Edición Impresa

Falta y Resto, los guerreros de la palabra desde Uruguay

La histórica murga uruguaya regresa a rosario con su nuevo espectáculo, “Tuya Pueblo”, una comedia musical política que llega con polémica

Domingo 18 de Mayo de 2014

“Esta es la Falta, de brazos abiertos, que la aplaudan o que la ejecuten, pues su mensaje es sembrar la duda y habrá cumplido si ustedes discuten”. Estas líneas del histórico cuplé “El deschave” resumen el espíritu de “Tuya pueblo”, el nuevo espectáculo de Falta y Resto. La murga uruguaya por excelencia regresa con un show de neto corte político, que además se juega a provocar la participación del público. La actualidad de Latinoamérica estará presente en canciones y metáforas, y las críticas se dispararán desde el humor y la ironía.

   “La Falta y Resto siempre fue una comedia musical política, siempre la he definido así”, dice Raúl Castro, el director y escritor de la murga. “En este caso concreto nos pareció que la participación era medular, desde lo político y lo social, para que nuestros pueblos tomen el camino que quieran, y que vayan más allá de votar cada cinco años. Apelamos a que la participación tiene que ser mucho más activa y más potente en todos los sentidos. El rol de la participación lo asumen primero los artistas, con los integrantes de la murga, hasta que llega el momento de la gente, donde tienen que tomar partido si asumen su momento de libertad o se quedan callados”, explicó.

   El espectáculo se anticipa como “polémico”, y por los temas que se tocan tiene con qué. “Hablamos con nombre y apellido de la disciplina partidaria en el Uruguay, algo que también se puede aplicar a otros países y gobiernos de cualquier signo, porque tiene que ver con estar en contra del discurso hegemónico”, adelantó Castro. “También hablamos de la desorientación que provoca la situación actual. La cuarteta que abre la parte humorística dice: «Toda la vida pensé que los tupas eran ultras, sindicalistas de veras, gente firme y radical. Toda la vida creí que Bordaberry era facho, que Artigas era uruguayo y hazaña Maracaná. Hoy resulta que los tupas están hilando más fino, y por sentido común fomentan el capital. Bordaberry es una malva, Artigas es argentino y hazaña ha pasado a ser clasificar a un Mundial». Esa es la desorientación, y ahí empieza la crítica. A través de estos temas y la participación buscamos la risa y la alegría, de eso se trata la murga”, se explayó.

   Falta y Resto siempre simpatizó con la izquierda y el Frente Amplio, pero acá hay palos para todos, desde el gobierno de Pepe Mujica hasta Tabaré Vázquez. “En algún sentido es una autocrítica”, admitió el director, y enseguida aclaró: “La mayoría de los integrantes de la murga apoyan al Frente, pero no es un apoyo colectivo ni incondicional. La murga tiene la obligación de discutir cualquier discurso hegemónico venga del lado que sea, porque eso es lo que le da credibilidad. Si hay compañeros de ruta que son castigados como en este caso... y bueno, se la tienen que fumar, como nos aplaudieron cuando criticamos duramente y lo seguimos haciendo las posturas más conservadoras”, disparó.

   Los temas de tinte político siempre han sido un arma de doble filo, pero La Falta nunca le escapó a ese desafío. “Nosotros siempre dividimos las aguas, desde que nacimos”, recordó Castro. “En este espectáculo, puntualmente, a mí me hace gracia que alguna gente nos grite «¡Volvió la Falta! ¡Volvió la Falta aguerrida de los años 80!». Y otros responden: «Pero la Falta nunca se fue». Lo que pasa es que la forma que nosotros encontramos de decir las cosas en este espectáculo fue muy punzante. Y cuando el artista siente que están discutiendo sobre algo que él planteó sobre el escenario ya triunfó”, enfatizó.

   En ese sentido, el líder de Falta y Resto opinó que “todas las murgas tienen que tener un componente político, porque si no pasan a ser una humorada en coro. Como concepto, en su definición histórica, la murga es un crítica social dura, de barrio, arrabalera, y eso siempre tiene un trasfondo político. Esto no quiere decir que las murgas tomen una bandera social y hagan proselitismo. La esencia de la murga es tocar, como en una sobremesa familiar, todos los temas de la realidad, y la realidad siempre está teñida de colores políticos”, afirmó.

   Si bien “Tuya pueblo” se interna en asuntos de la política y la sociedad uruguaya, el público de este lado del Río de la Plata también puede sentirse identificado. “Lo que pasa en un barrio de Montevideo pasa en un barrio de Rosario. Los parámetros culturales son prácticamente los mismos y las informaciones que manejamos también. A la hora de hacer los libretos tenemos en cuenta que los ejemplos sean entendibles. Y desde ahí todo fluye”, aclaró el director. ¿Y cómo reacciona la gente cuando tiene su espacio de libertad en el espectáculo? “A veces hablan y a veces se quedan callados”, respondió Castro entre risas. “La gente tiene miedo de emplear la libertad. Y en Uruguay son más tímidos que en Argentina. El show tiene una resolución que habla de eso mismo, de lo difícil que es expresarse y salirse de los prejuicios”, concluyó.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario