Edición Impresa

Gastronomía, nueva dieta: más promos ante la caída de las ventas

Estimaron que bajó un quince por ciento el consumo en el primer trimestre. Algunos ya incluyen ofertas hasta para compartir tragos. Igual abrirán más locales.

Lunes 25 de Abril de 2016

El sector gastronómico en Rosario sufrió una caída promedio del 15% de sus ventas en el primer trimestre del año. En algunos casos ese porcentaje es sustancialmente mayor y analizan cómo seguir con los tarifazos en la energía como mazazo adicional. En el centro y Pichincha el impacto es algo menor. Bajaron la cantidad de comensales y los montos por ticket. Hay zonas que dejaron de trabajar de lunes a jueves, otros aseguran que la clientela los visita entre el 10 y el 20. Aparecen nuevas fórmulas para captar y sostener los negocios. Así se desprende de un relevamiento con empresarios del rubro.
  “No es homogénea la caída de ventas. Hay un día que trabajas muy bien y otro muy mal. Y es consecuencia del estado de ánimo de la gente”, aseguró Rodrigo Pastor, titular de la Asociación Empresaria Hotelero Gastronómica y Afines de Rosario (Aehgar).
  No existe hoy franja horaria que no exista una guerra de promociones. Desde el desayuno hasta la madrugada se ofertan menúes y “happy hours”. Pero con el cinturón cada vez más apretado los comercios agudizan fórmulas de marketing y precios para mantener volumen de negocios. Lo que antes era un iniciativa de los comensales de compartir un plato ahora lo institucionalizan bares y restaurantes incluyendo en la carta hasta “tragos” pensados para tres o cuatro personas.
  Reinaldo Bacigalupo, socio en varios emprendimientos gastronómicos y presidente de Mercado Pichincha —la entidad que agrupa al sector en esa zona de la ciudad—, señaló que “la gente se cuida más y vimos que cada vez compartían más el consumo de comida y bebidas, y de allí que incluimos en las cartas «degustación» de postres para que puedan comer tres personas y copones con tragos con sorbetes para que pueda ser consumido en grupo”.
  Los bares y restaurante que viven, en algún grado del público que circula por los teatros del centro, reconocieron que a lo “flojo” que ya venían con las ventas, se sumó que algunos espacios culturales iniciaron más tarde la temporada y con menos funciones. Los productores de espectáculos le buscan la vuelta con promociones propias, a través de la tarjeta Beneficios de La Capital o pagos en cuotas de las entradas. Los precios en algunos shows internacionales superan los mil pesos.
  Ariel Vergara, titular del bar que está en teatro El Círculo y socio en la parrilla Del Centro, señaló que “el 2016 no arrancó como los últimos años, la gente consume menos. Se ve que en lugar de un plato cada uno comparten una pizza”.
  “La gente busca mucho las promociones y se convirtió en una ayuda para los comercios porque las personas que sientan más tranquilas sobre lo que van a gastar, porque se ajustan pero la intención es de seguir saliendo”, añadió un empresario de Paseo Pellegrini, quien añadió que eso que ve en que salen pero “no toman postre o dejan de consumir una segunda bebida”.

Se vienen nuevas aperturas. Pese a la sobreoferta que todos los actores reconocen que existe en el sector y con perspectivas de un mayor ajuste en los hojalillos del cinturón —por los tarifazos e inflación— tanto comerciantes como consumidores, en la ciudad avanzan las obras para la apertura de varios emprendimientos gastronómicos de envergadura, principalmente en Pichincha, donde el glamour se mantiene aunque cada vez se ven más personas con el paquetito de comida con las sobras en la mano.
  Los gastronómicos consultados en la zona reconocieron que bajó claramente la venta de lunes a jueves. En Pellegrini, “el principio de mes arranca más tarde y termina más temprano”, graficó un histórico del sector sobre el trabajo. “Cada vez se ve compartir más una pizza de ocho porciones y sólo una cerveza entre tres personas”, agregó.
  Los mozos también lo notan en la propina, que en no pocos casos “es con lo que vivimos en la diaria”, apuntó uno de ellos con más de 15 años en el rubro.
  Los bares y restaurante céntricos consultados reconocieron que crece la competencia con el consumo “al paso” que ofertan cada vez más kioscos con tartas, empanadas y sandwiches.
  Según la cámara que agrupa al sector en Rosario hay registrados unos 1.400 negocios abiertos. La rotación se mantiene en el rubro, pero poco a poco crece la concentración en el sector, a través de cadenas, franquicias o bares temáticos, asociados en el último tiempo al desarrollo de negocios de cerveza artesanal nacidas en Bariloche o Mar del Plata.

M.C.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario