Edición Impresa

Goles, despedida y “good show”

Newell’s: victoria, despedida y fiesta. Todo un combo en la nublada tarde-noche sabatina para que los hinchas que colmaron el Coloso disfrutaran de la última presentación del equipo.

Domingo 11 de Mayo de 2014

Newell’s: victoria, despedida y fiesta. Todo un combo en la nublada tarde-noche sabatina para que los hinchas que colmaron el Coloso disfrutaran de la última presentación del equipo. Pero también la de Gabriel Heinze, quien colgó los botines en su casa. El lugar donde nació futbolísticamente para desarrollar una carrera notable, envidiable y casi inimitable (ver página 2). Los rojinegros querían ponerle el moño al Final, de la mano de Lunari, con un triunfo ante su gente y lo lograron con un contundente 4 a 2 frente al descendido All Boys. Aunque tuvieron que superar algunos momentos de zozobra en el medio, después sí todos pudieron disfrutar de la jornada festiva que tuvo varios condimentos, hasta la vuelta de Maxi Rodríguez, con gol incluída.

   Ñuls madrugó a un equipo que llegó a jugar para cumplir. Apenas se habían jugado 120 segundos cuando rompió el cero con un remate fuerte y cruzado de Ponce. La fiesta iniciada en la previa con la despedida del Gringo continuaba en el duelo, en el que la Lepra encontraba todas las facilidades.

   A pesar de que no había mucho en juego, más allá del honor, también se jugaba con dureza (el que pegó primero fue Heinze atendiendo a Calleri). Newell’s controlaba y mandaba hasta que Arciero disparó desde afuera del área, la pelota rebotó en el Gringo y se coló por encima de la humanidad de Guzmán: 1 a 1 y era sorpresa.

   Pero enseguida el anfitrión acomodó las cosas cuando Castro tocó una bocha por encima de Cambiasso para dejarlo solo a Ponce para que defina. Y a los 38’ apareció la tranquilidad con un sombrerito de Castro a Cambiasso con un toque exquisito y después de cabeza mandó la bocha a la red. Notable definición para hacer delirar a un estadio que estuvo pintado de rojo y negro para intentar emocionar a una de las grandes figuras a nivel mundial, y también al equipo.

   All Boys apenas si llegó a ser un partenaire de la fiesta armada en el Parque. Con dos protagonistas principales: Newell’s y Heinze. Y se le agregaba Trezeguet, que también se despedía del Coloso, aunque se quedó con las ganas de ingresar.

Pero como en todo festejo, el Albo metió la nariz, puso el 3-2 a través de Calleri -tras un horror defensivo de Lazzaroni-, lo que generó una ola de incertidumbre.

   Los gritos ya eran contenidos. All Boys, con lo poco que tenía, estuvo cerca de igualar. Pero en el momento más complejo para el leproso Maxi Rodríguez selló el triunfo y archivó las dudas para darle paso a la celebración.

   Newell’s le dijo adiós al torneo ganando en casa. Y Heinze se despidió a pura emoción.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario