Edición Impresa

Galassi: "La reforma que aprobó el Senado está lejos de las expectativas"

Galassi admitió que esperaban mayor volumen recaudatorio pero que el texto "es mejor que nada". El ministro dijo que el Ejecutivo seguirá cumpliendo con "todas las responsabilidades".

Domingo 15 de Julio de 2012

"Seguiremos como hasta ahora", respondió el ministro de Gobierno, Rubén Galassi, cuando LaCapital le preguntó cómo hará el gobierno para arreglárselas como menos plata de la que esperaba. La Nación volvió a reducir sus envíos de fondos coparticipables y la recaudación provincial no aumentará por ahora. Ese como "hasta ahora", acota con dramatismo, "es pagar sueldos y hacer funcionar los servicios básicos con mucho esfuerzo".

Aún así y pese a que la mayoría justicialista en el Senado provincial le mochó casi el 50 por ciento de lo que la administración de Antonio Bonfatti pensaba recaudar con la reforma tributaria, el ministro se muestra, sorprendentemente, casi conforme: "Está lejos de la expectativa pero es mejor que nada", dirá de la reforma que tiene media sanción que ahora espera, con impaciencia indisimulada, que Diputados convierta en ley en el transcurso de agosto.

La corrección política de Galassi tiene una valiosa razón de ser. Una instancia no deseada por la Casa Gris tras el retorno de los diputados del receso invernal es que introduzcan nuevas modificaciones a lo aprobado por el Senado. Pero ciertamente el peor escenario es que para entonces se hubiere diluido el consenso acordado con los senadores.

En Diputados el socialismo tiene sólo 3 diputados los restantes 22 oficialistas pertenecen a los demás partidos que integran la coalición de gobierno pero el problema en esa Cámara es la interlocución con la oposición peronista fragmentada en 9 bloques. La Casa Gris tiene que resignarse a que sólo un milagro evitaría que allí no quieran introducir cambios. Si así ocurriera, impedirá que la ley se pudiese sancionar de inmediato porque el protocolo legislativo requiere que cuando una Cámara introduce modificaciones a un proyecto venido en revisión éste deba retornar a la Cámara que le diera la primera media sanción.

¿Qué hacer? Que la Cámara de origen, que en este caso es el Senado, insista con su mismo proyecto rechazando las reformas de la otra Cámara. Un paso para el que se necesitan dos tercios del cuerpo y que el consenso logrado con la oposición lo otorga sobradamente. Pero el ministro no quiere avanzar en ello por ahora.

"La reforma —dijo— está lejos de las expectativas que nos habíamos planteado cuando enviamos el mensaje pero también es verdad que es mucho mejor que si no se hubiese aprobado nada".

—¿Cómo miden el impacto?

—Habíamos planteado una reforma que, anualizada, representaba un incremento de recaudación de 1.500 millones y lo que hoy tiene sanción del Senado nos estaría permitiendo un ingreso de alrededor de los 900 millones.

—Con lo que hay 50 por ciento menos?

—Respecto de lo proyectado, así es. Pero tenemos que entender que tenemos una realidad particular que es ser la minoría en las dos Cámaras, y eso nos exige consensuar cada iniciativa.

—¿Eso lleva al proyecto que se voto?

—Sí. Lejos de la expectativa pero mejor que nada, insisto.

—O disimula o no se lo nota amargado por el resultado.

— Ni una ni otra, tenemos una situación compleja, como la tiene el país y casi todas las provincias, muchas en situaciones mas serias que la nuestra. Entonces asumimos la realidad con mucha seriedad y responsabilidad.

— ¿Lo que salió es una reforma o un aumento de impuestos?

—Ese interrogante lo ha planteado el diputado (Luis) Rubeo.

—¿Entonces?

—Ahora vienen los días de analizar en profundidad lo votado y de la misma manera que el Ejecutivo envió un proyecto y los senadores lo analizaron e introdujeron modificaciones, lo que hay que hacer es ponerse a trabajar y en agosto votar una reforma. Lo que no se puede hacer es no darle tratamiento.

—¿El gobierno tiene apuro?

—Lo hemos venido diciendo todos los días, por eso confiamos en que los diputados no bien regresen del receso traten el proyecto. Esto será en el transcurso de agosto.

—Si lo aprueban en agosto, regirá sólo para los últimos cuatro meses del año.

—En caso de que se apruebe en agosto va a haber que modificar gravámenes para que impacten en los últimos cuatro meses únicamente. Eso no pasa con los inmobiliarios, cuyo cobro se realiza en cuotas a lo largo del año y aún resta emitir una cuota. Las cifras de recaudación son anualizadas y lo que hay que hacer es aplicar su proyección de cuánto del total de eso, alrededor de 900 millones se percibirían en cuatro meses.

—Eso si Diputados no introduce modificaciones, ¿y si lo hace?

—En ese caso deberá retornar al Senado, donde se votó con unanimidad. Pero eso es especulación, ahora viene una etapa de análisis técnico.

—¿Cómo seguirán con menos plata?

—Como hemos hecho hasta ahora.

—Es decir?

—Con mucho esfuerzo pero se han cumplido las responsabilidades principales del Estado. Esto es, pago de sueldos, funcionamiento de escuelas, hospitales, etcétera. Se ha hecho más lenta la marcha de obra pública. Vamos a trabajar en el endeudamiento comprometido (400 millones que el Senado aprobará en agosto). Puede ser para obras a la largo plazo o estructurales que, además de ser beneficiosas para muchos lugares, son del tipo de obras que pueden tener financiamiento externo.

 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario