La Ciudad

Gastronómicos piden ampliar su actividad y la provincia lo analiza

Quieren trabajar hasta las 3 los fines de semana y subir el aforo al 75%. El gobierno estudia lo anunciado por Nación para definir si extiende.

Miércoles 22 de Septiembre de 2021

Luego de los anuncios de flexibilizaciones hechos por Nación, los gastronómicos rosarinos pidieron habilitar la actividad corriendo el límite horario y el de aforo. Creen que los casos diarios han bajado considerablemente en la región y eso no se vio reflejado en ampliaciones a las restricciones, por lo que piden trabajar los fines de semana al menos hasta las 3 y con la capacidad al 75 por ciento adentro de los locales.

Sin embargo, y a pesar de que el gobierno anunció una vuelta al aforo del 100 por ciento en las actividades económicas en lugares cerrados, en Santa Fe todo seguirá sin cambios al menos hasta el 1 de octubre. Por ahora no hay decreto nacional, y cuando esté, faltará la adecuación provincial. Por ejemplo, hasta ayer estaba liberado aforo del 70 por ciento a nivel país, pero la provincia lo había dejado en 50 por ciento.

El actual mandato de la provincia para el sector es que viernes, sábados y víspera de feriados el último cliente ingrese a la 1, y a las 2 quede el salón vacío, con el cierre definitivo a las 2.30. El resto de la semana, el último ingreso es a las 0, y los comensales deben retirarse a la 1. En el interior de los locales puede haber hasta 8 personas por mesa. En el exterior, hasta 10, con distancia entre mesas de 1,2 metro.

En efecto, desde que comenzó a correr la última disposición, frente a la baja del número de casos y mirando la experiencia de otras provincias, la Asociación Empresaria Hotelero Gastronómica de Rosario (Aehgar) ya venía solicitando al ministro de Gestión Pública, Marcos Corach, que extienda el límite de cierre de domingo a jueves hasta las 2, y los fines de semana hasta las 3, más el 75 por ciento de aforo.

Entre Ríos, Córdoba, Capital Federal y provincia de Buenos Aires ya han liberado todo. Santa Fe quedó muy relegada en términos de ceder horarios, el gobierno provincial tiene que reaccionar. Somos cautos, y tenemos en cuenta que esto depende de que en los tiempos que vienen no haya ningún disparador sanitario como hasta ahora”, explicó Carlos Mellano, presidente de Ahegar.

Ante el nuevo panorama, la provincia se tomará unos días para estudiar los cambios anunciados por Nación, y las modificaciones seguramente sobrevendrán tras la finalización de la validez del último decreto, cuando comience el próximo mes. “Primero vamos a esperar a ver la norma nacional. En principio, hasta el 1 de octubre seguimos sin modificaciones. Va a estar bajo análisis, pero todavía no hay detalles”, adelantó ayer en off una fuente del gobierno de Omar Perotti ante la consulta de La Capital.

Actualizar protocolos

Los empresarios del sector coinciden en que es momento de les otorguen la extensión horaria, con el fin de recuperar parte del terreno perdido y generar un alivio económico al sector en vista a la afectación que vivió estos largos meses de pandemia. Consideran que es preferible que las personas estén en un restaurante o un bar, ya que el cierre prematuro está llevando a que los jóvenes sigan las reuniones sociales en las casas, sin protocolo.

Mientras tanto, siguen trabajando en un cambio de protocolo, porque el que se había instrumentado en un primer momento ha quedado desactualizado por el conocimiento que se tiene ya del virus, y por el avance de la vacunación. Entre otros puntos, se ha quitado el registro para trazabilidad, se permitió que los clientes se acerquen a las barras, se pueden usar manteles, y se han achicado las exigencias para que sea más fácil de aplicar y controlar. “Hoy por las cosas que se han probado, ha quedado reducido a la ventilación cruzada, el aire libre, y usar barbijo en lugar cerrado cuando la gente se para, más la higiene con alcohol”, apuntó Mellano.

La situación actual que atraviesan los locales gastronómicos es mejor que hace unos meses, pero siguen con dificultades desde lo económico por el nivel de pasivo acumulado por los comercios de la ciudad, y por las limitaciones que aún siguen teniendo. Además, dada la finalización entre la 1 y las 2, se concentra toda la salida de público en el horario de finalización de la actividad, y eso produce un cuello de botella en el servicio de taxis.

Sin limitaciones, pero con cuidados

Desde el sector de la Unión Gastronómica de Rosario (Ugar), en tanto, pidieron abrir las 24 horas y sin límite de aforo. “Estamos pidiendo el fin de las restricciones. Es lo que pasó en todo el mundo con este grado de vacunación, y sabiendo que hoy el Covid ocupa solo 5 por ciento de las camas críticas”, dijo un vocero de la organización.

Pero también propusieron reuniones con las autoridades y expertos para desarrollar medidas que permitan seguir cuidando a los clientes y respetando protocolos que sigan vigentes. “Tampoco queremos que esto sea un caldo de cultivo que paguemos cuando termine el verano”, espetaron.

Entre las precauciones, mencionan lo que puede aprenderse de otros países en esta nueva etapa en cuanto a higiene, comunicación de consejos y prevención a través de los menúes que se leen por QR en el celular, controles de temperatura que ayuden a evitar ingresos no deseados, evaluar pasaportes sanitarios para ingresos a eventos, y todo lo que potencie los cuidados y en especial, la vacunación.

“Todos queremos que esto termine, pero para eso hay que ser muy conscientes y responsables, porque hay una nueva variante, la Delta, dando vueltas”, indicaron los gastronómicos.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario