Edición Impresa

"Esto es Central", reseñó Ruso en su breve presentación como DT

Sin estridencias. O con una sola, más que suficiente para expresar todo sin decir demasiado. "Esto es Central". Así se presentó en sociedad Miguel Angel Russo tras acordar su segundo regreso a Rosario Central, en un panorama más crítico de cuando volvió la primera vez. Con esas tres palabras que patentizaron su inserción en el mundo canalla...

Viernes 17 de Abril de 2009

Sin estridencias. O con una sola, más que suficiente para expresar todo sin decir demasiado. "Esto es Central". Así se presentó en sociedad Miguel Angel Russo tras acordar su segundo regreso a Rosario Central, en un panorama más crítico de cuando volvió la primera vez. Con esas tres palabras que patentizaron su inserción en el mundo canalla, el entrenador cerró una breve conferencia de prensa y ya se puso a trabajar, más allá de que falte la habilitación para dirigir el equipo mañana en La Plata, en el partido clave ante Gimnasia (ver aparte).

A tono con quien tenía a su diestra, esta vez el presidente auriazul Horacio Usandizaga fue muy medido en su presentación y su discurso fue de pleno agradecimiento hacia Russo, a quien conoció en persona recién ayer. "Sólo hay que agradecerle. Vino en un momento muy difícil. Y es un desafío para él, que lo toma con alegría según me dijo".

A su lado, Russo fue sumamente escueto, quiso dejar en claro que la conferencia de prensa (a primera hora de anoche, en la sede auriazul) era para él sólo un compromiso, aunque con su premura instaló otra mensaje: que mejor que decir es hacer, y que más importante que hablar sobre su determinación de volver o sus sentimientos, era ir a Arroyo Seco a reunirse con el plantel y poner manos a la obra. Claro que Miguel Angel no se privó de ponerle moño a su alocución breve con una frase de su propiedad intelectual.

"Mucho por decir no tengo. Hay que trabajar enseguida y precisamos el esfuerzo de todos, porque solo no hago nada. No soy Dios", dijo el nuevo entrenador auriazul.

Y terminó: "Buscar una explicación", a su llegada, "es difícil. Tendría que hablar de otra manera y no me gusta. Vengo a trabajar con la mejor predisposición. No hay mucho más por decir. Terminemos acá porque tenemos un compromiso con los jugadores. La mejor definición: Muchachos, esto es Central, buenas noches".

Fue una puesta en escena entonces que dijo mucho. Usandizaga esta vez no se extralimitó y conservó la mesura que el momento requiere. Le dejó el primer plano a Russo, pero el entrenador quiere tenerlo dentro del vestuario y en la cancha, y no tanto afuera, aunque mostró de entrada su sello propio, de pertenencia, que se ganó en el universo auriazul.

Varios hinchas lo recibieron en la puerta de la sede con aplausos. Todo un detalle, Russo se presentó de impecable traje y con una corbata azul con tonos amarillos. Así empezó su tercer ciclo, su gran desafío de dejar otra vez a Central en primera.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS