Edición Impresa

Grecia: Syriza formó gobierno con la derecha nacionalista que gobernó hasta ayer

Volantazo a la izquierda. El partido Griegos Independientes (Anel) es una escisión derechista de Nueva Democracia, que gobernó el país hasta ayer.  

Martes 27 de Enero de 2015

El líder del partido de izquierda Syriza, Alexis Tsipras, vencedor de las elecciones griegas, fue nombrado primer ministro en coalición con el partido nacionalista de derecha Griegos Independientes (Anel). La extraña alianza entre Syriza —sigla en griego de "Alianza de izquierda radical"— y la derecha nacionalista augura una línea dura en las futuras negociaciones con la Unión Euroepa sobre la deuda helena.

La histórica victoria electoral de Syriza del domingo pone en entredicho la política de rigor impuesta por la Unión Europea al país a cambio de 240.000 millones de dólares en cuatro años, desde 2010. En febrero próximo vence el último acuerdo, y Grecia necesita más fondos para no ir al default. Bruselas no ha tardado en avisar al nuevo jefe de gobierno griego de que no existe ninguna intención de borrar la deuda del país, frente a la restructuración que demanda Syriza (ver página 27).

La coalición gubernamental tendrá una mayoría de 162 diputados (149 de Syriza y 13 de Anel) sobre los 300 escaños del Parlamento griego. Anel es una escisión del partido conservador Nueva Democracia del premier saliente Antonis Samaras, provocada precisamente por desacuerdos sobre la deuda y el programa de recortes fiscales y de ingresos exigido por la "troika" formada por la Comisión Europea, el Banco Central Europeo (BCE) y el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Ceremonia laica. El nuevo primer ministro optó por una ceremonia laica para su juramento, en lugar del tradicional juramento religioso. Para su primera salida oficial, eligió una visita muy simbólica: el "muro de los fusilados" de Atenas donde 200 comunistas fueron ejecutados en 1944 por los nazis, un monumento emblemático de la resistencia griega frente al invasor alemán. En su primer discurso tras los resultados electorales, la noche del domingo, Tsipras dijo que Grecia "ha dejado atrás la desastrosa austeridad", al tiempo que mostró su intención de negociar con los acreedores "una solución justa, viable, duradera, que beneficie a todos".

La alianza de Syriza con Anel ha dejado claro que el nuevo jefe del gobierno en Grecia no rela0jará su posición frente a la deuda y la austeridad. "Los griegos avanzan unidos en el respeto de la soberanía nacional", dijo el líder de Anel, Panos Kammenos, destacando el principal valor común de la coalición.

Tsipras, que prometió medidas inmediatas como el aumento del sueldo mínimo de 580 a 751 euros, advirtió que no se conformará con una simple restructuración de la deuda (de 315.000 millones de euros y 175 por ciento del PBI), sino que quiere una reducción clara.

Ahora Grecia, miembro de la zona euro, espera el último tramo de los préstamos acordados antes de fines de febrero. Incluso el pago de sueldos estatales depende de esos fondos europeos.Panos Skourletis, portavoz de Syriza, trató de quitar peso a las alertas frente a un eventual momento de pánico bancario: "El sol brilla, los cajeros automáticos funcionan, y la gente está en el trabajo", comentó. Desde el domingo, el nuevo jefe de gobierno griego advirtió de que la austeridad es cosa del pasado, si bien matizó que estaba dispuesto a negociar una solución. "No podremos evitar una renegociación (de la deuda), la cuestión será cómo abordarla: plazos, montos, ambas cosas", confió a AFP una fuente europea en Bruselas.

Aliados: de Hollande a Evo. Su principal desafío del gobierno griego será encontrar aliados entre los miembros de la zona euro, aunque ya le han salido algunos, como Francia, donde el presidente François Hollande invitó a Tsipras a visitar "rápidamente" París. Hollande, felicitó a Tsipras el domingo, aunque recordó que Grecia debe "respetar" los "compromisos asumidos". Sin embargo, Hollande reconoció que las políticas de austeridad han sido "dolorosas". Desde España llegó el reiterado apoyo de Podemos. "Ha vuelto a salir el sol, un sol de esperanza", aseguró Pablo Iglesias. Tsipras e Iglesias comparten el rechazo a la austeridad y unas ideas económicas que asustan a los mercados. "La soberanía no puede estar en manos del Bundesbank ni la troika", proclamó Iglesias. Es una "magnífica noticia" que en Grecia ya no haya "un delegado de Angela Merkel", dijo.

Las solidaridades también llegaron de la izquierda radical que gobierna algunos países de América latina. El presidente de Nicaragua, el sandinista Daniel Ortega, celebró el triunfo de Tsipras, y consideró que "abre caminos de esperanzas para los seres humanos en Europa y en el mundo. Sus desafíos son inmensos, compañero Alexis, pero también cuenta usted con el respaldo mayoritario del gran pueblo griego,", afirmó Ortega. También el presidente de Bolivia, Evo Morales, felicitó al flamante primer ministro de Grecia. Ambos acordaron visitas recíprocas a La Paz y Atenas, según la ministra de Comunicación boliviana Marianela Paco. "El presidente Morales conversó por teléfono con Alexis Tsipras, y lo felicitó por su contundente triunfo, una luz de esperanzas en Europa", dijo. También precisó que ambos líderes acordaron "realizar visitas oficiales y de hermanamiento entre ambos pueblos antiimperialistas".

Felicitaciones argentinas

El gobierno argentino felicitó a Syriza y consideró que es una “esperanza para los pueblos de Europa porque revela que hay políticas alternativas viables que rechazan el ajuste”. Además, “será una oportunidad para profundizar las históricas y excelentes relaciones entre ambos países y sus pueblos. La presidenta, el pueblo y el gobierno felicitan al pueblo griego por la jornada democrática que protagonizó ayer y al partido Syriza, el vencedor en los comicios”.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario