Edición Impresa

Ex ministro de Lula recibía “propinas” por Petrobras

Se trata del ex jefe de Gabinete José Dirceu, actualmente con prisión domiciliaria tras haber sido condenado por los sobornos a legisladores.

Lunes 23 de Marzo de 2015

Una de las constructoras contratistas de Petrobras acusó a José Dirceu, ex jefe de Gabinete del ex presidente Luiz Inacio Lula da Silva, de haber usado su empresa de consultoría para recibir dinero desviado de la petrolera estatal, informó ayer el diario Folha de Sao Paulo. La acusación fue hecha por el presidente de la empresa UTC Engenharia, Ricardo Pessoa, que está preso. La compañía es una de las 16 constructoras que, se presume, formaron un cartel con el fin de cometer fraudes en las licitaciones. Los pagos hechos a Dirceu correspondían al 2% del valor de los contratos que UTC firmaba con Petrobras. Dirceu, ex “hombre fuerte” de Lula, cumple prisión domiciliaria tras haber sido condenado a diez años de cárcel por comandar una red de pago de sobornos mensuales a legisladores a cambio de que respaldaran al Ejecutivo durante el primer gobierno de Lula.
  Según los empresarios detenidos en el marco de las investigaciones del caso Petrobras, Dirceu se contactaba con ellos y ofrecía sus servicios sin mencionar la red ilegal, pero su oferta era interpretada como una forma de coacción. Esto se desprende de las declaraciones hechas por un representante de la constructora Camargo Correa, sospechosa de integrar el llamado “club del millón”. El ejecutivo dijo a los investigadores que la empresa decidió contratar los servicios de Dirceu por temor a que de no hacerlo sus negocios con Petrobras se vieran perjudicados. Según informó la semana pasada el juez responsable del caso Petrobras, Sérgio Moro, Dirceu ganó como consultor 29,2 millones de reales (unos 8,84 millones de dólares) entre 2006 y 2013. Parte de ese periodo coincide con la actuación de la red de desvíos de fondos en Petrobras, que se extendió entre 2004 y 2012.

Mensalao. Basándose en un informe de la recaudadora federal, Moro constató que cerca de la tercera parte de los ingresos percibidos por Dirceu entraron en su cuenta entre 2012 y 2013, período en que el ex ministro y otros líderes históricos del gobernante Partido de los Trabajadores (PT) estaban siendo juzgados por el Supremo Tribunal Federal a raíz del escándalo del “mensalao”.
  Existe además otro dato que vincula al ex “primer ministro” de Lula con los desvíos en Petrobras. Las constructoras investigadas pagaron en conjunto unos 9,5 millones de reales (unos 2,87 millones de dólares) a la consultoría de Dirceu durante el período en que la dirección de servicios de la petrolera era comandada por Renato Duque, apuntado como “representante” del PT y la red ilegal.
  Otros ex altos funcionarios del ente detenidos representaban a los dos principales aliados del gobierno de la presidenta Dilma Rousseff: el centrista Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB) y el derechista Partido Progresista (PP). El dinero desviado se destinaba al pago de sobornos y a financiar a los partidos. Duque fue detenido la semana pasada, por segunda vez en menos de seis meses, acusado de haber lavado dinero que obtuvo a través de los fraudes.

Delación premiada. Varios altos ejecutivos de empresas contratistas detenidos firmaron acuerdos de delación premiada con el fin de obtener beneficios en sus respectivas condenas. Es el caso, entre otros, del presidente de Carmago Correa, Dalton Avancini, y del vicepresidente de Finanzas de esa empresa, Eduardo Leite. Pessoa no llegó a ese tipo de acuerdo con los investigadores. Se estima que durante el período investigado, la red desvió unos 3.700 millones de dólares de la empresa símbolo de Brasil.
   La autoridad antimonopolio de Brasil informó que dos compañías involucradas en el caso de corrupción en Petrobras firmaron un acuerdo para delatar al cártel que operó con la petrolera estatal, en un sistema que habría comenzado a desarrollarse a fines de 1990. El acuerdo con la autoridad antimonopolio, se permitirá que las empresas entreguen información y documentos sobre el cártel a cambio de una reducción en eventuales castigos sobre prácticas anticompetencia, previstas en la ley brasileña.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario