Edición Impresa

Fein exigió a la Nación que se haga cargo del problema de la droga

La intendenta adelantó su regreso a la ciudad y convocó al diálogo político por la inseguridad y la escalada del narcotráfico. Advirtió que es un delito federal y recordó que la Casa Rosada no gira recursos ni Gendarmería, como reclamó el municipio.

Jueves 24 de Enero de 2013

Mónica Fein adelantó ayer el final de sus vacaciones y regresó a la Municipalidad frente a la escalada de violencia que padece la cuidad. Lo hizo lanzando duras críticas al gobierno nacional y al PJ. A la Casa Rosada, la intendenta le exigió que se haga cargo de la problemática del narcotráfico, que "es un delito federal", y recordó que reclamó recursos y agentes de Gendarmería y se privilegió a la provincia de Buenos Aires. Al justicialismo le endilgó responsabilidad política de "estigmatizar" a Rosario como una ciudad violenta y ligada a las drogas. Además, convocó para hoy al diálogo a todos los bloques del Concejo y a las instituciones para analizar la situación social.

Antes de lo previsto, Fein reapareció en el Palacio de los Leones. Tras encabezar una reunión de gabinete, convocó a los medios para dejar sentada su posición frente al tensionante inicio de año en la ciudad, con numerosos crímenes, enfrentamientos narcos en los barrios y la violencia del clásico que no llegó a jugarse.

"Las circunstancias que ha vivido la ciudad obligan a todos los sectores políticos a sentarse con madurez para fortalecer el diálogo institucional y generar acciones que lleven a una mejor convivencia democrática", señaló al convocar para hoy a los presidentes de bloque del Palacio Vasallo. Previamente, se reunirá, desde las 8.30, en la Asociación Empresaria (AER) con todas las instituciones intermedias que integran el Consejo Económico y Social.

La intendenta dejó de lado por momentos el tono conciliador al advertir los riesgos de querer considerar a Rosario como una ciudad narco.

"El narcotráfico no empezó ahora sino hace muchos años en todo el país. Estigmatizar a la ciudad como una ciudad con problemas de droga y desconocer lo que pasa en el resto de la Argentina sería grave por parte del PJ. Sería intencionado", lanzó.

Y agregó: "Es una decisión política del PJ generar estas definiciones sin asumir desde el gobierno nacional la responsabilidad que les toca. Le pedí al secretario de Seguridad, Sergio Berni, efectivos de Gendarmería para los accesos a Rosario y la Circunvalación y nos dijo que debíamos ser solidarios y pensar en otros lugares. Colocaron 1.500 cámaras y todos los agentes de Gendarmería y Prefectura en Buenos Aires. El delito no tiene territorio, sobre todo el organizado. Las políticas deben ser articuladas entre municipio, provincia y Nación".

Para Fein, "el narcotráfico es un tema nacional y así lo abordan en Colombia y Brasil, por ejemplo, donde la decisión de enfrentarlo es nacional"

"No pensarán que este tipo de delito elige ciudades sino países por sus condiciones, por falta de control en fronteras y de radarización. Y dentro del país se desarrolla el problema en la grandes ciudades como Rosario y el conurbano bonaerense", añadió.

Luego destacó que el municipio es "el Estado local y, como tal, está dispuestos a llevar adelante acciones urbanas y sociales"

"Más que usar esta situación para un aprovechamiento partidario, es necesario que institucionalmente la Nación convoque, como se le pidió a la Municipalidad, a articular acciones. Hay que ser serios, porque los problemas del narcotráfico se toman institucionalmente y no con lógicas partidarias", enfatizó.

Al respecto, adelantó que reiterará ante la Casa Rosada un pedido de transferencia inmediata de recursos por unos "200 millones de pesos" sobre los 6.000 que se habilitaron mediante un decreto presidencial para destinar a las comunas sin intermediación de las administraciones provinciales.

Sobre la denunciada retirada del municipio de los barrios, Fein reseñó numerosas intervenciones. "Sería interesante que se muestre alguna ciudad de la Argentina que tenga alguna experiencia similar a nuestra en ese sentido, que, además, cuenta con 8 mil trabajadores municipales, de los 11 mil, en el área social", indicó.

Acerca del frustrado regreso del clásico rosarino, la titular del Ejecutivo explicó: "No estaba en mis manos autorizar o no el partido. Trabajamos para que, si se hacía, existiesen las condiciones adecuadas. No nos pidieron permiso ni podíamos suspenderlo".

De ese modo, tomó distancia de su antecesor, Miguel Lifschitz, quien dijo que (como intendente) no hubiera autorizado el encuentro. "No es atribuible a una persona que no se haya jugado .La Justicia tendrá que deslindar responsabilidades", remató.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS