Edición Impresa

Franquezas, ausencias y los primeros abucheos

El director Paul Schraeder se declaró “rehén” de Lindsay Lohan, quien finalmente no asistió al encuentro italiano de cine.

Sábado 31 de Agosto de 2013

En la segunda jornada de la Mostra de Venecia siguen sin aparecer películas memorables, pero difícilmente se volverán a escuchar en público unas palabras tan francas de un director sobre una actriz como las que dijo hoy Paul Schrader que sorprendió a la prensa declarándose “rehén” de Lindsay Lohan.

   Las ruedas de prensa suelen derivar en muchas ocasiones en un intercambio de elogios, en algunos casos sinceros, pero en muchos otros completamente falsos. Sin embargo, el veterano director estadounidense Paul Schrader, nada más entrar en la sala de prensa sorprendió a la audiencia declarando: “Hoy es el primer día que soy libre. Durante los últimos 16, 18 meses he sido rehén de una actriz impredecible. Lindsay Lohan tendría que haber venido pero finalmente no ha venido. Es por esta razón que no aceptaré ninguna pregunta personal sobre Lohan, sólo sobre su trabajo como actriz, no como personalidad pública”.

   Lohan, cuya llegada a Venecia llegaron incluso a anunciar los organizadores del certamen italiano, protagoniza “The Canyons”, la última película del director estadadounidense, que preside este año el jurado de la sección Orizzonti.

   Aunque durante los últimos años la actriz ha copado más portadas por su ficha policial que por sus películas en cartel, el director de películas como “American Gigolo” comentó que es una buena actriz, aunque resulta extenuante trabajar con ella.

   “The Canyons” no tuvo además una buena recepción y Schrader consiguió que se escucharan los primeros abucheos en esta edición del festival. Lohan da vida a una aspirante a actriz que renuncia al amor de su vida por una vida cómoda con un productor, el actor de cine porno James Deen.

   Es un film noir de baja escala, señaló el guionista Bret Easton Ellis, quien construye una trama muy trillada ya en numerosos clásicos del cine pero con actores a los que les queda grande el papel y con un guión cargado de estereotipos de telenovela.

   Tanto Schader, guionista de clásicos como “Taxi Driver” o “Toro Salvaje”, como el escritor Ellis (“American Psycho”), venían preparados para las críticas por la forma en cómo defendieron la película.

   Scharder explicó que con esta película quería descubrir si era posible trabajar con un modelo nuevo de financiación y producción, dejando la promoción y la distribución en las redes sociales. La película, dijo, está hecha pensando en que se verá en las diferentes plataformas.

   “Los grandes estudios no hacen este tipo de película”, agregó Ellis, quien comentó que apenas contaron con 150.000 dólares para rodarla y que no se pagaron permisos ni vestuario o maquillaje (algo de lo que el espectador se percata de inmediato). “La película es mucho mejor de lo que imaginé”, agregó, quien comentó que de no haber estado Lohan en el proyecto este largometraje no habría llamado tanto la atención. “La reacción crítica es desproporcionada a lo que hemos hecho, porque lo hicimos sin apenas dinero”.

joe, el solitario. Algo mejor parado salió Nicholas Cage, que en su intento de volver a protagonizar personajes memorables como el alcohólico de “Morir en Las Vegas”, se mete en la piel de un hombre solitario de reacciones violentas en “Joe”, el nuevo trabajo de David Gordon Green.

   Cage comentó que le costó encontrar un buen guión como el que le ofreció Green, proclamado el mejor director en el último festival de Berlín . Para mí ha sido un regreso a personajes más profundos, dijo el actor, que en los últimos años ha rodado varias películas de acción.

   “Estoy dispuesto a intentar cualquier cosa por la veracidad del personaje. No quiero tener que actuar, en ocasiones me aburre actuar. Me gusta la idea de ser”, señaló el actor ganador de un Oscar.

   “Joe”, que concurre por el León de Oro, es una historia de redención y Cage encarna a un hombre de buen corazón pero propenso a reaccionar de forma violenta. Tras conocer a un muchacho (Tye Sheridan) con un padre miserable, alcohólico y violento, intenta ayudarlo. “Es un hombre que tiene su propio código de conducta persona y es coherente con ello”, agregó el actor, que estuvo correcto en sus declaraciones pero no quiso entrar en ningún tema espinoso.

   Su personaje resuelve algunos de sus conflictos recurriendo a las armas. Sin embargo, al ser preguntado por esta actitud más frecuente en Estados Unidos que en otras naciones, Cage comentó que no era portavoz de su país para responder por qué allí se usan las armas.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS