Edición Impresa

Felipe VI mantuvo su primera reunión de trabajo como rey en La Zarzuela

El monarca recibirá hoy a las asociaciones de víctimas del terrorismo. Viajarán al exterior para presentarse como reyes, con el Vaticano como primer destino el 30 de junio.

Sábado 21 de Junio de 2014

Felipe VI comenzó ayer su trabajo como rey, un día después de su proclamación, con una reunión con el jefe del gobierno español en su nuevo despacho de monarca en el Palacio de la Zarzuela. Mientras, el Partido Popular (PP) de Mariano Rajoy inició un proceso urgente para dar protección jurídica a Juan Carlos I. Muy sonriente, Felipe recibió a Rajoy a primera hora de la mañana para celebrar en la estancia de trabajo que hasta el miércoles último ocupó su padre el despacho semanal habitual entre el jefe del Estado y el jefe del gobierno. Una estancia en la que el nuevo rey ya hizo cambios, como la introducción de una computadora, la de fotos suyas con la reina Letizia, de 41 años, y con sus dos hijas, o la colocación de un retrato de Carlos III, su monarca favorito.

Así arrancó la agenda del nuevo monarca, que se perfila intensa. El y Letizia harán pronto viajes al exterior para presentarse como reyes, con el Vaticano como primer destino el 30 de junio. Con el Papa Francisco tienen "una comunicación muy fluida y muy fácil", dijo el ministro de Exteriores, José Manuel García Margallo. Luego visitarán los países vecinos de España: el 7 de julio irán a Portugal; el 14, a Marruecos, y después a Francia, en día aún por fijar, según fuentes oficiales citadas por medios españoles. El primer acto oficial de los dos juntos como reyes será una reunión hoy con las víctimas del terrorismo. La semana que viene, Felipe estará en Cataluña, donde el desafío independentista lanzado por el gobierno regional con un referéndum de autodeterminación en noviembre supone uno de los retos en el inicio de su reinado.

 ¿Cómo fue todo? Su llegada al trono está haciendo aflorar voces que le piden una mediación entre el gobierno de Rajoy y el del catalán Artur Mas para evitar el choque de trenes de una consulta sin el permiso estatal. El gobierno catalán no prevé una reunión entre Mas y el rey la próxima semana, pero ayer dejó la puerta abierta a "algún tipo de encuentro". "¿Cómo fue todo? Creo que bastante bien", preguntó ayer Felipe a Rajoy sobre la jornada del jueves, cuando fue proclamado rey en el Congreso de los Diputados. "Yo creo que estuvo bien", respondió el jefe del Ejecutivo, que refiriéndose al día anterior, en el que los reyes recorrieron el centro de Madrid y ofrecieron una recepción a más de 2.000 personas en el Palacio Real tras la proclamación, exclamó: "Vaya paliza". El lugar de trabajo en la que Felipe recibió a Rajoy es la que ocupaba su padre en el Palacio de la Zarzuela, la residencia oficial en las afueras de Madrid de Juan Carlos y Sofía, de 76 y 75 años. Los padres del nuevo monarca, que conservan el título de reyes, siguen viviendo allí, pero el despacho lo ocupa Felipe, que mantiene su residencia junto a la reina Letizia en el palacete cercano en el que siempre han vivido.

Polémica nacional. Entretanto, el PP de Rajoy inició ayer en el Congreso de los Diputados el trámite para aforar al rey Juan Carlos urgentemente, en el transcurso de un mes, un asunto que suscita polémica. Juan Carlos gozó durante los 39 años que reinó de la inmunidad legal que otorga la Constitución española al rey. Al abdicar, perdió el jueves ese blindaje, del que desde entonces goza su hijo, y se quedó sin protección jurídica alguna. El aforamiento que se le otorgará ahora no supone inmunidad, sino que le garantiza que en caso de tener que responder ante la Justicia no lo hará ante un tribunal ordinario, sino ante el Tribunal Supremo, tanto en causas civiles como penales, es decir, en todas las esferas de su vida privada.

Su aprobación se hará a través de dos enmiendas presentadas por el PP a un proyecto de ley en trámite que no tiene ninguna relación con Juan Carlos ni con su situación judicial. Está prevista antes de las vacaciones parlamentarias de verano, que arrancan en agosto.

El aforamiento se les concederá también a las reinas Sofía y Letizia y a la heredera del trono, la princesa Leonor, de ocho años. Del aforamiento gozan en España los altos cargos institucionales, entre ellos los miembros del gobierno y los parlamentarios nacionales y regionales, los jueces y los fiscales. En total son unas 10.000 personas, pero hasta ahora ningún miembro de la familia real formaba parte del grupo. Tras la prisa por aforar al rey Juan Carlos parecen estar dos demandas de paternidad que se presentaron hace año y medio en los juzgados de Madrid y que fueron rechazadas por la inviolabilidad que la Constitución le otorgaba como rey. Perdida esta, las demandas podrían volver a presentarse. En ese caso las abordará el Tribunal Supremo: la ley incluirá una disposición transitoria para paralizar los procedimientos que se puedan iniciar antes de la entrada en vigor del aforamiento.

En tanto, cientos de personas se manifestaron ayer contra la monarquía en varias ciudades españolas coincidiendo con los actos de proclamación del rey Felipe VI. En Madrid, a pesar de la expresa prohibición de las autoridades españolas, medio millar de manifestantes intentó acceder con banderas republicanas a la céntrica Puerta del Sol, blindada por un fuerte dispositivo de seguridad. Algunos llevaban la boca tapada con tela adhesiva en protesta por la prohibición a manifestar. Otros vestían camisetas con el lema "Viva la república" y muchos gritaban consignas como "La voz del pueblo no es ilegal".

Arrestos. Según medios españoles, la policía detuvo a una decena de personas. En la mayoría de los casos, por desobediencia y resistencia a la autoridad cuando los agentes trataban de identificarlos por mostrar símbolos republicanos en las inmediaciones de los actos de proclamación del nuevo monarca. Las primeras detenciones tuvieron lugar durante la mañana y coincidiendo con el recorrido que hicieron Felipe VI y su esposa, la reina Letizia, en un vehículo descapotable por el centro de la capital española.

Las protestas se repitieron durante la tarde en Madrid y en varias ciudades como Valencia, Barcelona, Bilbao, La Coruña o Valladolid. Solo hubo incidentes en la de la capital española, que terminó con cargas policiales y 7 personas detenidas. Comenzó cuando unas 300 personas volvieron a la Puerta del Sol para reclamar un referéndum con la vista puesta en la república.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario