Edición Impresa

Estadounidenses detenidos en Norcorea piden ayuda a Obama

Tres ciudadanos estadounidenses detenidos en Corea del Norte apelaron ayer al gobierno de su país para que los ayude a regresar a casa, en inusuales entrevistas aprobadas por el gobierno de Pyongyang...

Martes 02 de Septiembre de 2014

Tres ciudadanos estadounidenses detenidos en Corea del Norte apelaron ayer al gobierno de su país para que los ayude a regresar a casa, en inusuales entrevistas aprobadas por el gobierno de Pyongyang que podrían ser una señal del aislado régimen para retomar un diálogo estancado. Los tres hombres, uno con una condena de 15 años de prisión y los dos restantes a la espera de juicio, hablaron por separado con un equipo de CNN en circunstancias controladas estrictamente. Uno de ellos dijo que tiene problemas de salud y otro describió su situación como "urgente".

Los tres dijeron que estaban siendo tratados humanitariamente pero pidieron al gobierno estadounidense que se involucre más activamente para ayudar a resolver sus situaciones. En respuesta a las entrevistas, el gobierno estadounidense exigió a Corea del Norte que libere a los hombres, y dijo que estaba trabajando activamente para conseguir que regresen a casa. "Más allá de la preocupación humanitaria por Jeffrey Fowle, Matthew Miller, y sus familias, pedimos a DPRK (iniciales en inglés de la República Popular Democrática de Corea) que los libere para que puedan retornar a casa", dijo en un comunicado la portavoz del Departamento de Estado, Jen Psaki, refiriéndose a los dos hombres que esperan ir a juicio. "También le pedimos que perdone a Kenneth Bae y le otorgue una amnistía especial y liberación inmediata para que él pueda reunirse con su familia y conseguir atención médica", agregó la funcionaria.

Supuesto espionaje. Bae, un misionero cristiano y operador turístico de ascendencia coreana que fue arrestado hace 18 meses y ha sido sentenciado a trabajos forzados, contó a CNN que ha estado "yendo y viniendo" entre el hospital y el campo de detención. El gobierno norcoreano dice que Fowle y Miller cometieron actos hostiles que violaron su estatus como turistas. Ha anunciado que las autoridades se preparan para el juicio, pero no ha especificado una fecha. La puesta en escena de las entrevistas sugiere que Corea del Norte podría estar buscando una manera de reabrir el diálogo estancado desde hace tiempo con Washington, posiblemente a través del envío de un representante de alto nivel a Pyongyang. Pero el gobierno de Barack Obama probablemente trate esto con cuidado, consciente de que Norcorea ha tratado anteriormente de usar a presos estadounidenses como prenda de negociación en conversaciones con Washington.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario