Edición Impresa

Granadero Baigorria comienza a construir su planta procesadora de residuos

El proyecto forma parte de un plan más ambicioso, que apunta a la separación en origen y a disminuir la generación de desechos. Tendrá capacidad para cien toneladas diarias.

Domingo 23 de Febrero de 2014

El municipio de Granadero Baigorria comenzará a construir en estos días una planta de procesamiento de residuos sólidos urbanos, de dimensiones y operatividad sólo comparables con las que funcionan en Rosario y Rafaela. Con una inversión de 10 millones de pesos y un plazo estimado de diez meses de concreción, el espacio tendrá capacidad para procesar cien toneladas diarias de residuos, cinco veces más que las 20 toneladas que genera la ciudad, lo que podrá convertirla en un centro de referencia regional.

La idea comenzó a gestarse desde hace algunos años, cuando Alejandro Ramos asumió como intendente, y germinó la intención de terminar con la disposición de la basura, toda mezclada, a cielo abierto.

Según explicó a La Capital Esteban Giandomenico, coordinador del área de Medio Ambiente municipal, el objetivo a la larga es terminar con la cultura de poner toda la basura en una sola bolsa y comenzar a separarla en origen. "No todo es residuo. La basura se puede separar, clasificar y darle un tratamiento para su reutilización", explicó el funcionario.

Después de varias reuniones con la Secretaría de Ambiente de la Nación, que tiene un programa específico de residuos sólidos urbanos, se logró el financiamiento para comenzar la obra, y esta semana se firmó el contrato con la empresa Desarrollo de Equipos Industriales SA (Deisa), de Rafaela, que está llevando adelante la mayor parte de los proyectos de este tipo en la región.

Giandomenico recordó que el proyecto se planteó en dos etapas iniciales. La primera consistió en la compra de camiones, una chipeadora (trituradora de residuos verdes) y una prensa para plásticos, anticipando ya que el objetivo era avanzar en un sistema más complejo. La segunda etapa es la planta de clasificación y tratamiento que aborde con mayor alcance el procesamiento de los residuos.

La planta. La planta estará ubicada al oeste de la ciudad, detrás de las vías del ferrocarril Belgrano en un terreno privado con cuyos dueños el municipio ya firmó el contrato correspondiente. El espacio consistirá en un galpón de 60 por 15 metros, con administración, vestuarios, comedor, salón de usos múltiples, garita de ingreso, barrera forestal, una balanza para camiones y la planta propiamente dicha. Allí funcionará la cinta de transporte de las bolsas, que serán abiertas por el personal encargado de separar los distintos tipos de residuos, para procesarlos en otra cinta.

Un tromel separará los residuos orgánicos de los inorgánicos, y éstos últimos se clasificarán manualmente. Además, la planta contará con una prensa y una trituradora de plástico, ya que este material puede tener distinto procesamiento. El plástico reciclable se vende para otros procesos productivos, igual que el vidrio. Para esto, el municipio proyecta convenios con distintos compradores. En cuanto a los residuos orgánicos, un porcentaje se utilizará para compostaje.

Está previsto que la mano de obra esté cooperativizada, a través de instituciones formadas por gente que ya trabaja en esta actividad, mientras que el municipio ejercerá el control en la planta a través de una sociedad público privada. Se estima que en un principio trabajarán entre 20 y 40 operarios.

Proyecto regional. Granadero Baigorria genera hoy un promedio de 20 toneladas diarias de basura domiciliaria, que van a parar al único relleno sanitario autorizado en la zona, ubicado en Ricardone. En la actualidad, el único procesamiento diferencial que hace la ciudad es el de los residuos verdes.

La planta tendrá capacidad para procesar 100 toneladas en un día. Esto no sólo responde a una previsión de crecimiento de la ciudad, sino también a la posibilidad de convertir al lugar en un centro referencial regional, que podría incluso recibir parte de los residuos de Rosario. “Estamos pensando en un parque ecológico regional, y no se descartan convenios con municipios cercanos”, afirmó el coordinador de Medio Ambiente.

    El proyecto, no obstante, forma parte de un plan de más largo alcance, que es el de la separación de la basura en origen, algo que requiere de un lento cambio cultural. En un primer paso, se trabajará por áreas y por tipo de residuos. El municipio instalará como prueba piloto islas de separación en lugares emblemáticos como el parque Eva Perón, la plaza del Bicentenario y la costanera Bont Vivant, y comenzará con un plan de educación en escuelas, vecinales y el Núcleo del Acceso al Conocimiento.

    La idea es que a la larga todos los vecinos separen los residuos, ya sea en bolsas distintas o en días diferenciados para cada tipo de residuo, explicó Giandomenico. No existe como proyecto la contenerización de la ciudad.

    Una tercera etapa del proyecto prevé trabajar con otros tipos de residuos, como los tecnológicos y los acumuladores. Para eso, también se piensa en incorporar nuevas tecnologías para el tratamiento específico de estos desechos.

   Mientras tanto, el municipio sigue adelante con el trabajo de reciclado de aceite vegetal usado por grandes generadores, que se acopia y se traslada a una planta de biocombustible. Desde julio de 2013 ya se trataron 150 mil litros de aceite de distintas localidades, y en Baigorria se recogen 2 mil litros mensuales. Se está apuntando ahora a la recolección domiciliaria.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario