Edición Impresa

Feced II: cuatro testigos identifican a imputados

Una es Laura Ferrer Varela, ex titular del gremio docente Coad, quien señaló a 8 de los acusados como miembros de la "patota".

Viernes 04 de Abril de 2014

Durante la audiencia de ayer del juicio oral denominado Feced II, por crímenes de lesa humanidad en el Servicio de Informaciones (SI) de la ex Jefatura de la policía, declararon cuatro sobrevivientes de ese centro clandestino que además identificaron a varios de los imputados.

Una de ellos fue Laura Ferrer Varela, ex secretaria general del sindicato de docentes e investigadores de la UNR (COAD), quien señaló como miembros del grupo de tareas al mando del entonces jefe policial Agustín Feced a los imputados Lucio Nast (alias Ronco), Carlos Ulpiano Altamirano (Caramelo), José Rubén Lo Fiego (Ciego), Julio Fermoselle (Darío), Ovidio Olazagoitía (Vasco), Ricardo Torres (Conejo), Eduardo Dugour (Picha) y Ernesto Vallejo (Managua). La testigo hizo los señalamientos ante una pregunta del fiscal Gonzalo Stara, quien solicitó al Tribunal Oral Federal 2 el ingreso de los acusados a la sala.

Ferrer Varela recordó que estuvo detenida desde el 11 agosto de 1977 hasta el 14 de septiembre de 1979 en distintas dependencias. Señaló que al ser detenida "una persona me empieza a interrogar, yo estaba tabicada, me pregunta el Padre Nuestro, el Credo, el Preámbulo de la Constitución Nacional, si iba a los desfiles, cosas que tenían que ver con la ideología de esta persona. Yo tenía 20 años. Me da todo un discurso y me dice que a él le habíamos matado muchos hijos. Se va y entra otra persona que me deja verlo, le pregunto quién era ese señor y me dice que era Feced que decía que cada policía muerto era un hijo suyo. El que me dijo eso fue el Vasco Olazagoitía. Dice que a él lo acusaban de asesinar a Angel Brandazza".

La mujer dio cuenta de muchas de las víctimas que pasaron por el SI y los maltratos a los que fueron sometidos, el funcionamiento de la patota, y remarcó que "ninguno tenía funciones establecidas, todos participaban de todo".

También dio su testimonio Máximo Antonio Mur, quien era un joven obrero de la firma Estexa y militaba en el peronismo al momento de ser secuestrado. "Vos que tenés que ver con Montoneros? Estás marcado, vení a hablar con mi jefe un rato y te vas", le dijeron sus captores. El testigo señaló que "me dijeron que íbamos a Jefatura. Allí me bajan y me pegan, subo unas escaleras, me esposan y me tapan la vista. No se si estuve dos o tres días, me torturan y se me cae la venda y veo a uno gordo con bigotes y anteojos, también veo a uno morocho alto. Después me dicen que eran Lo Fiego y Managua. Me quedaron las marcas de ácido", con que lo quemaban. Recordó a numerosas víctimas de torturas y que después de varias semanas fue llevado a la cárcel de Coronda.

Por su parte, Juan Alberto Fernández declaró que el 10 de junio de 1977 fue secuestrado en su casa junto a su esposa, mientras que a su hija de tres años sus captores la dejan al cuidado de vecinos. "Me preguntaban con quién me reunía, me pegan con mangueras en las piernas, se me hinchan a tal punto que no me podía bajar los pantalones. Posteriormente, en el sótano, escucho otros seudónimos: el Ronco, Managua, Carlitos", describió. Continuó que luego "me llevan otra vez a la sala de tortura, ahí me toman Lo Fiego y la Pirincha (el prófugo César Heriberto Peralta). Me desnudan y me torturan con picana. Ellos querían saber qué relación tenía con Hugo Garnero, éramos los responsables políticos de Peronismo de Base". Señaló que vio que "Feced se reunía con Altamirano. De allí identifico a Caramelo como Altamirano. Coordinaban los operativos".

También prestó declaración Marcos Olivera quien identificó a Altamirano —"Lo conozco del barrio, éramos vecinos", dijo—, Lo Fiego y Fermoselle. En el SI fue golpeado, picaneado y le pusieron agujas debajo de las uñas, y pudo reconocer a víctimas y victimarios.

El juicio continúa esta mañana a partir de las 10, y los organismos de DDHH volvieron a convocar a respaldar a los testigos frente a la sede judicial de Oroño al 900.

El Concejo distinguió a investigadores

El Concejo Municipal de Rosario reconoció ayer como Institución Distinguida de la ciudad al Equipo Argentino de Antropología Forense, por su extensa labor investigativa y documental en la clarificación de violaciones a los derechos humanos durante la dictadura.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario