Edición Impresa

Fein admitió que "el delito en Rosario sigue siendo alto y preocupante"

El vicegobernador, el ministro de Seguridad, un juez de Instrucción y el obispo también analizaron la coyuntura violenta al igual que la jefa del Palacios de los Leones.

Sábado 23 de Agosto de 2014

La intendenta Mónica Fein reconoció ayer que el delito en la ciudad sigue siendo "alto" y "preocupante", al mismo tiempo que consideró necesario profundizar las políticas que vienen llevando adelante municipio, provincia y Nación en materia de seguridad y convivencia urbana.

Las palabras de Fein llegaron el día después de la masiva concentración en el Monumento para exigir justicia por el crimen de Mariano Bertini, el joven de 22 años que fue asesinado de un balazo hace una semana en una entradera en su casa de Echesortu.

Al igual que Fein, funcionarios, integrantes del Poder Judicial y hasta el flamante obispo de la ciudad abordaron la cuestión.

"Sabíamos que el combate al narcotráfico iba a generar nuevos procesos delictivos, por eso estoy convencida de que es necesario profundizar las políticas que venimos implementando en distintos frentes", señaló Fein.

"Debemos mejorar las fuerzas de seguridad, pero también necesitamos un Poder Judicial que resuelva más rápido las causas para no sentir que hay impunidad", señaló la jefa comunal a LaCapital después de recorrer la planta fabril de Electrolux en el marco del Programa 100 por ciento cascos, que potencia charlas con los empleados para concietizarlos en materia de seguridad vial.

Respecto a la concentración en el Monumento del jueves por la noche, señaló que fue "una manifestación mucho más visible de las preocupaciones que me expresan en cada barrio al que voy, y esa visibilidad debe comprometernos en las acciones y respuestas desde todos los niveles de Estado".

Fein detalló las funciones de las que se ha ido haciendo cargo la Intendencia en pos de mejorar los recursos en seguridad, como la de realizar trámites que antes recaían en la fuerza policial, la creación de la policía comunitaria y, junto con la provincia, la implementación del programa Abre en 20 barrios de Rosario.

Interpela. Por su parte, el vicegobernador Jorge Henn remarcó que en materia de seguridad "ponemos la cara, no miramos para otro lado" y reconoció que la concentración para exigir justicia por el crimen de Mariano Bertini "interpela al poder político".

"No podemos ni siquiera ponernos un minuto en el cuerpo de un padre que sufrió la muerte de su hijo", confesó.

En referencia a la problemática de la inseguridad, recordó que "hace poco todo el mundo hablaba de la comercialización articulada de drogas, de los búnkers, y se trabajó intensamente junto con Gendarmería para solucionar ese tema".

"Estamos creando el mapa del delito y el de la violencia, que tiene otra matriz y tiene que ver con lo que nos pasa como sociedad", describió.

En tal sentido, el ministro de Seguridad de la provincia, Raúl Lamberto, consideró que "nadie ha avanzado tanto para transformar estructuralmente una fuerza de seguridad y una política de seguridad como esta gestión".

Tras solidarizarse con el dolor de la familia Bertini, Lamberto destacó que se está "trabajando mucho" para cambiar la coyuntura violenta que golpea a Rosario, al tiempo que admitió que es "un problema complejo que no se puede resolver de la noche a la mañana".

En tanto, el juez Luis María Caterina aseguró que el problema de la inseguridad en Rosario es "muy grave" y remarcó que no ve "una solución en el corto plazo, porque es una cuestión muy compleja. Lo preocupante no es que no se esclarezcan las muertes, sino que se produzcan tantos hechos violentos a lo largo y ancho de la ciudad", señaló.

"La inseguridad es un problema muy grave que se viene anticipando desde hace unos 20 años y no cesa de agravarse", aseguró el magistrado.

"Evidentemente el sistema judicial está totalmente colapsado, a punto tal que, por lo que tengo entendido, en este caso concreto (de Mariano Bertini) no hay ninguna pista firme, y esto es así porque hay un problema de inteligencia policial, de medios técnicos para encontrar a los culpables", subrayó.

Asimismo, admitió: "Hay también una sobresaturación de hechos violentos que dificultan que se produzca el esclarecimiento de los mismos, no hay infraestructura suficiente; ni la había en el viejo sistema ni la hay en el nuevo para esclarecer esta cantidad de homicidios".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario