Edición Impresa

Fuerte Apache: Le imputan tres homicidios, entre ellos el de un ladero del "Pájaro"

A Jonatan G, apresado por matar a un hombre de 38 años hace 9 días, lo acusaron del asesinato de Lisandro Mena, íntimo del líder de los Cantero.  

Martes 22 de Abril de 2014

Un joven detenido la semana pasada por el homicidio de un vecino de Fuerte Apache —dos días antes del desembarco de Gendarmería Nacional en ese barrio jaqueado por disputas y muertes violentas— quedó acusado de otro crimen resonante: el de Lisandro Mena, un ladero del asesinado líder de Los Monos Claudio "Pájaro" Cantero que fue acribillado cuando iba en moto frente al Casino el 24 de diciembre pasado. En ese mismo acto judicial el detenido fue responsabilizado por una tercera muerte, la de Federico Manattini, un muchacho que esperaba el colectivo y fue atropellado por Mena cuando éste perdió el control de su Honda Titán al ser alcanzado por cuatro balazos.

El acusado de esos tres homicidios se llama Jonathan Adrián G. y tiene 19 años. Fue detenido a las 22 del jueves cuando agentes de la Brigada Motorizada observaron en zona sur a dos chicos sospechosos en una moto de alta cilindrada y los persiguieron hasta Flammarión y Lamadrid. G. iba como acompañante en la moto y quedó preso porque sobre él pesaban dos pedidos de captura a pedido de fiscal jefe de la Unidad Especializada en Homicidios Dolosos, Adrián Spelta.

Según se informó entonces, lo buscaban por el crimen de Alberto Santiago Fernández, de 38 años y baleado en Fuerte Apache el pasado 13 de abril en el medio de una disputa de la que no era parte; y el de Esteban Antonio Gálvez, de 36 años y herido el 4 de marzo cuando jugaba con una nena en Juan Canals al 2600 y una bala disparada por dos muchachos le atravesó el tórax. Sin embargo, el viernes pasado G. sólo fue imputado del primero de esos dos crímenes.

Detrás de esos ataques se perfiló una saga de rivalidad entre bandas que comenzó con el asesinato de Adrián Oscar Ledesma, el 14 de septiembre, y que también se cobró la vida de Melani Desiré Navarro, una nena de 5 años que el 21 de enero jugaba en la calle y recibió un tiro en la cabeza. A dos días de la detención de Jonathan G., el sábado se desarrolló un operativo de magnitud en el barrio, donde unos 350 efectivos de Gendarmería Nacional y la policía provincial realizaron una decena de allanamientos, incautaron armas y detectaron un desarmadero ilegal.

Puesto a rendir cuentas, el joven detenido afrontó una primera audiencia imputativa el viernes. Quedó acusado como autor del homicidio de su vecino Fernández. Ese delito se consideró agravado por el uso de un arma de fuego. El juez Javier Beltramone le dictó la prisión preventiva por 60 un plazo de días.

Un hilo de voz. Fernández tenía 38 años y murió el domingo 13 de abril en el Heca. Había recibido dos balazos en la puerta de su casa de Lamadrid y Flammarión, a metros de donde fue apresado su supuesto homicida. Alcanzó a relatar que, a las 23.45 del sábado, había recibido dos balazos que no iban dirigidos a él sino a dos personas que cerca suyo peleaban con otros muchachos, lo que después confirmó la fiscalía.

En la audiencia imputativa, el fiscal Ademar Bianchini acusó a G. de haber disparado una pistola calibre 9 milímetros con la intención de matar a otras dos personas, José F. y María F., aunque los tiros terminaron contra el hombre que estaba en la puerta de su casa de Flammarión 5120. Según el planteo de la acusación, luego escapó en un Volkswagen Bora o Polo color gris junto a otro hombre no identificado. Así, además del crimen de Fernández, G. quedó imputado de dos otras tentativas de homicidio y de la portación de un arma de fuego.

El fiscal citó las pruebas que lo incriminan, como el relato de dos testigos que dicen haberlo visto pasar en un auto y el secuestro de una vaina servida. Acompañado por el defensor Marcelo Piercecchi, G. aceptó declarar. Según indicó a este diario el profesional, negó haber cometido el hecho, dijo que no estaba en el barrio en ese momento y que se enteró del ataque por comentarios posteriores.

Otro round. Terminada la audiencia, a G. lo esperaba otro trámite judicial en el marco del viejo sistema de enjuiciamiento. Es que sobre el muchacho pesaba además un pedido de captura del juzgado de Instrucción Nº 5 por la ejecución de Luis Lisandro Mena, un joven de 21 años que fue allegado al "Pájaro" Cantero y a quien acribillaron el 24 de diciembre pasado. El ataque fue a las 2.20 de la madrugada cuando Mena iba al mando de moto Honda Titán 150 color bordó, acompañado por un amigo, y se detuvo frente al semáforo de Batlle y Ordóñez y Oroño.

A su lado frenó una moto gris conducida por una mujer a quien acompañaba un muchacho que sacó una pistola 9 milímetros y disparó haciendo eje en Mena. Lo alcanzaron cuatro proyectiles que lo mataron casi en el acto. Su amigo Ezequiel D., de 17 años, recibió dos balazos pero sobrevivió. En la esquina esperaba el colectivo una víctima inesperada del ataque: Federico Manattini, un muchacho de 28 años que recién salía de probar suerte en el Casino y que fue testigo de la ejecución. No había salido de su asombro cuando Mena, en una reacción instintiva, aceleró a fondo la moto y se estrelló de lleno contra el muchacho, que sufrió un letal hundimiento de cráneo, fractura en seis costillas y gravísimas lesiones internas.

G. fue indagado el viernes en el juzgado de Instrucción Nº 5 como autor de esas dos muertes y de los balazos sufridos por el sobreviviente. "Yo no tengo nada que ver, no tengo motos y tampoco armas. Hubo varios allanamientos en mi casa y nunca encontraron nada. Tenía que estar yéndome todo el tiempo porque la policía me decía que me iban a matar", se defendió en esa declaración, en la que nuevamente se pronunció inocente. No trascendió el carácter de las pruebas que lo ligan al caso, algo que su abogado analizará en los próximos días mientras evalúa el desarrollo de las dos causas penales para solicitar más adelante una prisión domiciliaria de su cliente.

La madrugrada frente al Infinity Night

Lisandro Mena, apodado “Tano”, era uno de los jóvenes que acompañaban a Claudio “Pájaro” Cantero el 26 de mayo pasado, cuando el ex líder de Los Monos fue asesinado frente al boliche Infinity Night de Villa Gobernador Gálvez. En ese ataque Mena fue baleado y trasladado en un Volkswagen Bora blanco junto Cantero al Heca. Un mes más tarde fue detenido por amenazar con un arma a una vecina y fue liberado días antes de sufrir el atentado final.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario