Edición Impresa

Funcionaria de Bush admite torturas en Guantánamo

Washington. — Una funcionaria de la administración del presidente estadounidense George W. Bush admitió por primera vez públicamente la aplicación de torturas en el campo de detención de Guantánamo.

Jueves 15 de Enero de 2009

Washington. — Una funcionaria de la administración del presidente estadounidense George W. Bush admitió por primera vez públicamente la aplicación de torturas en el campo de detención de Guantánamo.

Susan J. Crawford, responsable de la presentación de cargos contra los presos de Guantánamo, dijo al Washington Post que decidió no presentar acusación contra el saudí Mohammed al Qahtani tras comprobar que había sido sometido a tortura durante el interrogatorio.

"Nosotros (Estados Unidos) torturamos a Qahtani", sentenció Crawford en entrevista con el diario. En repetidas ocasiones, incluida una entrevista con la cadena de televisión CNN el martes, Bush aseguró que "Estados Unidos no tortura".

"Yo estoy cómodo con lo que hicimos y sé que era necesario para proteger el país", afirmó Bush. "Todo lo que hicimos fue..., sabe, tenía opiniones legales para respaldarlo".

Crawford dijo que Al Qahtani, quien supuestamente participó en los preparativos de los atentados terroristas del 11 de septiembre de 2001 aunque desde afuera de los EEUU, durante un largo tiempo fue mantenido incomunicado, sometido a privación del sueño y expuesto a temperaturas muy bajas, por lo que su vida llegó a correr peligro.

Además, Crawford dijo que Al Qahtani fue amenazado con un perro militar y que el preso fue obligado a ponerse ropa interior femenina y a comportarse como un perro adiestrado para el circo.

Seguidilla. "Este no fue un acto particular, fue simplemente una combinación de cosas que tuvieron un impacto médico en él, que dañaron su salud. Fue abusivo e innecesario. Y coercitivo. Claramente coercitivo. Fue ese impacto médico lo que me hizo cruzar la línea" para llamarlo tortura, afirmó.

Al Qahtani, que sigue detenido en Guantánamo, estaba llamado a ser el "secuestrador número 20" de los aviones que los terroristas estrellaron contra las Torres Gemelas, en Nueva York, y el Pentágono, en Washington.

En mayo de 2008, Crawford decidió no presentar cargos contra Al Qahtani, en contra de la petición oficial del gobierno estadounidense. En cambio, sí lo hizo contra los otros cinco acusados, Jalid Sheij Mohammed, Ramzu Bin al-Shibh, Ali Abd al-Aziz Ali, Mustafa Ahmed al-Hawsawi y Walid Bin Attash, para los que pidió la pena de muerte.

A pesar de su decisión, Crawford se mostró convencida de la culpabilidad de Al Qahtani. "No tengo dudas de que habría estado en uno de esos aviones si hubiera accedido al país en agosto de 2001". l (DPA)

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS