Edición Impresa

"Gracias a los facilitadores, tenía trabajo", se quejó una trabajadora sexual rosarina

Victoria tiene una página en Facebook donde reivindica la prostitución. "Queremos que no haya trata y se deje trabajar a las chicas tranquilas", reclamó la joven que trabajó en el Palacio de Berlusconi y La Rosa.

Martes 14 de Octubre de 2014

Con el cierre del sexy bar La Rosa y la detención de Juan Cabrera, por promoción y facilitamiento de la prostitución, en mayo del año pasado, muchas de las trabajadoras sexuales no pudieron o no quisieron reconvertir su actividad. Ahora, la detención del responsable del portal Supergatitas.com, David Trigueros, agravó el panorama. Las jóvenes que se dedicaban a esta actividad vieron descender sus ingresos sensiblemente y denuncian que sus situación económica es preocupante. Una de ellas es Victoria, quien tiene un sitio en Facebook "dedicado al respeto de las meretrices argentinas y del mundo".

La joven estuvo dos años en el Palacio de Berlusconi y tres en La Rosa. Cuando ambos locales, a cargo de Cabrera, fueron clausurados "no tenía cómo pagar el alquiler", dijo para agregar: "Me tuve que ir a vivir a lo de una amiga, en su casa hago masajes, ya que tengo algunos cursos hechos y con eso le ayudo con los gastos, pero ya no tengo lugar propio ni plata que me sobre", comentó.

—¿Hoy ejercés la prostitución?

—No. Me tuve que ir de mi casa por falta de pago y, si me hubiera quedado trabajando, habría sido para problemas con los vecinos y con clientes. Hay gente que ha querido agredirme y no tenía vigilancia de seguridad para cuidarme.

—¿Cómo te afectó la persecución a los facilitadores de la prostitución?

—Gracias a esos "facilitadores" yo tenía trabajo. Pero, el problema con la ley y las mentalidades huecas no es el facilitamiento del trabajo, sino la prostitución en particular.

—¿Pensás que la figura del proxeneta era positiva para vos?

—La mayoría lo elegíamos. No estábamos en desacuerdo. Todos los empleadores te sacan dinero de alguna manera, te estafan o explotan haciéndote cumplir horas enteras sin pagarte extra y teniéndote en negro. Pero nadie hace nada respecto a eso. El problema es sólo con la prostitución.

—¿Y ahora quién te cuida?

—Nadie.

—¿Que cambios deberían hacerse?

—Legalizar los privados y cabarets, que se aseguren con el Instituto Municipal de la Mujer, aunque La Rosa lo hacía y no sirvió de nada. Que no haya trata y que se deje a las chicas trabajar tranquilas, en esos lugares que eran seguros y no molestaban a nadie. Que podamos estar en blanco y aportar a la Afip lo que corresponda. Ojalá algun concejal se anime, ya que defender la prostitución te deja mal parado y no todos dan la cara para ponerse de nuestro lado.

—¿Cuánto ganabas antes y cuánto ahora?

—Antes, ganaba aproximadamente entre 20.000 y 25.000 pesos. Ahora. sólo 6.000 pesos. Es un cambio traumático.

—¿Cuánto le dejabas a quien te cuidaba o te daba trabajo?

—No voy a dar a detalles de lo que hacia con mi dinero, una es libre de dejarle la mitad, el 20, 30 o el ciento por ciento a quien se le dá la gana. Los moralistas no tienen que venir a decirme qué debo o no con mi plata.

—¿Qué les pedirías a los concejales y la intendenta?

—Que, así como se pusieron las pilas para arruinarnos la vida a nosotras, se pongan las pilas para hacer valer la ley de maltrato animal número 14.346, que existe, por si no lo sabían.

LaCapital tomó contacto con otra chica que dejó de ejercer la prostitución. la joven indicó que está conectada con las "30 que trabajaban y hoy 20 ya no lo hacen ".

Más caros. Uno de los datos que aportó a esta problemática es cómo la causa Supergatitas.com encareció el costo de los avisos que las trabajadoras sexuales, trans, travestis y escorts colocan en el resto de las páginas de internet que se dedican al rubro. "Si estás en la parte VIP o destacada, te pueden pedir 1.000 pesos al mes, o bien 700 pesos", comentó la joven de 27 años.

Estas webs se anuncian como páginas de contactos entre adultos mayores de 18 años, donde sus clientes promocionan servicios de compañía y shows privados bajo la leyenda: "No siendo responsable de lo que suceda en la intimidad de nuestros anunciantes y sus clientes. No se proporciona lugar de trabajo, no se reciben porcentajes, ni se obliga a que publiciten".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario