Edición Impresa

Estacionero ahorró 20 por ciento con un plan de eficiencia energética

Reconversión. Lámparas de bajo consumo, sensores de movimiento y capacitación al personal, las claves para consumir menos luz.

Martes 26 de Abril de 2016

Con nueva tecnología, algunos cambios de hábito y capacitación al personal una estación de servicios de Rosario logró reducir casi un 20 por ciento su consumo de energía medido de forma interanual, un logro para la sustentabilidad del negocio y un alivio enorme para el bolsillo del comercio en tiempos de tarifazos energéticos.

Massimiliano Sabatini, dueño de la Shell ubicada en calle San Martín al 3700, aplicó hace poco menos de un año un programa de asesoramiento en eficiencia energética ofrecido de forma gratuita por la Municipalidad que ahora rinde sus frutos, ya que la factura que recibió para el primer bimestre del año marcó una baja del consumo del 19,3 por ciento respecto a igual período de un año antes.

"Si bien tuve que realizar una inversión inicial importante, el retorno es grande y ahora, con las subas en las tarifas, se nota todavía más", explicó el empresario, quien hace 15 años que opera ese negocio de la zona sur rosarina y que subrayó la mejora en la competitividad que significó su plan de reconversión.

A partir de su caso, y de la mano de la firma de un convenio entre la Municipalidad y la Cámara de estacioneros de Rosario (Cesgar) hace un mes, otras 14 estaciones de servicio decidieron revisar su patrón energético.

"El sector productivo y comercial puede ver el contexto actual como una oportunidad para bajar su consumo de energía, no sólo desde la visión del ahorro sino también como estrategia de competitividad, ya que además de sumar al medioambiente los fortalece ante los consumidores, que cada vez buscan más dirigir sus compras hacia empresas responsables", explicó Daniela Mastrángelo, directora de Innovación y Calidad Ambiental de la secretaría de Ambiente y Espacios Públicos.

El caso de Sabatini es un ejemplo concreto de mejora de la eficiencia energética: en primer lugar, reemplazó las lámparas de mercurio que tenía en el techo y los tubos del bar por lámparas led, lo cuál le permitió gastar 8 veces menos electricidad para iluminación.

También colocó sensores de movimiento en el depósito y en la zona de cocheras, con lo cuál si no hay nadie las luces se apagan solas, y el personal recibió una capacitación respecto al uso del equipamiento electrónico, como heladeras y aires acondicionados.

Lo bueno de este caso es que la empresa "compartió" sus nuevos saberes con la comunidad, a través de la entrega de folletos con tips para el ahorro de energía y una trivia con premios ecológicos, como lámparas de bajo consumo y bolsas y changuitos para compras.

"Buscamos concientizar para que la gente vea que los cambios los podemos hacer entre todos, y la respuesta de nuestros clientes fue muy buena", subrayó Sabatini.

Plan integral.El plan de eficiencia energética que ofrece la Municipalidad es un proceso que consta de varias etapas, y que precisa también de un grado de compromiso por parte de los empresarios para su puesta en marcha y desarrollo.

En primer lugar la empresa es sometida a un diagnóstico para identificar los consumos y luego se elabora un informe que propone mejoras, algunas de rápida ejecución y otras que llevan más tiempo.

"En general lo que es climatización e iluminación es bastante simple de medir y mejorar, en cambio si se trata de maquinaria es más complejo", explicó Mastrángelo, quien agregó que también buscan trabajar mucho en educación "para dejar instalado el concepto de uso eficiente de los recursos", una idea que aplica a la energía pero que es extensiva a la gestión de residuos y uso del agua.

"Lo energético es una entrada, ya que intentamos sembrar la idea de una forma diferente de producir y consumir", dijo la funcionaria.

La asesoría se hace bajo la coordinación de personal municipal, y con estudiantes avanzados de ingeniera ambiental o eléctrica.

Este plan es parte del programa de buenas prácticas ambientales de esa secretaría, que brinda apoyo a empresas que quieran mejorar su gestión ambiental. La inversión en nuevo equipamiento corre por cuenta de los privados, aunque Mastrángelo recordó que existe una línea de créditos verdes del Banco Municipal que ofrece tasas subsidiadas para adquisición de equipos sustentables.

Las empresas pueden recibir mayor información en el contacto buenaspracticas@rosario.gov.ar.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario