Edición Impresa

Fontanarrosa: una editorial puede sumar problemas

Tras el anuncio de que Planeta lanzó a la venta esta semana cinco obras de Roberto Fontanarrosa, en los Tribunales provinciales de Rosario, donde se entabla una fuerte disputa legal entre el hijo y la última mujer...

Martes 23 de Octubre de 2012

Tras el anuncio de que Planeta lanzó a la venta esta semana cinco obras de Roberto Fontanarrosa, en los Tribunales provinciales de Rosario, donde se entabla una fuerte disputa legal entre el hijo y la última mujer por la herencia del recordado escritor, no surgió ninguna autorización ni prohibición formal para su publicación. No obstante, esos títulos forman parte de la producción integral del Negro que, en el marco del juicio, fue anotada como "litigiosa". En ese sentido, el grupo editorial porteño corre el riesgo de tener que resarcir a viuda si en la sentencia de fondo termina recibiendo un porcentaje de titularidad mayor al que actualmente ostenta el hijo del creador de Inodoro Pereyra.

La decisión de Franco Fontanarrosa de autorizar a Planeta a distribuir "El área 18", "El mundo ha vivido equivocado", "La Gansada", "La mesa de los galanes" y "No sé si he sido claro", que ya llegaron a las librerías rosarinas (ver aparte), no tiene objeciones en el marco del expediente donde el hijo y la última compañera del Negro, Gabriela Mahy, se disputan la herencia del escritor y humorista rosarino, quien murió el 19 de julio de 2007, a los 62 años y tras sufrir esclerosis lateral amiatrófica.

Detonante. Es que la mujer puso en duda la validez de un convenio celebrado el 22 de noviembre de 2006.

En el mismo figura que Franco es el titular de todas las obras producidas por su padre anteriores a 2002.

Pero ese documento obliga al muchacho a abonar a Mahy el 75 por ciento de las ganancias de las producciones creadas por su progenitor con posterioridad a 2002. En ese escrito tampoco estaba incluida la obra inédita.

Entre ellos se encuentran los últimos cuentos en los que estaba trabajando el escritor cuando murió, y cuya compilación se conoce bajo el nombre "Negar todo y otros cuentos".

Por esos relatos, Mahy había firmado un contrato para que sean divulgados por Ediciones de la Flor, propiedad de Daniel Divinsky, amigo íntimo de Fontanarrosa. Sin embargo, Franco lo impugnó judicialmente.

Como los cuentos jamás se publicaron, Divinsky también entabló un juicio contra Franco.

Respecto de la movida editorial de Planeta, Divinsky aseguró no estar sorprendido ni enojado, pero sí triste con el relanzamiento de la obra que él publicó y corrigió desde 1970 por decisión del propio Fontanarrosa.

Según constató La Capital en la causa judicial que enfrenta a los herederos del Negro, las obras que acaban de ponerse en circulación en todo el país no tienen prohibición ni autorización judicial expresa para su comercialización. Aunque, al estar inscriptas como litigiosas, representan un riesgo cierto para Planeta (ver aparte).

Es que, si en la sentencia de fondo el magistrado a cargo de la causa, Fabián Bellizia, decide otorgar a Mahy un porcentaje de titularidad de la obra de Fontanarrosa mayor al que ostenta en la actualidad, la editorial habrá publicado los libros sin la autorización de la otra titular, lo que podría sumarle un litigio futuro por regalías o ganancias de comercialización.

En las librerías

“El área 18”, “El mundo ha vivido equivocado”, “La Gansada”, “La mesa de los galanes” y “No sé si he sido claro” llegaron ayer a las librerías rosarinas. Los suscriptores de La Capital pueden adquirir los cinco ejemplares con un descuento especial y, de regalo, recibir el libro “Historias de El Cairo”, de Rafael Ielpi, en la librería Homo Sapiens.

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario