Pandemia

Expertos advierten que habrá que usar barbijo al menos hasta diciembre

Si se aplasta la curva y avanza la vacunación, las clases podrán ser a curso completo, bares sostendrán reducción de aforo y los espectáculos serán al aire libre. Las burbujas familiares permitirán romper la distancia y abrazarse.

Domingo 27 de Junio de 2021

A pesar de que para la primavera se llegaría a la inmunidad de rebaño con el 70 por ciento de la población vacunada con al menos una dosis, los especialistas afirman que los cuidados básicos deberán mantenerse porque el virus no va a desaparecer y está mutando, y coinciden en que habrá que usar barbijo al menos hasta que llegue el calor. Las clases podrán retomarse a curso completo, en lugar de combinar presencialidad con virtualidad, y en las burbujas familiares, de amigos y compañeros de trabajo, la gente podrá abrazarse y estar con menos distanciamiento. En bares y restaurantes habrá que mantener distanciamiento y la reducción de los aforos. Los espectáculos podrán darse al aire libre y con ingreso limitado.

Jorge Kohen, docente e investigador de la Universidad Nacional de Rosario, vislumbra que si se llega a mitad de agosto con un 70 por ciento de población vacunada con una dosis y la curva aplastada, con posibilidad de trazabilidad y bloqueo, en septiembre podrá haber un festejo de la primavera con barbijo, distanciamiento y alcohol, y reuniones por el Día de la Madre en octubre con familia ampliada. Pero para que eso suceda, hay que impedir que la variante Delta, de la cual ya han ingresado algunos casos al país, adquiera el carácter de circulación comunitaria, y paralelamente se debe sostener la mejora de los indicadores, algo que a su entender "no está asegurado, dado que nuevamente se ha vuelto a una apertura descontrolada de actividades".

El miembro de la Asociación Latinoamericana de Medicina Social recomienda hacer dos nuevos cierres de 9 días, con un período de apertura en el medio, para bajar la incidencia a 200 casos por 100 mil habitantes cada 7 días y el RT por debajo de 0,60, que hoy están en 796 y 0,86. En este escenario, las clases presenciales podrían reanudarse a curso completo, ya no en sistema bimodal, manteniendo distanciamiento social y con protocolos: "Quizás las burbujas puedan ser más amplias, pero se mantendrá el ingreso con toma de temperatura, el uso de barbijo, y la ventilación amplia en cada aula, con medición de las concentraciones de dióxido de carbono", explicó.

Como buena noticia, Kohen pronosticó que "en las burbujas familiares, de amigos y compañeros de trabajo, una vez vacunada podremos pensar en que la gente pueda abrazarse y estar con menos distanciamiento". Pero esta nueva normalidad será de "Covid endémico" y no de post pandemia, ya que el virus no va a desaparecer. "No habrá circulación comunitaria descontrolada, y se podrá identificar y bloquear los casos, que es lo que permite un retorno a una vida de actividades vinculadas, pero manteniendo todos los cuidados básicos. De lo contrario el ciclo se repetirá. Depende de las autoridades políticas y sanitarias que no haya una tercera ola", advirtió.

El integrante de la Asamblea de Trabajadores por la Salud Colectiva dijo que en bares y restaurantes habrá que mantener distanciamiento y la reducción de los aforos por lo menos hasta llegar a la no circulación comunitaria. Con estas condiciones, los estadios de fútbol, recitales y espectáculos podrán funcionar al aire libre y con ingreso limitado. Por ejemplo, en Europa funcionan al 50 por ciento de la capacidad. En lugares cerrados, como boliches, la idea del médico es que hay que garantizar la ventilación y controlar la concentración de dióxido de carbono, así como el distanciamiento, cosa que hoy parece difícil.

76122466.jpg

No bajar la guardia

Oscar Bottasso, médico inmunólogo, coincide en que luego de lograr la inmunidad colectiva y con la llegada del calor, va a ser una época en la que imagina espacios al aire libre con personas "un poco más desbarbijadas" y "no tan estresadas". De todos modos, aclaró que "no tan comprimidos", porque "tampoco se puede bajar del todo la guardia", ya que la región "debe llegar a un buen nivel de vacunación de al menos el 70 por ciento" antes de que empiecen a llegar más variantes del virus.

En cuanto a las burbujas familiares, dijo que "en la medida en la que estemos todos vacunados, algunas cosas van a hacerse más fáciles". Sin embargo, aclaró que las vacunas no dan inmunidad esterilizante: "Vos no vas a tener una enfermedad que requiera hospitalización, pero podés tener una infección chiquitita, acotada por ejemplo a la nariz, por lo que seguís teniendo la capacidad de contagiar", advirtió. Por eso, cree que la vuelta a una normalidad "no va a ser de un día para el otro, sino un cambio de hábito de unos meses, un proceso más largo".

El docente e investigador de la UNR y del Conicet refirió que en este momento en Barcelona (España) se están empezando a hacer recitales al aire libre, y en otros lugares de Europa se realizan conciertos en teatros con menor ocupación, al 30 o 40 por ciento de la normalidad. Sobre espectáculos con grandes conglomerados de gente, como el público en estadios de fútbol, o recitales y boliches en lugares cerrados, dijo que "sería conservador y los haría recién el año que viene".

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario