 años, pero las negociaciones encontraron problemas respecto al cupón y a si el BCE y otros acreedores públicos deben o no aceptar pérdidas en sus tenencias de bonos griegos.

Debe haber un acuerdo sobre la deuda listo en unas tres semanas para que Grecia pueda pagar unos 14.500 millones de euros en deuda antes del 20 de marzo. De otro modo, el atribulado país caerá en una moratoria descontrolada que podría propagarse y provocar caos en toda la zona euro. l (Reuters)

20 de marzo

El acuerdo con los bancos depende de que acepten al menos una quita de 50 por ciento sobre sus bonos de deuda, lo que reduciría la deuda de Grecia en 100.000 millones de euros . Si los negociadores no lograran cerrar un acuerdo, Grecia no podrá pagar un bono de 14.500 millones de euros el 20 de marzo, por lo que entraría en suspensión de pagos.

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario