Edición Impresa

Florecerán mil candidaturas

La desaparición de la mayoría de los partidos como ordenadores de la política vuelve caótico el esquema santafesino. Frente y contrafrente en el horizonte del oficialismo provincial.

Domingo 09 de Noviembre de 2014

Todo indica que la gran mayoría de las candidaturas florecerán en Santa Fe cuando el cierre de listas transite las últimas horas.

La extinción de la mayoría de los partidos políticos como viralizadores y articuladores de las nóminas de candidatos hace que hoy por hoy se navegue en aguas poco seguras. Todos están hablando por todos, en una clarísima demostración práctica de que lo que hoy es, mañana puede no ser.

Entre tantas dudas, dos dirigentes que sí ofrecen certezas recorren la provincia en busca del voto santafesino: Miguel Lifschitz y Miguel Del Sel. En una remake de la estrategia inicial de 2011, pero anticipadísima en este caso, el Frente Progresista intenta bajarle el precio al candidato del PRO. Lifschitz afirmó la semana pasada que la disputa será con el PJ y estimó que Del Sel se ubicará en tercer lugar, algo que puertas adentro del partido de la rosa no es considerado como verosímil, al menos hasta que el peronismo muestre algún signo de unidad.

Hoy, el objetivo del socialismo, además de intentar volver a copar la parada electoral, es que la oposición vuelva a recortarse en dos porciones pero, para esto, hace falta mucho más que voluntarismo o acción desde afuera del peronismo.

En ese derrotero, y tras la insólita situación que se dio luego de una reunión en un hotel céntrico rosarino respecto de la presencia o no en ese cónclave de María Eugenia Bielsa (la ex vicegobernadora dijo públicamente que no estuvo), el presidente del partido, José Luis Freyre, intenta que en las próximas horas (tal vez mañana)pueda haber una selfie con todos los referentes internos, sindicalistas y presidentes de bloques legislativos.

En algunos campamentos políticos se leyeron las fuertes críticas de Bielsa a Lifschitz por el modelo de ciudad de Rosario como una aceptación de una candidatura a gobernadora. Lo curioso del caso es que la arquitecta no pronunció esas frases críticas hacia el socialismo en algún ámbito vinculado al peronismo, sino como invitada a una jornada que organizó la agrupación Giros, tan lejana al PJ como Rosario de Alaska.

No hay que hacer análisis demasiado sesudos para advertir que si al peronismo le cuesta reunir a Agustín Rossi, Omar Perotti, Carlos Reutemann, Bielsa y Alejandro Ramos apenas para la foto, la consagración de listas de unidad se posa en el horizonte como una utopía. Pero la política, a veces, podría resultar el arte de lo imposible.

Por el lado del PRO, Del Sel comenzó a tener algo más de visibilidad en los últimos días con declaraciones que no se salieron del corralito verbal que viene esgrimiendo desde 2011. La barrera a superar para el candidato es la aún baja intención de voto en Rosario, territorio cuasi infranqueable para la oposición aunque el partido de gobierno lejos está de atravesar su mejor momento.

Al tiempo que el ex Midachi intenta encontrar un candidato a vicegobernador rosarino que le ofrezca equilibrio a la fórmula, Mauricio Macri desembarcó el viernes en Rosario con un objetivo preestablecido: pedirle a Anita Martínez que acepte una candidatura a intendente.

La enfática posición de Macri sorprendió a no pocos observadores y protagonistas de la política. El PRO deberá intentar ganar la Intendencia en 2015 y ya no debería conformarse sólo con buenas performances. Entre Roy López Molina y Martínez, el líder del partido movió la báscula hacia la concejala que, sin embargo, pidió un tiempo antes de contestar.

No es fácil el desafío para la periodista y modelo rosarina: a diferencia de una campaña a concejal, donde la agenda suele resultar más lábil y relajada, el camino a la Intendencia está constituido por un núcleo temático más duro y profundo. En el PRO aseguran que las encuestas le sonríen a Anita y que no existe allí "voto vergonzante". Al fin, es la protagonista de la historia la que deberá definir su destino. Sus antecedentes inmediatos no son para desdeñar: le ganó la interna a Diego Giuliano y superó a Jorge Boasso en la general a concejal.

En paralelo al deseo público de Macri de que Anita sea postulante a intendenta, el Grupo de los Cuatro (Boasso, Osvaldo Miatello, López Molina y Giuliano) volvió a reunirse para seguir conversando sobre la viabilidad de una entente que evite repetir la feroz dispersión de los últimos comicios, escenario que le permitió al Frente Progresista ganar las elecciones con apenas el 27 por ciento de los votos.

Dilucidar cómo se compatibilizan y articulan las personalidades, las ambiciones y los egos a la hora de plasmar en un papel las candidaturas es más difícil que resolver la cuadratura del círculo.

En el Frente Progresista rosarino la novedad estuvo en el lanzamiento de Pablo Javkin a la Intendencia, punta de lanza de un pretendido conglomerado que también es, al menos por ahora, una suma de islotes con voluntad de mancomunarse. El intendente de Santa Fe, José Corral; el diputado Mario Barletta; el presidente del Concejo local, Miguel Zamarini, entre otras referencias, dieron el presente en el lanzamiento y dejaron abierta la posibilidad de apoyos cruzados para la disputa por la Gobernación, la Intendencia y los cargos legislativos.

Habrá que esperar para saber qué definirá Rubén Giustiniani, otra vez protagonista de un cruce verbal con el oficialismo, esta vez representado por Rubén Galassi. Como dato empírico que pinta la labilidad de los vínculos, el vicegobernador Jorge Henn ahora está junto a Barletta y podría integrar ese espacio como candidato a diputado provincial.

En el Palacio de los Leones, todas las miradas convergen en Mónica Fein como candidata a la reelección. "Por ahora no hay otro postulante en ciernes que mida más que Fein. Y tampoco hay tiempo de inventarlo", despejan, pese a que Miguel Cappiello reiteró sus deseos de ser intendente y a que algunos socialistas todavía son reacios a creer que el lifschitzmo se quedará con las dos postulaciones mayores.

El socialismo encarará la campaña local de la misma manera que las anteriores: poniendo a todas sus referencias en la primera línea. Léase, a Hermes Binner, Antonio Bonfatti y Miguel Lifschitz respaldando la continuidad en Rosario, la madre de lo que fue una criatura, pero que está a 30 días de cumplir 25 años de gestión.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario