Edición Impresa

Fumigaciones: entregaron 25 mil firmas para que se apruebe una ley regulatoria

Santa Fe.— Aunque estuvo lejos de haber sido una de las manifestaciones sociales más numerosas de entre las que se reúnen para peticionar frente a la Legislatura provincial, no le faltó...

Viernes 31 de Agosto de 2012

Santa Fe.— Aunque estuvo lejos de haber sido una de las manifestaciones sociales más numerosas de entre las que se reúnen para peticionar frente a la Legislatura provincial, no le faltó contundencia a la presencia de unos dos centenares de representantes de la campaña "Paren de Fumigarnos" que ayer fueron a entregar a los senadores un petitorio firmado por 25 mil santafesinos y más de 110 instituciones gremiales, escolares, de las iglesias, entre otras.

Lo que ayer buscaron y así lo enfatizaron en la presidencia del cuerpo adonde fueron recibidos por el titular pro témpore del cuerpo, Alberto Crosetti, es que el proyecto con modificaciones a la ley que regula las fumigaciones de agrotóxicos no vuelva a perder estado parlamentario y contemple 2 prohibiciones sin las cuales seguirá careciendo de eficacia, que es lo que hoy pasa.

En primer término exigen que se prohíban definitivamente las fumigaciones aéreas en la provincia. Argumentan que el esparcir venenos al aire y a alturas variables no permite ninguna clase de control respecto del área a la que termina extendiéndose toda vez que éstas dependen no sólo de los planes y de las pericias del aviador sino además de las condiciones climáticas.

El segundo requisito planteado es que el área de exclusión para fumigaciones con agrotóxicos se amplíe a por lo menos 800 metros alrededor de las zonas urbanas como medida para resguardar la salud de la gente.

Cantidades.En relación a los problemas que ocasionan los agroquímicos, como el glifosato, en las personas, el ambientalista Carlos Manessi del Centro de Protección a la Naturaleza indicó que "el glifosato se usa en cantidades astronómicas. Son 250 millones de litros que se utilizan en la agricultura de hoy, y que eso va a impactar en la gente por las cantidades. Si bien el glifosato está considerado como uno de los herbicidas más benignos, lo que nos asustan son las cantidades. Se están usando 500 millones de litros por campaña en la Argentina en la agricultura y eso indefectiblemente tiene que llegar a impactar en la salud de las personas como sucede".

Con respecto al impacto en los ciudadanos tanto de las ciudades como de las zonas urbanas, Manessi señaló que "se está tomando conciencia. Cuando largamos la campaña "Paren de Fumigarnos", hará siete años, era la soledad total. Pero a partir de ahí se fue generando una conciencia y hoy podemos decir que en la sociedad santafesina existe esta cuestión de que muchas de las enfermedades que están sucediendo tienen algo que ver con lo que pasa en el campo. Hay estudios de esto. El Ministerio de Salud provincial constató que en 4 meses que no se fumigó bajaron las consultas médicas un 80 por ciento y ellos lo atribuyen a la falta de fumigación".

Carteles. "Basta de fumigarnos" rezaban los carteles que ayer portaron los manifestantes y entre éstos sobresalía una pancarta con una foto por demás elocuente: una criatura con evidentes signos de padecer alguna enfermedad que, se supone, estuvo causada por alguna intoxicación por fumigación.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario