Edición Impresa

Estilos y realidades opuestas

En Newell’s está todo claro desde el dispositivo que empleará Alfredo Jesús Berti, porque el sistema 4-3-3 y los intérpretes ya salen de memoria y hasta estará el plus de la jerarquía que aportará el flamante refuerzo Ever Banega.

Domingo 09 de Febrero de 2014

Es el gran partido de la fecha. Desde lo pasional porque habrá un estadio repleto para ver el estreno en el torneo Final de leprosos y xeneizes, pero fundamentalmente desde lo táctico y estratégico por todas las aristas que entregará un cotejo de tamaño calibre. En Newell’s está todo claro desde el dispositivo que empleará Alfredo Jesús Berti, porque el sistema 4-3-3 y los intérpretes ya salen de memoria y hasta estará el plus de la jerarquía que aportará el flamante refuerzo Ever Banega. En la vereda de enfrente, Carlos Bianchi tuvo un verano demasiado caliente. Perdió los clásicos con River, no pudo recuperar desde lo físico a Juan Román Riquelme, salió a luz su oneroso contrato y encima a último momento cambió el esquema que uso en los amistosos y ahora apelará por un clásico 4-4-2.

   Es cierto que Newell’s no tuvo un buen cierre de 2013 y en los últimos ocho partidos no pudo ganar. Pero esto no opaca para nada la predisposición de un equipo que mira siempre el arco de enfrente, que hace un culto de la tenencia pelota, que ataca por los costados y que además tiene apellidos notables. Por eso Newell’s buscará mantener su libreto y sostener las banderas de protagonismo. Berti no toca nada en lo estratégico, es que sería un error cambiar una forma que llevó a Newell’s a despertar elogios en los últimos cuatro torneos locales. Encima ahora está el aporte de calidad de Banega.

   Las miradas también estará depositada en la performance de David Trezeguet, que realizó una pretemporada sin sobresaltos y quiere recuperar el olfato goleador.

   Por el lado de Boca, Carlos Bianchi, tuvo un enero para el olvido. Jugó tres clásicos con River y apenas empató uno. Probó con un 4-2-3-1 en los amistosos y de manera intempestiva lo cambió a último momento para apostar a un clásico 4-4-2. Tampoco tendrá disponible a su jugador fetiche: Juan Román Riquelme. Y Cristian Erbes, que parecía que tenía todo cerrado para sumarse a Betis, no logró ficharse en el club español, se pegó la vuelta y hoy será titular.

   Newell’s deberá neutralizar al insistente Gigliotti, no darle metros al Burrito Martínez para que despegue en velocidad y comerle los talones a Fernando Gago y Sánchez Miño para que no jueguen cómodos. Mientras que Boca puede pasarla mal si la pelota pasa por los pies del cuadrado mágico que pueden formar la sociedad entre Banega, Bernardi, Maxi y Figueroa. Después están los imprevistos y las jugadas con pelota parada.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS