Edición Impresa

"Europa supera la crisis con más integración y solidaridad"

Embajadores europeos estuvieron esta semana en Rosario y dieron su visión del complejo proceso que atraviesa el bloque de 27 países

Domingo 02 de Junio de 2013

Europa está superando la larga crisis que estalló en 2008, aseguraron a La Capital tres embajadores de la Unión Europea. "La característica histórica de Europa es afrontar crisis, momentos difíciles, y atravesar esos momentos con nuestras propias soluciones, con más integración y solidaridad", sintetizó el embajador de Francia, Jean Pierre Azvazadourian. Junto a sus colegas Charlotte Wranberg, de Suecia, y el jefe de la delegación de la UE en Buenos Aires, el español Alfonso Díez Torres, estuvieron esta semana en Rosario invitados por la UNR para dar un seminario sobre las relaciones entre Argentina y Europa. La Escuela de Relaciones Internacionales de la UNR organizó el encuentro.

—¿Cómo ha impactado la crisis en la imagen de Europa y de sus países como interlocutores internacionales?

—Azvazadourian: para los europeos es un momento de pensar nuestro sistema, de encontrar soluciones juntos, y me parece que eso es la esencia misma de Europa: atravesar momentos difíciles, salir de esos momentos con nuestras soluciones propias y con más solidaridad e integración. Toda la historia de Europa es una historia de crisis que tuvimos que superar y que superamos siempre con más integración. Así que sí, hay momentos difíciles, los Estados miembros tienen que solucionar sus propios problemas y la solución es doble, al nivel nacional y al nivel de la UE. Pienso que el último año hemos encontrado un tipo de respuesta a la crisis, con una unión bancaria que ha reforzado también el control del Banco Central Europeo (BCE) sobre los bancos y con un pacto que dedica fondos importantes a alentar el crecimiento. Entiendo muy bien que el mundo esté atento a lo que pasa en Europa, porque representa el 25 por ciento del PBI mundial. Pero a la vez pienso que ya hemos cumplido pasos para salir de la crisis, para dar más competitividad y también proteger a nuestros sistemas de protección social, que son un pilar de nuestra sociedad.

—Embajador Díez Torres, como representante de la Unión, ¿no ve una pérdida de status del bloque en la escena internacional?

—Sí, uno, en efecto, pudiera tener que estar de acuerdo con que hay una aparente percepción de que la UE ha perdido una cierta credibilidad, un cierto brillo o lustre en lo que ha sido durante años una experiencia de referencia para el mundo. Ahora bien, si lo vemos con un poco más de profundidad, más que pérdida de credibilidad, y ahí están datos como los que acaba de señalar mi colega francés, 25 por ciento del PBI mundial con un 5 por ciento de la población, primera potencia comercial del mundo, primera potencia en ayuda al desarrollo; digo, más que esa pérdida de credibilidad o prestigio, lo que hay es una gran expectativa respecto de Europa y su desarrollo. Expectativa no sólo por la importancia de Europa en sí y por el impacto que tiene, sino también en cuanto al reto que supone para una experiencia de integración como la UE salir de una crisis tan profunda como ésta más unida y más fuerte. Los hechos demuestran que ni el euro ni la UE van a desaparecer, sino que van a surgir más fuertes y unidos.

—Se percibe una fractura norte-sur en la UE, con un norte rico que no quiere seguir subvencionando a un sur pobre.

—Díez Torres: matizaría algo. No es exactamente del todo acertado decir que hay esa pérdida de solidaridad del norte al sur, creo que es una percepción errónea, en la medida en que ahí están los nuevos fondos de estabilización. Se aporta proporcionalmente al nivel de riqueza, y los países del norte hacen una aportación más importante. No hay un cansancio de esa supuesta solidaridad de norte a sur. Lo que hay es un debate profundo en la UE sobre la necesidad de conjugar los mecanismos de solidaridad y ayuda con políticas fiscales y presupuestarias comunes basadas en la disciplina pero que tampoco excluyen políticas para incentivar el crecimiento y el empleo. Lo que sí es verdad es que hay una fragmentación del poder político en Europa, donde cada vez las políticas son más europeas en áreas que eran nacionales, como las políticas presupuestarias.

—Wranberg: en Suecia no tenemos este debate por el momento, porque el sistema de la UE siempre ha sido así, hay una transferencia de fondos hacia los países más pobres, eso no es nuevo. Yo creo que lo que vemos en Europa ahora quizás es más protestas dentro de los países que entre los países. Por lo menos es lo que vemos por el momento. La mayoría de la gente, por lo menos en Suecia, todavía reconoce las ventajas de la UE, como por ejemplo un mercado común. Estas ventajas son mucho más grandes que las "desventajas".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS