Edición Impresa

Final de una racha: esta vez la red propia ni se movió

La segunda misión era romper el karma de no poder dejar el arco en cero en los últimos seis meses. Esto que logró Central con el 1-0 a Tigre.

Jueves 25 de Septiembre de 2014

"Al fin" habrá gritado Caranta. "Lo conseguimos" habrán dicho los pibes Berra y Acevedo. "No nos proyectamos demasiado, pero ayudamos al cero", habrá pasado por las cabezas de Ferrari y Delgado. "Tuve que quedarme acá atrás, pero valió la pena", habrá analizado Nery Domínguez. "Ayudamos todos", habrá sido el grito en conjunto. Es que la segunda misión era romper el karma de no poder dejar el arco en cero en los últimos seis meses. Esto que logró Central con el 1-0 a Tigre.

Y Russo quedó conforme. Se le notaba en sus palabras, en el rostro de serenidad que mostraba en el vestuario. "Lo hablamos mucho, miramos videos, trabajamos para conseguirlo", contó el DT.

Y su plan tuvo efecto. Se la jugó por la juventud y poca experiencia de los pibitos como centrales, teniendo en el banco a Donatti. Y ubicó a Nery más atrás, tirándose más a la cueva para dar una mano. Lo soltó un poquito a Musto e hizo hincapié en que igual no se encerraran cuando Tigre lo complicó un poquito más con Wilchez metiéndose de enganche hasta que desapareció.

Un plan que dio resultado. Obvio, no fue un relojito. Porque la juventud de los centrales pesa. Porque el rival, por más debilidad ofensiva que tenga siempre alguna pelota le queda y complica. O al menos asusta.

El desafío es repetir esto. Nada sencillo. Más el sábado, al recibir a Independiente. Un rival más ofensivo, de mayor poder de gol. Pero esta será otra historia. Ya sin karma.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario