Edición Impresa

Falsos policías lo paran en la ruta y le roban 110 mil pesos y 35 mil dólares

Atraco a un famoso promotor de box. Osvaldo Rivero junto a dos acompañantes iban por la A-012 a Villa María, donde el sábado peleará su representado Omar Narváez.

Viernes 19 de Septiembre de 2014

El promotor pugilístico del campeón mundial Omar Narváez y dos directivos de la Organización Mundial de Boxeo (OMB) fueron asaltados por tres hombres vestidos con uniformes policiales que el miércoles por la tarde los interceptaron en la ruta A-012, a la altura de la localidad de Soldini. Las víctimas se desplazaban en una camioneta Porsche 4x4 cuando los falsos agentes de una fuerza de seguridad provincial los detuvieron alegando que venían a alta velocidad. Los delincuentes golpearon a los ocupantes de la camioneta y les robaron 110 mil pesos y 35 mil dólares que llevaban para afrontar los gastos de una pelea que elcampeón mundial supermosca disputará el fin de semana en la provincia de Córdoba.

El hecho se produjo alrededor de las 18.45 del miércoles cuando el conocido promotor de boxeo Osvaldo Rivero, de 67 años, y los directivos de la OMB Edgardo Rosanni , de 45, y Jorge Molina, de 72, se dirigían desde Capital Federal hacia Villa María, donde Narváez disputará su corona el sábado (ver aparte).

Por la ruta A-012, cerca de Soldini, no se asombraron al observar un "automóvil verde muy parecido a los que usa Gendarmería y a tres hombres vestidos de verde", según contaron. Los "uniformados" los interceptaron argumentando que se trataba de un control caminero.

Normal. Según fuentes policiales, el vehículo estaba identificado gráficamente con calcos como perteneciente a la policía de la provincia. Pero como las víctimas no son de la zona no pudieron reconocerlas como falsas o verdaderas, por lo que no les llamó la atención. Tampoco se sorprendieron de que el camino estuviera cortado por conos naranja reglamentarios. Nada hacía suponer que había algo fuera de lo normal.

Los tres uniformados se acercaron con armas largas a la camioneta e hicieron bajar a sus ocupantes. Uno de los falsos efectivos les dijo que debía multarlos por venir a alta velocidad. Este reclamo, que para el conductor de la Porsche era infundado, ocasionó una discusión entre los tres hombres y los uniformados.

Fue cuando, según relataron los voceros consultados, comenzaron los malos tratos. Los hampones pusieron a sus víctimas en fila sobre la banquina. En tanto, Rivero le intentaba explicar a uno de ellos que él era promotor de boxeo y que debía llegar a Villa María donde su pupilo Omar Narváez iba a disputar una pelea. Entonces le dijeron que abriera el baúl de la Porsche para revisar el vehículo. El promotor, según la denuncia, le respondió que sólo tenían ropa de los tres, los guantes de Narváez y elementos para el combate. En ese preciso instante se reveló la verdad.

Culatazo. "Están robados, no va a pasar nada si se quedan tranquilos", les dijo sorpresivamente uno de los falsos policías y le asestó un culatazo en la cabeza a Molina para obligarlo a subirse a la chata. Luego intentaron lo mismo con Edgardo Rosanni, pero según un portavoz policial éste comenzó a forcejear con uno de los ladrones hasta que recibió otro culatazo y un par de golpes en el rostro y en la cabeza. Entonces lo hicieron entrar a la camioneta y lo maniataron, al igual que a su acompañante.

En ese momento Rivero aún estaba parado sobre la ruta, discutiendo y forcejeando con uno de los delincuentes, quien lo golpeaba y le destrozaba su camisa.

Ayuda. Entre trompadas y patadas el empresario boxístico pudo zafarse de los golpes y corrió hacia la ruta por la mano contraria a la que los estaban robando, hasta toparse con un camión de cargas, que al verlo desesperado se detuvo en su auxilio.

En ese momento, con el promotor fuera de su alcance, los delincuentes optaron por dejar a los acompañantes de Rivero en el habitáculo de la camioneta y abrieron el baúl para extraer un bolso con 110 mil pesos, 35 mil dólares, una notebook, celulares y las maletas de las tres víctimas. Con el botín en su poder treparon al auto verde y se fugaron a toda velocidad en dirección este.

Con ayuda del camionero, las víctimas decidieron trasladarse hacia Rosario. Pero en el camino, y a muy poca distancia de donde fue el atraco, se cruzaron con un móvil de la policía rural Los Pumas que los escoltó hasta el hospital Samco de Roldán. Allí recibieron curaciones por los golpes y culatazos, y a primera hora de la noche recibieron el alta médica.

 

Al voleo. Por las características del hecho y la estructura montada para interceptarlos en la ruta, en principio los pesquisas especularon en que los ladrones podrían haber manejado el dato de que Rivero llegaría por esa ruta hasta Villa María. Sin embargo, según los voceros consultados, las víctimas suponen que a los delincuentes les llamó la atención la camioneta de alta gama y que el robo fue casual, o como se dice en la jerga, al voleo.

El fiscal Alvaro Campos, a cargo de la investigación, expresó que "se puede establecer que montaron una logística importante y se trabaja sobre distintas hipótesis". Trabaja en la investigación de lo ocurrido la Policía de Investigaciones.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario