Edición Impresa

"Esta película tiene que ver con la libertad de ser independiente"

"Es una película como deberían ser todas las películas, básicamente. Después, el bagaje que tenga encima, o el que la gente le quiera colgar, ya es cuestión de la gente. Pero me pareció...

Jueves 14 de Febrero de 2013

"Es una película como deberían ser todas las películas, básicamente. Después, el bagaje que tenga encima, o el que la gente le quiera colgar, ya es cuestión de la gente. Pero me pareció divertido usar esos recursos de género que tiene, como la venganza, la muerte, el crimen". Así definió Adrián Caetano el trasfondo de "Mala", que se estrena hoy. El filme relata la historia de Rosario, una "justiciera a sueldo" que "mata por dinero a hombres que maltratan o abusan de mujeres". Luego de su captura es liberada gracias a la influencia de otra mujer que busca venganza, pero su salida de la cárcel no hace más que terminar de hundirla en un caos personal que fusiona "melodrama" y policial, adelantó Caetano. El filme cuenta con las actuaciones de Florencia Raggi, Rafael Ferro, Ana Celentano, Juana Viale, Liz Solari, Julián Krakov, Brenda Gandini y María Dupláa.

—¿Cuál fue el origen de la película?

—Los relatos casi siempre se pueden hacer, y estoy hablando de acá, cuando las condiciones se dan, cuando hay un cruce de planetas, cuando las cosas se pueden dar. O si no, el camino usual que es ir a ver un productor y presentarle el proyecto. Yo estaba medio cansado de hacer eso. Sentía que en algo estaba cediendo en lo artístico y no tenía más ganas de hacer eso. Realmente ya estoy grande; puedo hacer las películas que me interesan, tener un propuesta diferente para la cinematografía local.

—¿Qué condiciones cambiaron desde el cruce de planetas, como dijiste, y ahora?

—Encontrar al productor adecuado, encontrar la fecha pertinente. Todo lo que tiene que ver con el trabajo de producir, la presentación ante el Instituto, buscar inversores privados. También se mostró el guión. No era que uno iba y pedía gratis. Nadie te presta nada en este país. Había un guión pero se sostenía una condición de no modificar ese guión.

—¿Se trata de trabajar con más libertad o son las condiciones que impone la financiación?

—Un poco de todo. Bueno, la financiación en el cine... No sé de dónde salió esa idea de que se puede hacer cine sin plata. El cine hoy por hoy no sé si es el séptimo arte. Hay gente que le está llamando arte hasta a los videojuegos. Es imposible conseguir una película sin financiación. Hablar de eso sería hablar de avatares como muy pequeños en la vida de una película. Y eso te da la oportunidad de trabajar con libertad, como decías.

—¿La venganza de la protagonista se puede entender como justicia por mano propia?

—No. Es una película de género. Acá quien vaya a buscar una razón por la cual va a ver una película, no se va a encontrar con otra cosa más que eso: una película de ficción y nada más. No es un universo aparte ni nada. Es una película como deberían ser todas las películas, básicamente. Después el bagaje que tenga encima, o el que la gente le quiera colgar, ya es cuestión de la gente. Pero me pareció divertido usar esos recursos de género como, la venganza, la muerte, el crimen.

—"Mala" marca un quiebre con una etapa en la que te alejás de trabajos anteriores...

—Sí, creo que en "Francia" empecé ese quiebre, esa apuesta por un lugar independiente y realizando películas con esa libertad. Yo creo que estoy en un período donde tengo la libertad de hacer cosas que tengan que ver conmigo. Esa libertad se traduce en una estética. Es una película que tiene que ver con el momento mío de ser independiente, con la edad que tengo, con volver a empezar. Después de "Crónica de una fuga" tardé mucho en filmar y la verdad es que me hinchó muchísimo las pelotas. Era una época bastante larga, estaba cansado de no hacer películas. Si bien me permitía vivir, estaba cansado. Después vino también la frustración del documental de Kirchner ("Néstor Kirchner, la película", que, finalmente, dirigió Paula de Luque). Y sobre todo eso de no hacer películas, a mi no me divierte demasiado.

—¿Qué generó tu frustración?

—Básicamente no hay mucho más que decir que lo que dije siempre: me contrataron para hacer un trabajo, no les gustó el trabajo que había hecho y ya está. Es una cuestión de gusto.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS