Edición Impresa

"Estamos en un lugar de batalla ganada", aseguró Bazán

“Y un día Nico se fue” se basa en la novela homónima escrita por el periodista Osvaldo Bazán, que cuenta una historia de amor autobiográfica entre él y quien fue su pareja, Nico.

Sábado 24 de Mayo de 2014

“Y un día Nico se fue” se basa en la novela homónima escrita por el periodista Osvaldo Bazán, que cuenta una historia de amor autobiográfica entre él y quien fue su pareja, Nico. El libro fue escrito luego de que esta historia de amor se terminara, por el año 96, y su primera edición fue publicada en 1999, convirtiéndose en un éxito sobre las relaciones gays y hetero, la ansiedad, el amor y su ausencia. La comedia musical, que cuenta con más de quince actores en escena, es dirigida por Ricky Pashkus, musicalizada por Ale Sergi de Miranda! y protagonizada por Tomás Fonzi y Marco Antonio Caponi, sube a escena hoy, a las 22, y mañana, a las 20.30, en el teatro Broadway (San Lorenzo 1223). Se trata de una producción de Luis Majul y del autor de “Farsantes”, Mario Segade, que acaba de ganar el Martín Fierro de Oro. Las funciones en Rosario contarán con las participaciones del periodista Luis Novaresio (hoy) y del músico Coki Debernardi (mañana).
  
Y un día Nico Volvió. Aquella historia que Bazán escribió en 1996, a partir de su propia ruptura amorosa con Nico que mutó a musical y se estrenó el año pasado en La Usina del Arte en Capital Federal, tuvo tanta repercusión que decidieron comenzar la gira nacional. En gran parte es un retrato de dos familias rosarinas, la del narrador y la de Nico, y de sus luchas en torno a la homosexualidad de sus hijos. “Empecé a escribir el libro cuando me dejaron, como una especie de catarsis. Por suerte es una historia superada a tal punto que nos podemos divertir mucho”, contó el escritor.

El proceso para llevar esta historia de amor al escenario fue completamente casual. “El trabajo que hicimos con Ricky y Ale se dio casualmente. Y esto es distinto a cómo se hace teatro en Argentina y en el mundo. No fue que un productor dijo “quiero hacer un musical que hable sobre un tema gay que transcurre en el interior del país”. Un día con Ricky dijimos: “¿Vamos a hacerlo?” y después, cuando Ale se copó para hacer la música estábamos entusiasmadísimos con las canciones y nos decidimos por completo. Pero no teníamos ningún plan. De hecho cuando empezamos con las 20 funciones, no estaba pensado para más, hasta que vinieron por un lado, Majul, y por el otro, Segade, que no se conocían y como les gustó tanto el espectáculo, decidieron armar una productora para producirlo”, relató Bazán.

    El periodista explicó que el noviazgo transcurrió en la Rosario de los 90, cuando Bazán vivía en esta ciudad, y por ende, los protagonistas se conocen en la Plaza Pringles, tiene algún encontronazo en boulevard Oroño e iban a bailar al boliche gay Station. “Nunca quise cambiar eso, la historia transcurrió ahí y debe ser contada ahí”, destacó Bazán con la expectativa de exponer este musical en el lugar donde nació.

Crónica de un final anunciado. El escritor explica con un particular sentido del humor, que cuando termina una relación, primero surge la negación y después el odio. “Al principio decís “se fue un ratito, no me puede dejar”. Encima yo soy muy negador, no le doy bola a nada malo. Y a través de las trece canciones de Ale Sergi, se cuenta toda esta historia, desde lo que te rodea cuando estás mal hasta cuando tus amigos te insisten para que salgas y lo superes. Después de que Nico me dejó, tengo una relación que ya lleva 16 años, y cuando empecé a salir con esta nueva persona hablaba mucho de Nico y él me decía: no lo insultes porque es insultarte a vos. Porque vos lo elegiste todo ese tiempo y él te eligió a vos”, reflexionó el conductor de “Agenda nacional” por TN.

   Para Fonzi, que encarna el personaje de Nico, el villano de esta historia que decide dejar a Osvaldo, ninguna decisión es unilateral y eso se desarrolla en la obra. “El personaje de Osvaldo (Caponi) en un momento dice: «Yo no lo vi venir, no vi ninguna señal, me agarró de sorpresa». Y mi personaje le dice: «No, no hay peor ciego que el que no quiere ver, si sos un negador no ves nada, o sólo ves lo que te pasa a vos y no al otro». Creo que siempre pasa eso, no hay dejados realmente sorprendidos de haber sido dejados. Todo es una construcción: cuando va bien, cuando va mal y también cuando uno empieza a poner un pie afuera y el otro decide mirar para otro lado. Uno también puede volverse adicto a una persona o relación, no todo es sano y positivo”.

   “En una canción romántica del final ambos protagonistas se cantan: «Si te crucé por algo fue». Los crecimientos siempre son de a dos hasta que se crece para cualquier lado y ahí eso que intentaste acomodar, en algún momento incomoda. Pero se hace lo que se puede. Si aprendés o no ya depende de vos, a veces cometés los mismos errores y otras veces no. Me siento medio Paulo Coelho hablando así, no es que quiera dar recetas de vida” , bromeó Bazán, que también participa en la obra.

Ley. Argentina es uno de los diez países que goza de la Ley de Matrimonio Igualitario y, en ese sentido, Bazán fue premiado por el Congreso de la Nación, que distinguió a un grupo de personas que trabajaron por su salida. El periodista fue considerado para esta mención por su libro “”Historia de la homosexualidad en la Argentina”, una investigación periodística que se convirtió en fuente de consulta para la discusión sobre la legislación de esta ley. “Las leyes muchas veces son reflejo de una toma de conciencia generalizada de la sociedad”, puntualizó Fonzi. “Argentina está muy bien con respecto a las minorías sexuales, pero por supuesto que falta mucho”, destacó Bazán que insiste en que la homosexualidad tiene que dejar de ser un tema.

   “El musical tiene esta intención: en la mitad de la obra te olvidás que es una pareja gay. Porque lo que ves es a una persona que dejaron. Y cuando una persona es abandonada, es abandonada. Eso te pasa siendo gay, travesti, hetero, o lo que fuere. En el musical Tomás (Fonzi) hace un monólogo al respecto donde medio que se sale del personaje, y habla como persona, se hace un silencio en la platea y ves que cada cual está pensando en el momento en que lo dejaron”, destacó Bazán. Para Fonzi se trata básicamente del mismo panorama: “Es una historia de amor, que los protagonistas sean varones, es un poco un detalle, aunque por supuesto tiene una gran temática gay. La gente se siente identificada, yo siempre digo que es una obra hetero-friendly. En definitiva, el género es un detalle en la sexualidad, todos nos enamoramos, nos desenamoramos, y sufrimos más o menos parecido”. El actor, que encara un musical por primera vez en su carrera, destacó que las nuevas generaciones vienen con las cosas más digeridas y que “mientras nosotros pensamos que hay que poner ciertos temas sobre la mesa y debatirlos, los chicos más jóvenes ya los tienen asumidos”.

   El tono de comedia liviana y divertida está presente durante todo el musical, ya que el autor explica que si bien “se habla de la homosexualidad y la discriminación pero sin victimizarnos porque estamos en un lugar de batalla ganada”. “Lo que yo quería hacer era reímos de algunos dolores que fueron muy dolorosos tanto personales como sociales. Por haber sido dejado y por la discriminación de la homosexualidad. Nos reímos mucho porque creo que es una manera de dar a entender el tema y de poder superarlo entre todos”, concluyó Bazán.

   Cada función cuenta con un invitado especial que realiza una pequeña participación en la obra. En Capital Federal, pasaron personalidades como Mario Pergolini, Gabriel Corrado, Juan José Campanella y Flor de la V. En Rosario, Luis Novaresio será el invitado de la primera función, mientras que mañana, será el turno del músico Coki Debernardi.

Cinco estrellas. Para un periodista de espectáculos, poner en marcha una obra teatral significa correrse del lugar de crítico para convertirse en el criticado. Pero para Bazán esto no parece ser un problema en absoluto. “Eso fue muy divertido porque entendí que hay un respeto absoluto al tipo que critica. Uno propone que se vean estas cosas, pero el que critica ve lo que quiere ver y tiene toda la libertad para hacerlo. Por suerte no hemos tenido malas críticas, por eso puedo estar tan contento. ¡Tuvimos 5 estrellitas en Clarín! Me llama mucho la atención porque no hay nadie que haya hablado mal. No me hago ilusiones de que me salga otra vez una cosa así. Yo me querría morir ahora así ya está, muero acá arriba y todo el mundo cree que me salió porque sabía hacerlo y no de casualidad como creo que salió” (risas).

   “Ricky Pashkus es el mejor director de comedia musical de Argentina, las canciones de Ale Sergi son geniales, Tomás y Marco Antonio están muy bien y el equipo que los acompaña es genial, es el dream team de la comedia musical argentina. Empezamos haciendo 20 funciones en La Boca y terminamos haciendo 3 meses a sala llena en Buenos Aires. No pensábamos salir de gira porque la verdad es muy difícil; son 20 actores y banda de música en vivo, pero el éxito fue tan grande que no nos quedó otra. Estamos muy superados por todo esto que nos pasó. La gente se va muy contenta y sale del espectáculo con ganas de enamorarse o al menos de tener una aventura sexual”, detalló Bazán.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario