Edición Impresa

Europa condenó a Assad por el ataque químico y pidió una "fuerte respuesta"

Washington sumó el apoyo europeo luego de que Francia retrocediera en su decisión de participar de una acción bélica. Los 28 países de la UE creen que el dictador sirio debe ser juzgado pero no avalaron explícitamente la vía militar.

Domingo 08 de Septiembre de 2013

Los 28 ministros de Exteriores de la Unión Europea (UE) exigieron una "clara y fuerte respuesta" internacional al ataque con armas químicas del 21 de agosto en Siria, al considerar que hay "fuertes indicios" de que el régimen de Bashar Assad fue el responsable, dado que es el único que cuenta con armas de ese tipo. La posición común europea evita respaldar una acción militar en forma abierta y subraya que Estados Unidos debe esperar al resultado de la investigación que realiza la ONU sobre el episodio. La declaración europea es un nuevo respaldo a Barack Obama y llega al día siguiente de que en San Petersburgo, el G-20 se dividiera sobre el mismo tema. Obama había logrado en la ciudad rusa que 10 naciones firmaran junto con su país una declaración de condena a Assad en la que exigían una acción "contundente" ante el crimen de guerra perpetrado con las armas químicas.

Esperar el informe.Ayer, los 28 cancilleres europeos evitaron respaldar explícitamente una actuación militar y pidieron de forma indirecta a Estados Unidos que espere a la presentación del informe de los expertos de la ONU que investigaron el ataque antes de decidir una intervención armada. El secretario de Estado, John Kerry, quien participó durante varias horas en las deliberaciones, comentó al final: "Estamos muy agradecidos por la fuerte declaración tras este encuentro". La cumbre se hizo en Lituania, que ostenta la presidencia de turno de la UE. La UE ha destacado sobre todo que el régimen de Assad tendrá que responder "por lo que ha hecho", señaló el texto común.

En la declaración de los ministros europeos se destaca que el régimen de Assad es el único que dispone de armas químicas y que está en situación de emplearlas en grandes cantidades, como ocurrió en el masivo ataque del 21 de agosto en una periferia en manos rebeldes de Damasco. Se cree que murieron entre varios cientos y 1.400 personas. La jefa de la diplomacia europea, Catherine Ashton, habló de una "seria violación del derecho público internacional, que exige una respuesta adecuada". "Una respuesta clara y fuerte es importante para dejar claro que esos crímenes son inaceptables y no pueden quedar impunes", señala a su vez el comunicado de los 28.

El acuerdo común europeo fue posible gracias al anuncio del presidente francés, François Hollande, de que no tomaría decisión alguna antes de ver el informe de los inspectores. Hollande hizo esta declaración en San Petersburgo, y pareció un freno a su decisión previa de alinearse incluso militarmente con Washington. Los ministros europeos esperan "lo antes posible" un informe provisional de los inspectores y "saludan la declaración del presidente Hollande, de esperar ese informe antes de una posible actuación". Kerry manifestó su comprensión por ese deseo de los europeos, pero no hizo promesas concretas al respecto. "No hemos pedido a Kerry que prometa nada", subrayó Ashton. "Le corresponde a él decidir si informa al presidente Barack Obama y reflexionar sobre lo deliberado", señaló. Fuentes diplomáticas de la UE dijeron que esperan una decisión del Congreso estadounidense sobre una eventual acción militar para mediados de septiembre.

En tanto, según una encuesta del instituto Ifop que publica el diario Le Figaro, el 68 por ciento de los franceses se pronunció contra los planes de intervenir de Hollande, por encima del 63 por ciento de los rechazos de los alemanes.

Alemania cedió.También Alemania varió su posición. Mientras la canciller Angela Merkel se negó a firmar la declaración de los 11 en el G-20, ayer en Lituania el ministro de Exteriores alemán, Guido Westerwelle, además de firmar la declaración de los 28, anunció la adhesión de su país a posteriori al documento de San Petersburgo. En ese texto diez Estados de tres continentes manifestaron su respaldo a la posición de Barack Obama.

En la declaración de los ministros europeos se señala que los responsables del empleo de armas químicas deben ser llevados ante la Corte Penal Internacional, al tiempo que se considera "más necesario que nunca" un proceso diplomático para hallar una solución política en Siria. Además, la UE se muestra dispuesta a hacer todo lo necesario para la celebración de una nueva conferencia de paz en Ginebra (la llamada Ginebra II).

Mientras tanto, en su discurso semanal por radio e internet, Obama pidió a los miembros del Congreso "no seguir con los ojos vendados" ante el uso de armas químicas y avalar un ataque militar a Siria. También ofreció detalles sobre sus planes: el objetivo militar sería sobre todo reducir el potencial del armamento químico del régimen de Assad.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS