Edición Impresa

Estudiantes de turismo y hotelería les enseñaron parte de Rosario a chicos autistas

La actividad formó parte de un programa de responsabilidad social y se transformó en una experiencia muy emocionante. Se trató de una jornada recreativa y enriquecedora.

Sábado 11 de Octubre de 2014

Estudiantes de tercer año de la carrera de técnico superior de turismo y hotelería del Instituto Leloir realizaron ayer una prestación turística en el área del Monumento destinada a los alumnos de la Escuela Especial Nº 1330 Connar, donde predomina la problemática de Trastorno del Espectro Autista (TEA). Se trató de una jornada recreativa, a través de la cual los jóvenes de ambas instituciones intercambiaron experiencias enriquecedoras y múltiples.

"Fue un gran desafío para nosotros y sin duda se trató de un intercambio desigual, ya que fue mucho más lo que recibimos que lo que le pudimos ofrecer a los chicos de la escuela", destacó conmovido Julián Zanni, director académico de la carrera de turismo y hotelería, en diálogo con La Capital.

La iniciativa se realizó en el marco del programa "Turismo Social Inclusivo", el cual implica que los alumnos desde sus diferentes materias, trabajan en desarrollar prestaciones turísticas dirigidas a escuelas especiales y carenciadas, a fines de construir socialmente la responsabilidad y de generar conciencia colectiva.

En ese sentido, Zanni explicó que la actividad se dio por iniciada una vez que los jóvenes se subieron al colectivo que los trasladó al Monumento. "Todo el encuentro fue coordinado y desarrollado por los estudiantes del instituto. Una vez llegados a destino, los alumnos recibieron al grupo y los invitaron a jugar a la búsqueda del tesoro. Nos sorprendió gratamente la manera en que los chicos de la escuela se involucraron con la propuesta. Se los vio muy predispuestos y entusiasmados", enfatizó el director.

Luego visitaron las esculturas de Lola Mora y la Sala de Honor a las Banderas de América. La excursión finalizó con un pic nic en el Monumento a los Caídos en Malvinas, donde compartieron un encuentro placentero frente al río. "Esta vivencia me dejó sin palabras. Si bien tengo experiencia laboral en el rubro, ya que coordino viajes de egresados, trabajar junto a estos chicos me impactó notablemente", dijo uno de los estudiantes de turismo, sensibilizado con la experiencia.

"En principio, cuando surgió la idea, le enviamos el proyecto al Ministerio y a la escuela especial. Una vez que nos lo aprobaron, comenzamos a interiorizar a los alumnos de tercer año en la problemática del TEA, en articulación con la escuela. Asimismo, tuvimos la oportunidad de visitar la institución con el grupo de estudiantes, lo que permitió que se fueran involucrando con la iniciativa", explicó.

Los niños y docentes de la escuela se mostraron muy complacidos a lo largo de la excursión. "Nos sentimos muy agradecidos. Si bien algunos chicos no pudieron venir, se trató de un encuentro muy participativo y entretenido. Para ellos es muy valorable compartir junto a otros jóvenes y tener la posibilidad de dar un paseo por nuestra ciudad", expresó María Eugenia Maiorano, la psicóloga de la escuela que los acompañó en la jornada.

"Tenemos pensado mantener este tipo de actividades. Por ello requerimos de difusión para que la cadena de valores continúe su ciclo. Nos llevamos un gran aprendizaje. Estos chicos tienen mucho para dar y es importante que nuestra sociedad logre concientizarse con respecto a esta problemática. Cada uno con su granito de arena puede aportar algo muy valioso", reflexionó Zanni.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario