Edición Impresa

Estudiantes extranjeros apresaron a quien los asaltó con un arma de juguete

El futuro piloto comercial de 21 años, ciudadano peruano, primero se inquietó cuando escuchó una voz conocida y después se sorprendió cuando se percató de que el intruso que lo encañonaba con un arma de fuego era el mismo que había trabajado como albañil en la vivienda un mes atrás.

Lunes 16 de Julio de 2012

Nicolás recién se despabilaba ayer a la mañana cuando asomó la silueta de un hombre en su habitación de la casa que ocupa en Funes. El futuro piloto comercial de 21 años, ciudadano peruano, primero se inquietó cuando escuchó una voz conocida y después se sorprendió cuando se percató de que el intruso que lo encañonaba con un arma de fuego era el mismo que había trabajado como albañil en la vivienda un mes atrás. Sin inmutarse, el recién llegado y dos jovencitas cómplices —una de ellas de 15 años— inmovilizaron a Nicolás y a un compañero. Después recogieron computadoras portátiles y teléfonos celulares, y se marcharon.

Sin embargo, los jóvenes salieron tras los pasos de los ladrones y los atraparon cuando se disponían a subirse a un colectivo del transporte interurbano de pasajeros. Al verse rodeado, el maleante dijo que iba a devolver los objetos robados. En ese momento, los estudiantes se dieron cuenta de que estaban frente a ladrones inexpertos: la pistola calibre nueve milímetros que exhibió el maleante era de juguete. Entonces no les resultó difícil obligar a los ladrones a tirarse al suelo hasta el arribo de una patrulla que los llevó detenidos.

Residencia estudiantil. La curiosa historia ocurrió en una casa situada en Yaciretá 1727 de Funes, en una calle de tierra de dos cuadras que atraviesa la ruta 9. La propiedad, con un amplio jardín al frente y una pequeña piscina, alberga a doce alumnos de Flying Time, una escuela internacional de aviación que forma pilotos comerciales. Los estudiantes llegaron de Ecuador, Perú y Colombia, países donde es mucho más caro costearse esta carrera.

Cuando se despertó a las 7.30 de ayer, Nicolás encendió su computadora portátil con la intención de contactarse con su familia. Pero no tuvo tiempo de hacerlo. En su habitación irrumpió un hombre.

Al piso. "Escuché que abrían la puerta de mi cuarto. Me levanté, caminé unos metros por el pasillo y en ese momento esta persona me apuntó con el arma en el pecho y me dijo «tírate al piso». Me amarró con precintos plásticos en las muñecas y en los pies mientras una de las chicas me amenazaba con un cuchillo de cocina", recordó Nicolás, que a fin de mes, cuando regrese a su país, podrá pilotear un avión comercial.

La misma suerte corrió su compañero de habitación. Al muchacho lo maniataron y le pusieron un trapo en la boca y los ojos. Mientras esto ocurría los otros jóvenes dormían ajenos al atraco.

Sin obstáculos a la vista, los intrusos se apoderaron de ocho computadoras portátiles, un reloj valuado en 500 dólares y cuatro celulares Black Berry.

En zig zag. Nicolás logró zafarse de sus ataduras y salió a la calle. Entonces pudo ver a los ladrones cuando habían llegado a una garita que bordea a la ruta 9. El joven despertó a un par de compañeros y corrieron tras los asaltantes.

"Se fueron en zig zag entre las casas, llegaron hasta un supermercado y allí cruzaron. Se pararon frente a un colectivo de (la empresa) Las Rosas. Empezamos a gritar que eran chorros. El hombre se había colgado del estribo y una de las chicas se cayó al suelo. Entonces, él se bajó y nos aseguró que nos iba a devolver las cosas", recordó.

Sin embargo, los tres ladrones continuaron con movimientos zigzagueantes unos metros hasta que finalmente fueron alcanzados por los estudiantes. No les quedó otra que devolverles a sus víctimas los objetos que les habían sustraído.

Los jóvenes retuvieron al trío en el suelo y así esperaron el arribo de un patrullero del Comando Radioeléctrico.

Los tres inexpertos ladrones terminaron en la comisaría 23ª de Funes, donde fueron identificados como Miguel G., de 35 años; Natalí Débora P., de 20, y una adolescente de 15 años.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario