Edición Impresa

Flexibilizan ingreso de calzado y autos de Brasil

Argentina aceptó flexibilizar el ingreso de calzado y automóviles desde Brasil, al tiempo que buscará enviarle más autopartes junto con artículos de líneas blancas a su principal socio comercial...

Viernes 06 de Diciembre de 2013

Argentina aceptó flexibilizar el ingreso de calzado y automóviles desde Brasil, al tiempo que buscará enviarle más autopartes junto con artículos de líneas blancas a su principal socio comercial del Mercosur. Así fue acordado por funcionarios de ambos países, tras una serie de reuniones celebradas en Buenos Aires.

Dos encuentros bilaterales, uno realizado el miércoles en el Palacio de Hacienda, y otro ayer en la Casa Rosada, tuvieron como animadores a altos funcionarios brasileños, como el ministro de Asuntos Exteriores, Celso Nunes Amorim, su colega de Desarrollo, Industria y Comercio Exterior, Fernando Pimentel, y el canciller Luiz Alberto Figueiredo.

En representación del gobierno nacional, por su parte, asistieron el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, el ministro de Economía, Axel Kicillof, su par de Industria, Débora Giorgi, y el secretario Legal y Técnico de la Presidencia, Carlos Zannini.

Al término de la segunda reunión, en Casa de Gobierno, Pimentel, confirmó que la Argentina aceptó flexibilizar a partir de la semana próxima el ingreso de productos provenientes del vecino país demorados en la Aduana.

En esa nómina se destacan calzados y automóviles, según detalló Pimentel: "Todas las mercaderías que están con problemas comienzan a ser liberadas a partir de la semana que viene, lo importante es que aquello que estaba incomodando más a nuestros exportadores está resuelto, va a ser liberado", sostuvo el funcionario brasileño.

"Soy muy optimista, se demostró que hay un deseo muy grande de las autoridades económicas argentinas de resolver problemas que son pequeños" en relación al volumen del comercio bilateral, dijo el ministro, acompañado por Marco Aurélio Garcia, asesor de Asuntos Exteriores de la presidenta Dilma Rousseff.

Pimentel, quien venía pidiendo al gobierno de Cristina Kirchner que suavizara las trabas a las importaciones de productos brasileños, elogió el cambio de gabinete aquí. "Nosotros creemos que el cambio fue positivo, Nunca hubo una interrupción, pero diría que el diálogo va a proseguir ahora con más vigor, las perspectivas son buenas", enfatizó.

Capitanich, por su parte, dijo que se analizó una "agenda muy extensa" en los encuentros con las autoridades brasileñas e indicó que también se charló sobre el ingreso de Venezuela al Mercosur como socio pleno.

En especial, la discusión giró en torno del comercio bilateral y en la elaboración de un nuevo protocolo para el sector automotriz, cuando venza el que debería mantenerse vigente hasta el 30 de junio de 2014.

"Argentina pretende generar condiciones de intercambio de autopartes", sostuvo, quien también mencionó la importancia de lograr un "equilibrio" en esta industria y ser, además, "competitivos para terceros mercados".

Viceversa. El gobierno nacional intenta, a su vez, conseguir vía libre para el ingreso a Brasil de productos de líneas blancas e incluso de más calzado fabricado en el país.

"El avance es muy significativo porque somos un socio estratégico de Brasil, así que fue bueno poner blanco sobre negro", expresó Capitanich.

Insistió en que la agenda resultó "muy prolífica y abierta", al tiempo que anunció que en el transcurso de dos semanas una delegación argentina encabezada por Kicillof viajará al vecino país.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS