Edición Impresa

Fue mínima la adhesión al canje y recompra del Boden 2015

La gran mayoría prefirió quedarse con el título, que vence en octubre del año próximo. También hubo pocos interesados en comprar nueva deuda.

Sábado 13 de Diciembre de 2014

Sólo el 2% de los tenedores de Boden 2015, unos 185 millones de dólares sobre un total de 6.700 millones, pidió cobrarlos en efectivo, en el marco de la operación de recompra de bonos lanzada por el gobierno, mientras que el canje de títulos y la nueva emisión de deuda tuvieron magros resultados.

El anuncio lo formuló el ministro de Economía, Axel Kicillof, quien puntualizó que unos 377 millones de dólares en Boden 2015 serán canjeados por los Bonar 2024 y otros 286 millones se suscribieron a la nueva emisión de esos títulos, que en principio había sido de 3.000 millones.

La interpretación del ministro se concentró en el bajo nivel de bonistas que prefirió cobrar en efectivo estos títulos que vencen en octubre del 2015, demostrando un “alto grado de confianza” en la capacidad de pago local.

Sin embargo, el resultado del canje de deuda tuvo un bajo nivel de aceptación, quizá como consecuencia de la falta de incentivos.

Otro dato negativo fue que sólo 286 millones de dólares se suscribieran para la nueva emisión de Bonar 2024, ya que el gobierno esperaba una cifra más cercana a los 3.000 millones ofrecidos.

Para Kicillof, el resultado de la operación significó un “shock de confianza” de los inversores hacia la Argentina porque no hubo una salida masiva de inversores que tienen títulos nacionales.

Kicillof sostuvo que el objetivo de la operación de recompra fue “que no quedaran dudas de la capacidad de pago de la Argentina” y agregó que “si el mercado hubiera desconfiado, como intentaban instalar, los tenedores se habrían desprendido” de esos títulos.

Antes de anunciar el resultado de la operación de recompra de bonos Boden 2015, Kicillof hizo una referencia a la situación financiera internacional y el impacto del precio del petróleo, que se ubica en valores de mediados de 2009.

Calificó de “catastrófica” la situación generada en los mercados financieros internacionales y destacó que a pesar de ser “una semana negra” el mercado financiero “confió en la Argentina”.

Si ese argumento es aceptable para explicar la falta de adhesión a la recompra o canje anticipado de Boden 2015, no lo es en cambio para la oferta de ampliación del Bonar 2024 por 3 mil millones de dólares. Economía apostaba fuerte a esa herramienta de financiamiento como señal de confianza del mercado contra los fondos buitre y los grupos inversores que quieren cobrar peaje a la búsqueda de nuevo endeudamiento.

La verdad es que el mercado financiero demostró poco interés en tomar nueva deuda de la Argentina, al suscribir apenas 9,5% del total de 3.000 millones que el gobierno ofreció en Bonar pagadero en 2024.

 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario