Edición Impresa

Finalmente, se cayó la licitación del nuevo puerto de Santa Fe

Los argumentos fueron formales, pero el proceso ya venía cuestionado por sospechas sobre algunas empresas de la UTE.

Viernes 12 de Diciembre de 2014

A través de un comunicado de prensa que a algunos medios llegó recién pasadas las 19 de ayer, pero que ya había sido informado a las autoridades municipales y a empresarios locales, la provincia dejó desierta la licitación para el traslado y reactivación del puerto de Santa Fe. Una decisión que puso al gobierno socialista en serios aprietos para disimular la mala noticia (y que no se atribuyera al efecto narco), no irritar al empresariado santafesino y, en menor medida, no dejar mal parados a sus socios radicales que gobiernan la ciudad. Al fin y al cabo, lo que era el más probable de todos los desenlaces desde que en agosto pasado Héctor Cavallero advirtiera sobre las sospechas de corrupción y vinculaciones con el narcotráfico por las que algunas empresas del único grupo oferente estaban siendo investigadas en distintos países, es también el fracaso del más colosal negocio oficial que esta ciudad se ha planteado desde la mitad del siglo XX a la fecha.

Con una inversión soñada desde hace años por el empresariado santafesino y con la que la dirigencia política ilusiona también desde hace varios gobiernos frente a un puerto poco menos que inactivo, el traslado hacia una zona profunda del Paraná permitiría reactivarlo y con ello darle a la zona un perfil diferente.

Quizás por eso ayer una muy alta fuente de la Municipalidad de Santa Fe envió un mensaje de texto a LaCapital lleno de frustración: "Se mantiene a pesar del lobby rosarino". Se entiende éste último referido a que, desde el gobierno provincial, hicieran trascender con precisión exacta 24 horas antes en un medio rosarino los términos del comunicado de la Unidad Ejecutora del Proyecto de Reconversión y Traslado del Puerto de Santa Fe que recién anoche la Secretaría de prensa del Ministerio de Economía de la provincia difundiera oficializando la noticia de que Bonfatti declaró desierta la licitación. Incluyendo el párrafo que dice que entre los anoticiados inmediatos estuvo el intendente santafesino José Corral.

"Nuestra experiencia de gestión indica que hacer las cosas bien implica ganar tiempo, no perderlo, porque después aparecen los problemas. Respaldamos su decisión (del gobernador Antonio Bonfatti) de no realizar esta adjudicación y volver a convocar a una nueva licitación en un plazo muy corto, de dos meses, como nos aseguró", salió a decir públicamente el intendente, quien espera que siga habiendo interesados y que al menos "tres de las cuatro empresas" que se presentaron juntas en esta oportunidad lo vuelvan a hacer.

El comunicado. El comunicado oficial dice textualmente: "La Unidad Ejecutora del Proyecto de Reconversión y Traslado del Puerto de Santa Fe recibió el informe emitido por la Comisión Evaluadora de la licitación pública internacional llevada adelante a los efectos de contratar la ejecución

"No nos informaron, ha sido algo desprolijo"

Ayer, al cierre de esta edición, el presidente de Puerto Fénix de Paraguay —una de las empresas que integra la UTE que se quería quedar con el negocio— aclaró que no habían recibido ninguna comunicación oficial hasta el momento "ni en Paraguay ni en Buenos Aires" donde se estaban haciendo los trámites administrativos. Y además de considerar "desprolijo" que todo lo que supieran anoche fuera por trascendidos de la prensa.

"Todavía no recibimos nada. Escuché algo por la prensa, pero estamos esperando que nos llegue una nota oficial donde haya un argumento que justifique la decisión que tomaron", le dijo a Diario UNO Santa Fe el presidente de Puerto Fénix, Julio Martínez.

El argumento oficial para hacer caer la licitación dice que se debe a "no haberse concretado en tiempo y forma la inscripción de la UTE en el Registro Público de Comercio. Lo antedicho conlleva que la documentación presentada en la oferta no esté debidamente confirmada por una persona que cuente con facultades suficientes para comprometer a las empresas integrantes de la UTE".

"Escuché varias cosas, siempre como rumores. Nosotros entendemos que completamos la oferta, que cumplimos con el pliego. Tal vez había algunas lagunas. Puede ser que nos pidieron algunas declaraciones en virtud de que no estaba tan bien claro en el pliego. Creo que contestamos todo en tiempo y forma. Pero ellos también tendrán sus razones. Ahora nos queda esperar a que oficialmente ellos nos digan cuáles fueron las razones. Estamos menos informados que ustedes. Suponemos que ellos (por el gobierno) estarán redactando algún tipo de nota", dijo el directivo.

"Tecnicismo". Martínez recordó que hubo "varios comentarios" sobre los problemas en las inscripción de la UTE, que se constituyó en función de esta licitación. "No sé si eso es el causal de la descalificación. Creo que ese argumento es un tecnicismo. Entendemos que la cuestión de que no haya habido otros oferentes llamó la atención; también hubo mala prensa por los comentarios que existieron (sobre la relación con el narcotráfico de al menos dos de las empresas, Puerto Fénix y House to House) y eso tal vez tuvo algún peso. Pero no quisiera dar tantas opiniones sin leer la nota en la que ellos nos tienen que dar una explicación. Supongo que estará a punto de llegar", especuló.

Por último, el empresario calificó el manejo informativo oficial de "desprolijo, porque antes deberían habernos mandado la nota y luego hablar con la prensa, o al menos hacerlo de manera simultánea". Y al ser consultado sobre si volverán a presentarse en la próxima licitación, aseveró: "En primer lugar queremos ver cuál es el argumento esgrimido para tomar la decisión. Y en base a eso esperaremos para ver si se llama bajo los mismos términos o no. Ciertamente no estamos de acuerdo con lo que ocurrió, pero la autoridad es la autoridad y no nos queda más que acatar la decisión. Cuando sepamos los términos del próximo llamado veremos si participamos o no".

y operación de la nueva terminal multipropósito del citado puerto. El referido informe recomendó la descalificación de la única oferta presentada, que corresponde a una UTE integrada por las siguientes firmas: House to House, Sociedad Comercial del Sur SA, Compañía Marítima Austral SA, y Puertos y Estibajes SA, en razón de no haberse concretado en tiempo y forma la inscripción de la UTE en el Registro Público de Comercio”. De manera tal que fueron cuestiones de forma las que pusieron punto final al proceso al cabo de dos años de iniciado.
  “Lo antes dicho —continúa el texto— conlleva que la documentación presentada en la oferta no esté debidamente confirmada por una persona que cuente con facultades suficientes para comprometer a las empresas integrantes de la UTE. En razón de lo expuesto, el gobierno provincial resolvió declarar desierta la licitación en curso y llamar nuevamente a licitación con fecha de apertura de ofertas para el próximo mes de marzo. Esta decisión fue comunicada al Fondo Financiero para el Desarrollo de la Cuenca del Plata (Fonplata)”.
  El comunicado también informa que la decisión de declarar desierta la licitación “le fue comunicada al intendente de la ciudad de Santa Fe, José Corral, al presidente de la Bolsa de Comercio de Santa Fe, Olegario Tejedor, y a representantes de las fuerzas económicas y productivas, ratificándoles el firme compromiso del gobierno provincial de lograr la concreción del traslado del puerto de Santa Fe, entendiendo la importancia que ello reviste como un polo de desarrollo generador de nuevas actividades económicas y empleo en la ciudad y la región”.

Nuevo llamado. En los medios locales, el titular del Ente Portuario de Santa Fe, Sebastián Fumis, buscó mitigar la decepción generalizada de los sectores interesados anunciando que en 15 días se llamará a una nueva licitación y que en 60 días se estarían conociendo las ofertas.
  En tanto, el concejal rosarino Héctor Cavallero consideró “muy acertada” la medida y recordó que la documentación que envió fue para que las empresas sirvieran al objetivo del nuevo puerto y “no estuvieran contaminadas con ninguna clase de delitos” (ver página 9).
  Y por su parte, el presidente de Puerto Fénix de Paraguay, Julio Martínez, reconoció que hasta anoche no habían recibido ninguna comunicación oficial, algo que calificó de “desprolijo” por haberse ventilado antes de poner la decisión en conocimiento de los interesados. El empresario afirmó que “se evaluarán” los argumentos, y que sólo se estudiará volver a presentarse cuando se conozcan los términos de la próxima licitación (ver página 9).

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario